Desfalco, auditoria y lucha de clases

Entre los años 1999 y 2013, de acuerdo a las cifras de PDVSA, según el Informe anual de Petróleo y Otros Datos Estadísticos (PODE) publicados de varios años, así como,  los  Informes de gestión,  la producción petrolera nacional alcanzó la suma de 17.109.375.000 Barriles de crudo; el ingreso en Dólares llegó a 1.250.098.000.000, de los cuales,  502.528.000.000(40,19 %),  representaron el aporte total a la nación en esos años, de tal manera que el desfalco de 20.000 Millones de Dólares comentado por Gonzalo Gómez, denunciado en el pasado reciente por voceros del alto gobierno, y   en atención a los resultados del equipo de investigaciones de Marea Socialista, es un asunto que sigue rodeado de lados oscuros.  Sobre el desfalco no se ha determinado cuándo se inició, ni tampoco, si ha continuado, mucho menos la precisión de la cifra definitiva; este desfalco en principio, al considerar 20.000 Millones de dólares,  representa hoy casi el 4% del aporte total a la nación en el horizonte de tiempo considerado, quince años (1999-2013).

Ahora bien,  se colocaron en el FONDEN 40.000 Millones de Dólares y la inversión social, 300.000 Millones de Dólares, principalmente en las Misiones, esto  ha generado resultados inocultables para el desarrollo social  del país en su lucha contra la exclusión, lo cual representa un éxito en lo social,  sería una gran mezquindad no reconocerlo, no así en lo económico; principalmente producto de nuestros autogoles en materia de políticas económicas, el contrabando de extracción, la guerra económica, la burocracia y la corrupción, factores que a la larga favorecen la lógica del capital, tan preciada por la burguesía en el marco de la lucha de clases.

Por otra parte, en el marco de la lógica del capital, en un estado burgués que en el período considerado,  se ha fortalecido, muy lejos de ser pulverizado como lo ha planteado el Presidente Maduro, es casi una condición natural que en el marco de la lucha de clases, la clases dominante  se apropiara de los ingresos del petróleo, tal como ha ocurrido,  situación que se agrava con el binomio de corrupción y burocracia estatal, canales que han creado las condiciones para un desfalco que el Ejecutivo Nacional no termina de aclarar, tampoco lo desmienten, pero que también, tales condiciones abonan el terreno para el contrabando de extracción de alimentos y combustibles, como ocultar que de Petróleos de Venezuela (PDVSA)  salen entre 50 mil y 100 mil barriles diarios de combustible por las frontera, según lo planteó Eulogio Delpino, en su visita a ciudad de Punto Fijo, Estado Falcón,  50.000 barriles de gasolina son  casi 8 millones de litros de gasolina, ¿Cómo salen sin complicidad al interior del país?

Por otra parte, tradicionalmente, la contraloría,  tal como lo plantea el Profesor Emilio Chirinos, Docente revolucionario de L.U.Z., “ La utilización de la función de control ha sido utilizada  para fines de reprimir a la clase trabajadora y, en el mejor de los casos, pero que es en realidad no es mejor por sus efectos perversos sobre la consciencia de los pueblos, como mecanismo para legitimarse”, y apunta luego:” El capital, a través de sus empresas y del Estado mismo, aplica el control para fines de maximizar la acumulación económica y para legitimar el poder de la clase burguesa sobre el Estado y la sociedad”

Precisamente, varios son los obstáculos que atentan contra la posibilidad de una contraloría social, independiente, externa o de cualquier naturaleza: la poca transparencia del estado, la escasa información sobre el proceso contralor, la partidización de los contralores y la falta de capacitación de los hombres y mujeres que operan en una contraloría social.

Son muchos  los aspectos que deben ser objeto de controlaría, pero uno de los vitales está asociado a la planificación del presupuesto púbico conforme a los intereses de los ciudadanos, ya que ello, incide en la administración de los recursos públicos, la calidad de obras y ejecutorias del gobierno, aplicaciones de ordenamientos jurídicos, equidad en la distribución presupuestaria, desempeño adecuado del funcionario público, transparencia de los procesos administrativos, democratización de la información y legitimización de los liderazgos, factores estudiados por Haiman el Troudi, Marta Harnecker y Luis Bonilla Medina, en su obra: “Herramientas para la participación”.

El pueblo debe conocer la verdad sobre la situación del desfalco y la posibilidad de una auditoría útil, completa, oportuna y confiable en el marco de la crisis económica que vive el país, solo la verdad a tiempo podrá garantizar el sacrificio del pueblo cuando le sea requerido, en caso de que nos sigamos aproximando al frió que anticipa la llegada a  un despeñadero.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2829 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: