Hagamos justicia para conseguir la paz

El título de este artículo pareciera una perogrullada, pero es que hemos considerado necesario desde nuestra humilde opinión recordar a nuestros compatriotas que tienen en sus manos el poder para hacer justicia, que el pueblo está a la espera de esa justicia desde 2002, cuando dejaron en libertad a una caterva de peligrosos criminales que hoy nuevamente vuelven por sus fueros para activar la violencia y una vez más buscar una tan ansiada confrontación civil, para que como en Irak, Afganistán y Libia, venga la sanguinaria bota imperial a través de la ONU y la OTAN a traer la “democracia, la paz y la libertad”, que siembran los cañones y los aviones sin tripulación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que siempre atacan blancos “militares”, pero con daños colaterales que alcanzan a hospitales, escuelas, liceos y universidades públicas, barrios pobres y campos deportivos, con la consiguiente estera de muertes, que se justifican con una simple excusa imperial, que fue sin querer. Todos sabemos que esos ataques son a ex profeso, porque forman parte del racismo y del odio que el imperio norteamericano y sus socios europeos profesan contra los pueblos que luchan contra la dominación extranjera.

Ahora mismo Siria es sometida a una fratricida guerra civil, creada por MUD de ese país árabe cuyo pueblo entrega su vida y riega su sangre en defensa de la soberanía de la patria, mientras los “demócratas”, apátridas sin alma, reciben cargamentos de arnas y dólares del imperio y sus aliados europeos, que empatotados, buscan a toda costa apoderarse de Siria, no solo por sus recursos naturales, sino por la importancia geoestratégica que tiene para llegar con su proyecto hegemónico mundial, a la Federación Rusa y a la China Roja, donde pondrán en órbita los códigos religiosos y otros recursos de la guerra psicológica para crear desestabilización. En artículo anterior señalábamos la importancia de una victoria revolucionaria en Venezuela, como herramienta para fortalecer las luchas de los pueblos árabes que se enfrenta a la agresión imperial.

Pero volvamos al terreno nacional y llamemos a la reflexión tanto a nuestros líderes del Consejo Cívico Militar de la Revolución, como a los que por equivocación, dieron su voto por un Primo de Rivera, un Marcos Pérez Jiménez, un Pinochet, un Salasar o un Hittler del siglo XXI; tienen opciones para escoger, pero no olviden lo que representa Henrique Capriles Capríles Radonsky y la Mesa de la Unidad, que lo están demostrando con creces, con un baño de sangre innecesario en nuestra patria, con la destrucción de Centros de Diagnóstico Integral, unidades de la Gran Misión Vivienda Venezuela, sedes de Mercal, Pedeval, estaciones de radio y TV comunitarias, casas del PSUV y asesinato de hombres y mujeres humildes, que seguramente tendrán algún familiar que por equivocación votó a favor del líder de los Camisas Negras y Camisas Grises, incubados en Tradición, Familia y Propiedad, fundada y liderada por el candidato perdedor y cobijada ahora bajo el nombre de Primero Justicia.

Sabemos que hubo compatriotas que desgraciadamente por falta de conciencia de clase se dejaron obnubilar por las falsas promesas del candidato de la extrema derecha y por los despiadados ataques contra el proceso revolucionario, gracias a la lenidad de la que gozan los operadores de medios de difusión en el país, que en su inmensa mayoría son mercaderes de la miseria humana y al servicio de los intereses más oscuros del planeta. A esos compatriotas que cayeron por inocentes queremos decirles, que en revolución no hay retaliación y solo les recordamos que errar es de humanos, pero aceptar la culpa y enmendar el daño es de sabios y basta conque no se dejen manipular por el canalla criminal, que les está llamado a la calle para confrontar a sus propios hermanos.

Vamos a reconciliarnos en el barrio, en la fábrica, en la escuela, en el liceo, en la universidad, en el hospital, en el cafetín, en el restauran y en todos los espacios sociales, donde debemos activar las discusiones y análisis de la situación actual para a la luz de la conciencia venezolanista, saber de donde viene la violencia y la traición a la patria. Llegó la hora de las definiciones y de la justicia. Ningún revolucionario debe ponerse a la altura de los camisas negras y camisas grises, que recorren las calles del país sembrando muerte y destrucción. Castigarlos corresponde a la justicia y esa está en manos del Poder Ciudadano, que esperemos no vaya a permitir que se repita la impunidad de 2002, donde todavía quedan puntos oscuros, en la grieta abierta que aprovecharon los fascistas para zafarse de la Ley y de esa manera poder hoy tener de nuevo al país en jaque, con sus cadenas mediáticas llamando a la violencia como en el 2002, cuando de un plumazo el sátrapa Carmona Estanga, Capriles. Leopoldo López, Enrique Mendoza, la cúpula corrupta de la iglesia, Fedecámaras, los traidores de la clase obrera, atornillados en la CTV, los dueños los grandes diarios, de las plantas televisoras, los técnocratas de PDVSA y sus secuaces acabaron por 47 horas con el Estado de Derecho, en Venezuela. Situación que aprovecharon el candidato perdedor y su par Leopoldo López, para erigirse en los jefes de la SS venezolana, que allanó la embajada cubana y atropelló sin el menor escrúpulo a compatriotas honorables en sus propios hogares.

En esta oportunidad compatriotas que por equivocación o ingenuos votaron por el señor Capriles Radonsky, fíjense los blancos escogidos por los SS del siglo XXI: Pedeval y Mercal, ni un Central Madeirense, Mi casa, Charcuterías VIP, u otros consorcios privados de la cadena alimentaria.¿ Sabe porque ocurre eso? Sencillamente porque en Mercal y Pdval, compra usted camarada de a píe, que no puede ir a un supermercado de lujo, porque si lo dejan entrar no puede pagar los elevados precios con que especula la burguesía en sus negocios. Han atacado y quemado una docena de CDI y SRI, pero ni una clínica de lujo, en todo el país ¿ Pregúntese porque? Será que el señor Capriles y su gente van a consulta a un CDI o a rehabilitarse en una SRI ¿Usted camarada de a píe que le dio el voto a la ultra derecha venezolana y que asiste a los CDI y a las SRI, porque son excelentes clínicas y gratuitas, ha visto a uno de ellos a su lado esperando consulta o turno para rehabilitación? No porque ellos tienen suficiente dinero para ira a un hospital de clínicas privado o dolares para ir a Estados Unidos de Norteamérica o Europa (sus patrias putativas) a tratarse, porque ir igual que usted a CDI o una SRI, le produce urticaria, por el olor a sudor de obrero y de campesino.

Asediaron en el país a VTV, Telesur y destruyeron otros medios, pero no tocaron a Globovisión, Televen o Venevisión. ¿Saben porque? porque esas son las armas que la burguesía utiliza para envenenar el alma y trastornar el psique de nuestro pueblo, con la finalidad de masificarlo y enajenarle su conciencia mediante la desinformación, con noticieros manipulados y los perversos mensajes subliminales que cada día le inoculan a través de las narconovelas o de las excretas rosas que producen mentes perversas que se cubren con el manto de escritores, mayor insulto para nuestros intelectuales, que se exprimen la materia gris para producir buena y sana lectura.

Quemaron autos y motos de trabajadores y casas de la Gran Misión Vivienda Venezuela pero no tocaron los autos de lujo, ni una casa en las urbanizaciones exclusivas. ¿Saben porque? Porque allí vive la clase que se considera dueña del poder y del país y donde usted, camarada, hombre o mujer humilde, no puede entrar si no es con el uniforme de doméstica o chófer de la familia noble que allí habita. Por eso camarada tóquese el corazón y pregúntese si votó por uno igual a usted y si vale la pena seguirle el guión de la violencia contra usted mismo y su propia familia.

Y finalmente camaradas del Comando de la Revolución, con todo respeto, ya está bueno de estar llamando a la alegría y a cohetazos cotidianos, porque nosotros no podemos estar alegres y mucho menos con ánimo de fiesta, mientras las SS de Capriles recorren las calles y avenidas de la patria sembrando muerte y destrucción

Llamemos, pero a la discusión ideológica pública y al análisis de lo que ocurre y de donde viene la violencia para llegar a esos iguales que en mala hora se dejaron engañar. La revolución no puede seguir cabalgando sobre la emoción y la ilusión. Debemos montarnos sobre los rieles del tren de la conciencia para fortalecer la ideología y la forja de la organización necesaria para avanzar aceleradamente hacía la construcción del Estado Comunal, única ruta a la victoria final. No podemos continuar creyendo en la construcción del socialismo, con las “melladas armas del capitalismo”. Ya basta de llamarnos a engaños o trabajamos por la radicalización ideológica de la revolución o esta vaina se la lleva el diablo, como se llevó a Florentino en Santa Inés. No podemos abogar por la paz de los sepulcros, hagamos justicia para conseguir la paz.

Periodista *

CNP 2414 cd2620@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2252 veces.



Castor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a163808.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO