¿Quién manda aquí?

1
La queja de un ciudadano, común y corriente. Un grito desgarrador lanzó a los cuatro vientos: ¿Dónde está el Estado venezolano, protector de los habitantes de este país? Yo estoy cansado de esta vaina. Mi sufrimiento es tal, que mi familia teme por mi salud, dijo. Y quiso aprovechar mi oficio de escribidor para, a través de mi persona, drenar su arrechera. ¿Cómo es posible que llevemos dos meses bajo el dominio de un grupete de locos? ¿Ustedes creen que en Estado Unido hubiesen durado dos días? Tuvieran bien presos y torturados en Guantánamo. Carajo, han cogido de sopa al gobierno de Nicolás Maduro. Bajo un odio visceral, han sometido a la tortura, a la destrucción y al crimen, y aún lo siguen haciéndolo, en las narices de la Guardia Nacional Bolivariana, de la Policía Nacional, el SEBIN, la DIM, los Cancilleres de UNASUR, y si viniera el Papa Francisco, igual lo hicieran.


2
¿Hasta cuándo permitimos esta barbarie? ¿Acaso se agotaron los mecanismos que tiene el Estado para someter, de manera definitiva, a estos mercenarios, criminales y apátridas? No es saludable para sociedad, donde el Estado se vea maniatado por los organismos de los derechos humanos. ¿Y qué están haciendo, estos desmadrados, con los derechos humanos de los demás? Unos cuatro gatos son capaces de mantener atemorizados y secuestrados a los habitantes de algunos municipios del país, sin que las fuerzas del orden público puedan hacer nada. Mientras tanto, el gobierno revolucionario dice que todo está bajo control. Pero, pienso que es bajo control de estos mercenarios. Yo soy venezolano, carajo, y requiero protección.

3
El hombre, con mucha razón, dice que dónde están las leyes de este país. Están recogidas en dos libritos, pero nadie las hace cumplir. Los guarimberos han vuelto con más rabia, con más furia y odio. No respetan ni a los niños, ni a las mujeres, ni a los ancianos, ni a nadie. Mientras tanto los burócratas del gobierno afirma que todo está controla y en calma. ¡Qué bolas, tiene esta gente! ¿Por qué no se actúa contra estos criminales? Porque nuestras autoridades tienen miedo. Le temen a la Human Rights Watch. A la Comisión de Derechos Humanos de la OEA. O a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humano, a Provea, etcétera. Los Estados Unidos no les para a ninguno de estos organismos. Ellos hacen cumplir letra a letra su Constitución. Nosotros no. Venezuela quiere someter a unos mercenarios y criminales, con llamados por radio o la televisión, y con guantes de seda. Mientras tanto la gente de Leopoldo López y la María Machado, continúan en una honda de destrucción y de siembra del terror.

4
El hombre, desesperado como está, me dijo que ganas no le faltaban de irse para el carajo. Pero no puede. Tiene a toda su familia aquí, sus hijos y sus nietos. “Pero le lanzo un SOS al gobierno revolucionario de Nicolás Maduro: ¿qué espera para protegernos, Presidente. Estamos en manos de unos verdaderos locos. Ellos se ufanan de tener el control. ¿Y entonces? ¿Quién manda aquí? El hombre, terminó diciendo, que esperaba que el Presidente Maduro y sus ministros, no fueran a molestarse por lo de ¿quién manda aquí?, pero ya no aguantaba más… Drené mi angustia a través del periodista.
¡Se cansa uno! ¡Volveré!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2827 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a185598.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO