Criticas revolucionarias

Creo que es un momento muy importante para nuestra revolución, estamos pasando a una fase de consolidación del proceso y profundización del socialismo.

Lamentablemente en este importante punto, todavía el proceso carga un pesado peso burocrático y lo más grave es que ese peso burocrático tiende a ser más y no menos.

Hay muchos proyectos en marcha, sin embargo, han sido los largos y engorrosos procesos burocráticos los cuales han entorpecido su pronto y efectivo desarrollo.

Por otro lado hay importantes funcionarios que no están dando la talla del momento revolucionario, se han dejado llevar por la desidia y la ilusión de un poder temporal. He visto en los últimos tiempos como el reclamo de su desidia llega directamente a nuestro comandante, como solo se cree en el comandante pues las misiones y ordenes delegadas no se cumplieron y fueron promesas no cumplidas. Sin embargo, estos funcionarios son los primeros en las reuniones y toman nota, pero al salir dejan todo de lado y se dedican a asuntos totalmente diferentes.

No es mi intención señalar con el dedo, para eso está el pueblo que con nombre y apellido les señala en cada oportunidad que se presenta.

Un factor crítico de nuestra revolución es que los cargos de responsabilidad recaen siempre en un círculo de influencia determinado, o sea el viejo y dañino esquema de las tribus. No es un secreto ya que la información es pública, de la asignación de cargos a hermanos, primos y demás familiares de algunos funcionarios o contratos con empresas determinadas. De eso hay mucha tela por cortar. La realidad es que los lazos de sangre no están ligados al compromiso político.

Creo que el futuro de nuestra revolución está en juego en los próximos meses, hay que estar pendientes que los actos que están en proceso se consoliden adecuadamente y no sean afectados por el proceso burocrático la demora en la solución de los problemas y el incumplimiento de las metas trazadas es lo peor que puede pasar para el proceso revolucionario.

Hoy más que nunca, en estos años de cambios revolucionarios, el sentimiento puro, sincero, simple y directo de socialismo debe estar en cada acto que se haga y la dedicación al trabajo debe ser total y absoluta, para lograr las metas trazadas.

Creo firmemente que nuestra revolución debe sufrir una purga necesaria he urgente en la cual podamos deslastrar viejas y peligrosas costumbres de elites burocráticas. Hay llevar al individuo al terreno socialista de verdad, no podemos seguir en una senda guiada por patrones reñidos con los conceptos socialista que queremos para nuestro pueblo.

El futuro no es halagador bajo ningún concepto. Las fuerzas imperiales apenas han hecho algo contra Venezuela, pero el tiempo se acaba y las acciones contra nuestro país no tardan. Es necesario que el imperio encuentre un país unido dispuesto de defenderse en lo ético y lo moral que son sus primeros objetivos. Minar la moral revolucionario es el objetivo inmediato de los enemigos del pueblo, lograr que funcionarios retrasen las cosas, y sobre todo entorpezcan los procesos es la base de una desconfianza hacia el proceso y una pérdida de la esperanza.



Así que si bien, es importante realizar los proyectos más importante es que no se detenga y se cumplan.

robertoperez57@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2245 veces.



Roberto Pérez


Visite el perfil de Roberto Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Pérez

Roberto Pérez

Más artículos de este autor