Concesionarios y seguros en la mira

La falta de disponibilidad de automóviles en el mercado originó la inspección de varios consecionarios a nivel nacional, encontrándose cierto acaparamiento de vehículos que no eran sacados a la calle para la venta mientras muchas personas se encuentran anotadas en kilométricas colas de lista de espera sin importar de tratarse de vehículos económicos o muy costosos.

 El negocio que imaginábamos existía entre algunos consecionarios o empleados de estos y ciertos vendedores de vehículos “usados” principalmente vía Internet quedaron al descubierto cuando usted podía apreciar que un automóvil en la agencia (cero kilómetros) le cuesta 120 bolívares, y usados con muy poco kilometraje lo podía observar en las páginas de Internet por 140 ó 150 bolívares, lo que a todas luces hacia presumir que alguien compra los automóviles en la agencia y se lo lleva a su casa o cualquier otro sitio, ganándose de un día a otro entre un 20 y un 50 por ciento, situación totalmente alarmante a que supuestamente se le estará poniendo coto. Lamentablemente las personas urgidas de un vehículo prefieren pagar (si lo tienen) la bicoca de 30 mil bolívares adicionales y no realizar una cola de dos o mas años en espera de un carrito sin la garantía que le fuese adjudicado.

 Otro negocito de algunas concsionarias es ponernos a suscribir una póliza de seguros con un seguro y corredor determinado, manejando un monopolio prohibido en nuestra legislación, e imponiéndonos un seguro y un corredor que por cierto nunca llagamos a conocer y por supuesto tampoco nos resuelve ni asesora en nada a la hora de un siniestro. O sea que tienen lo que se llama su “negocio redondo” sin trabajar. Pero la cosa no queda allí, para entregarle el carro le dicen “el que llegó vino con accesorios instalados y son 20 mil bolívares mas, que sabemos es un negocio propio de la consecionaria y lamentablemente ante la necesidad tenemos que conseguir esa diferencia porque sino le asignan el carro a otra persona.

 Para colmo de males ese segurito que nos obligan a contratar para un vehiculo de 140 mil bolívares cuesta aproximadamente diez mil bolívares, suma que la gran mayoría no tiene posibilidad de sufragar porque a duras penas le alcanza el sueldito para pagar la mensualidad. Y ruéguele a dios que no tenga un siniestro y deba enviar el carro al taller por no poder movilizarlo, si es tan solo por una gomita, la respuesta es “no hay, hay que esperar que venga de tal o cual país”. En este sentido se debe exigir también a los concesionarios que mantengan un stock básico de cada repuesto y por supuesto que el gobierno garantice las divisas para la importación de los automóviles conjuntamente con los repuestos que se necesiten.

 Hay que poner mano dura a los especuladores y garantizar el derecho de los usuarios y consumidores a contar con bienes y servicios eficientes y a costos asequibles que permitan palear la grave crisis y de alguna forma mejorar la calidad de vida de estos venezolanos. Email: reinaldosilva119@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Silva

Reinaldo Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a78057.htmlCd0NV CAC = Y co = US