(VIDEO) Metro de Caracas: Corto circuitos, explosiones y falta de ventilación ¿presagio de un colapso total?

Escaleras dañadas, esperando meses y hasta años para ser reparadas

Escaleras dañadas, esperando meses y hasta años para ser reparadas

Credito: aporrea tvi

Pasajeros del metro huyen despavoridos luego de una explosión en los rieles de la estación Los Dos Caminos

Pasajeros del metro huyen despavoridos luego de una explosión en los rieles de la estación Los Dos Caminos

Credito: Twitter

Botes de agua en los andenes del Metro

Botes de agua en los andenes del Metro

Credito: aporrea tvi

Una joven con una discapacidad visual debe bajar las escaleras apoyándose en alguien en las escaleras

Una joven con una discapacidad visual debe bajar las escaleras apoyándose en alguien en las escaleras

Credito: aporrea tvi

Surtidor de agua sin funcionar

Surtidor de agua sin funcionar

Credito: aporrea tvi

Pozos de agua a lo largo de los andenes

Pozos de agua a lo largo de los andenes

Credito: aporrea tvi

Una señora cargando un niño debe bajar las largas escaleras con sumo cuidado de no caer

Una señora cargando un niño debe bajar las largas escaleras con sumo cuidado de no caer

Credito: aporrea tvi

Un usuario con bastón se ve obligado a usar las escaleras porque las eléctricas no sirven

Un usuario con bastón se ve obligado a usar las escaleras porque las eléctricas no sirven

Credito: aporrea tvi

Los mosaicos del piso han sido volados por el tiempo y la desidia y falta de mantenimiento en uno de los sistemas que fue modelo en LA.

Los mosaicos del piso han sido volados por el tiempo y la desidia y falta de mantenimiento en uno de los sistemas que fue modelo en LA.

Credito: aporrea tvi

Ya ni las escaleras se salvan del deterioro

Ya ni las escaleras se salvan del deterioro

Credito: aporrea tvi

Deterioro de las instalaciones del Metro

Deterioro de las instalaciones del Metro

Credito: aporrea tvi

Pisos sin haber sido repuestos por años

Pisos sin haber sido repuestos por años

Credito: aporrea tvi

Un cordón rojo amarrado de forma improvisada a uno de los lados de la escalera mecánica

Un cordón rojo amarrado de forma improvisada a uno de los lados de la escalera mecánica

Credito: aporrea tvi

1º de Octubre - El sistema Metro de Caracas que fue en años pasados motivo de orgullo para la ciudad, ya no lo es más debido al franco deterioro en que se encuentra. Pasajeros reportan no saber qué hacer para dejar de sufrir el calor por la falta de aire acondicionado en los vagones, los frenazos frecuentes, retrasos, empujones y lo peor; viajar apretujados sin aire acondicionado ni ventilación dentro de los vagones, en medio de una pandemia tan contagiosa como el Covid-19, además de tener que pagar un pasaje cuyo precio sube de forma constante y que su salario no les da para pagarlo.

Si bien las autoridades del Metro han estado promocionando recientemente la repotenciación de vagones y trenes con componentes fabricados en Venezuela motivado a la crísis económica y al bloqueo económico por parte de EEUU, dichos esfuerzos no son suficientes para reestablecer la calidad del servicio a niveles decentes o tolerables para los caraqueños.

Este sistema, según los datos que encontramos, funciona con 25% menos de los trenes, que se encuentran desincorporados por problemas de mantenimiento, lo que origina tantos retrasos, sobre todo a las líneas 2 y 3. La línea 2 en una de las más lentas, no tiene suficientes trenes, lo que hace que los vagones vayan tapuzados de gente, muchas veces sin aire acondicionado y con trenes muy viejos que se detienen varias veces en su camino, haciendo el viaje insoportable pues deben esperar en los túneles apretados unos contra otros, lo que genera peleas entre los pasajeros. Hoy, un viaje entre Línea 2 y la 1 puede durar 2 o más horas, cuando en 1.987 era de 21 minutos desde Zoológico (ZOO)/Las Adjuntas (AJU) hasta El Silencio (SIL).

Las denuncias de la situación del Metro parecieran caer en un agujero negro, porque no hay forma ni manera de que este sistema de transporte colectivo mejore, todo lo contrario, pareciera que empeora cada vez más, como lo ocurrido el pasado jueves, en horas de la noche, al explotar una banda del sistema de freno en uno de los vagones del tren en la estación de Parque Carabobo, lo que obligó a los usuarios a salir despavoridos en medio del desconcierto.

Es frecuente la ocurrencia de corto circuitos en las zapatas colectoras, paletas de metal que corren por encima de los rieles, cuyo propósito son recoger la energía eléctrica que pasa por el riel y es transmitida a los motores y transformadores de los trenes para los diferentes voltajes que necesitan los equipos. Esta situación es preocupante porque los vagones están rodando sobre rieles fracturados y los trenes tienen que circular a un máximo de 30 kilómetros por hora y hay zonas donde tienen que hacerlo a 15 kilómetros por hora, debido a que se puede fracturar un riel y provocar un descarrilamiento. Esto ocurre porque no hay repuestos para los trenes que supuestamente los iba a proveer CAF una empresa española dedicada al sector ferroviario, según lo ha reportado Metrocomunidad a través de las redes.

Ahora los pasajeros  viajan muy asustados, por un lado por temor a ser contagiados de la cepa Delta del Covid, o por terror a que ocurra una explosión debido a la falta de mantenimiento de las maquinarias e instalaciones del Metro.

El equipo de Aporrea hizo un recorrido, un poco difícil porque no es fácil grabar, para ver como se encuentran los andenes, paredes, escaleras mecánicas, pisos, y algunos espacios por donde transitan los usuarios y realmente es muy triste y deprimente ver las condiciones de uno de los proyectos más hermosos y modernos que alguna vez tuvo la ciudad.

Nos trasladamos desde la estación de Antímano, que es una de las pocas estaciones mejor cuidadas y que al menos siempre tiene una escalera mecánica operativa, hasta Capitolio. Allí esperamos como 20 minutos, y abordamos un vagón repleto, sin aire, donde hicimos varias paradas en los túneles, de hasta 8 minutos, luego el tren comenzó a frenar de manera violenta cada vez que llegaba a la estación correspondiente, pero lo peor fue escuchar el sonido de una especie de chirrido, parecido a los de las películas de ciencia ficción, producido como por una fricción entre metales.  A todas estas, entraban y salían varios muchachos voceando entre la gente la venta de golosinas y chucherías a todo gañote. Los pasajeros se iban apretujando unos contra otros a medida que el tren se detenía a cargar más gente. Las caras contra caras o nucas y cabezas, donde los tapabocas hacen poco o nada para detener el avance de cualquier cepa contagiosa de la pandemia que actualmente nos invade.

Arribamos a la estación de Capitolio como en una hora, es una de las estaciones de mayor tránsito urbano y donde tienen las escaleras mecánicas dañadas en casi un 95%, como lo están la mayoría de los ascensores y escaleras eléctricas de todas las estaciones, lo que imposibilita la entrada a las personas que presentan una discapacidad, así como a los de la tercera edad. Al entrar en Capitolio y luego en la de Bellas Artes tuvimos que bajar y subir escaleras largas a pie, donde pudimos ver a personas con bastones bajar con mucha dificultad porque las escaleras eléctricas están todas sin servicio o en una  eterna reparación, entramos directo por los pasos de los torniquetes porque ya no se venden boletos.  Observamos muchas filtraciones y pequeñas lagunas por doquier.  Basura y depósitos de agua por donde van los rieles con presencia de roedores. Tratamos de entrar en un ascensor, pero no encontramos ninguno operativo Falta de iluminación en algunos espacios o muy pobre en los andenes. Los botes de basura brillan por su ausencia. Los pisos de los andenes llenos de polvo, se ve que no los lavan desde hace años.

Todo esta situación del Metro representa una calamidad porque uno entra y viaja aterrado ante cada frenazo, al quedarse detenido en medio de los túneles, con justo temor de poder ser contagiado de Covid-19 por estar en un espacio encapsulado. Todo esto a consecuencia de un franco abandono y deterioro de lo que fue nuestro mejor sistema de transporte colectivo y que actualmente se encuentra ya en alto riesgo, que de una forma u otra nos advierte que hay que tomar medidas más que urgente, para evitar un accidente mayor.

Todo esto se debe a que el sistema Metro no cuenta con la cantidad de trenes suficientes lo que incide en los retrasos; equipos y maquinarias obsoletas que operan con repuestos vencidos o inadecuados lo que compromete la seguridad de los pasajeros, como el accidente ocurrido el pasado jueves 23 de septiembre en la estación de Parque Carabobo; cámaras  de circuito cerrado sin funcionamiento, falta de personal de seguridad, insuficiencia de personal debidamente capacitado así como tampoco la cantidad de operadores necesarios; tránsito y entrada de vendedores informales a los vagones.

Ante esta situación, la mayoría de los usuarios del Metro, aproximadamente transporta unos dos millones de pasajeros diarios, claman, piden, exigen el auxilio urgente al Ministerio del Poder Popular de Transporte Terrestre y a la Presidencia de la República que atiendan y desarrollen un plan urgente de reparación  total al sistema metropolitano del Metro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4530 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas