"Las bases se impusieron"

Congreso UNT: Corriente Clasista C-CURA denuncia ola de calumnias de Máspero y otros

28 de mayo, 2006.- La Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-CURA) de la UNT, denunció que la dirigente miembro del grupo de coordinadores nacionales de la UNT Marcela Máspero, y otro grupo de dirigentes, se pusieron al margen de la decisión mayoritaria de los trabajadores venezolanos que en el 2do congreso de la UNT votaron por realizar elecciones de la central sindical el próximo 15 de septiembre y escoger una nueva dirección provisional de la UNT.

La UNT culminó su segundo congreso este sábado en medio de controversias, enfrentamientos y acusaciones.

El dirigente Orlando Chirino y la C-CURA abogan por realizar elecciones este año, posición que fue votada por la mayoría de los trabajadores los cuales permanecieron en el congreso, luego de que el sector de la dirigente Marcela Máspero, el sector de Franklin Rondón, la FBT y Autonomía Sindical, abandonaran las instalaciones y montaran lo que algunos describieron como "un congreso paralelo."

Argumenta la C-CURA que una UNT relegitimada con elecciones este año, estaría fortalecida y mejor posicionada para luchar por los 10 millones de votos para el Presidente Chávez y por las reivindicaciones de los trabajadores.

Marcela Máspero, por su parte, declaró a través de Globovisión que las bases opinan lo contrario; esperar hasta el año que viene para hacer las elecciones y así concentrarse sólamente en lograr 10 millones de votos para el Presidente Chávez.

Sectores opuestos a la C-CURA, acusaron a Chirino de organizar bandas de cabilleros para atacar a otros compañeros. Chirino y otros dirigentes sindicales ha rechazado categóricamente las acusaciones.

Según la C-CURA, "las maniobras que la corriente de Marcela Máspero venía realizando desde las semanas previas, con el objeto de controlar el congreso, se expresaron ese día en el secuestro de las credenciales, el otorgamiento de estas a sus seguidores, la entrega de acreditación a personas que no tienen nada que ver con el movimiento sindical, así como a sindicatos de maletín."

A continuación el comunicado de la C-CURA:

COMUNICADO

En el día de ayer, concluyó el II Congreso de la Unión Nacional de Trabajadores, muy a pesar de los intentos de sectores burocráticos de la central sindical, que al verse rebasados por las bases sindicales, intentaron sabotearlo.

Nunca quisieron congreso democrático

Este congreso no lo quería nadie. Ni la corriente de Marcela Máspero, ni la FBT, ni Autonomía Sindical ni los seguidores de Franklin Rondón, querían que se concretara el espacio natural de discusión democrática de los trabajadores afiliados a la UNT. Sólo la corriente encabezada por Orlando Chirino, Stalin Pérez Borges e innumerables dirigentes nacionales y regionales de la central, había luchado con tesón con el objetivo de que las bases se expresaran.

En octubre y diciembre del pasado año, sendas asambleas de base de los sindicatos, en las cuales participaron entre 600 y 700 dirigentes sindicales de todo el país, habían votado la necesidad de convocar al II Congreso de la central, así como la urgencia de realizar elecciones para relegitimar a una nueva dirección, con lo cual se estaba en mora desde hace dos años. Después de un acuerdo con la corriente de Marcela Máspero, se acordó realizar el congreso el pasado 30 de marzo, sin embargo, este acuerdo fue desconocido y sólo la Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma, encabezada por el camarada Orlando Chirino, se presentó a la sala No. 1 del Parque Central donde se realizaría el evento. Ante esto, y en aras de mantener la unidad de la central, el congreso se trocó en asamblea. Una multitudinaria asamblea de trabajadores y dirigentes sindicales de toda la geografía nacional, votó la necesidad de realizar el congreso y las elecciones este mismo año. Posteriormente, y debido a la presión que los trabajadores venían ejerciendo, las demás corrientes de la UNT aceptaron realizar el congreso, acordándose efectuarlo entre el 25 y el 27 del presente mes, propuesta hecha originalmente por la FBT y que los delegados presentes en la asamblea del 30 de marzo habían aceptado como forma de concretar la realización definitiva del II congreso de la central.

Sin embargo, la realidad se puso de manifiesto el mismo día en que debía instalarse el evento. La verdad es que nunca quisieron congreso, o en todo caso, querían hacer uno a la medida de sus intereses mezquinos y burocráticos.

Las maniobras que la corriente de Marcela Máspero venía realizando desde las semanas previas, con el objeto de controlar el congreso, se expresaron ese día en el secuestro de las credenciales, el otorgamiento de estas a sus seguidores, la entrega de acreditación a personas que no tienen nada que ver con el movimiento sindical, así como a sindicatos de maletín. Amparados en ingentes recursos provenientes del propio gobierno, enviaron a sus delegados a buenos hoteles mientras que a los representantes de otras corrientes los enviaron fuera de Caracas a lugares en los que ni siquiera había agua, mientras que el transporte que debía traerlos a la capital brillaba por su ausencia. Todo esto generó un gran malestar entre cientos de delegados honestos que desde las regiones vinieron al congreso a participar democráticamente. Un día completo se perdió y muchos delegados, incluso dirigentes regionales de la UNT, como es el caso de Aragua y Carabobo, aún no tenían su acreditación. Al fin, el congreso se instaló el día viernes, en medio de gran malestar e incertidumbre.

Las bases rechazaron a la burocracia

La instalación presagiaba lo que sucedería. La primera oradora fue Marcela Máspero, quien fue recibida por una gran silbatina que creó un gran tumulto en el salón Venezuela del Círculo Militar. Fue necesario que Orlando Chirino con su prestigio y ascendencia entre la mayoría de los delegados presentes, interviniera para que pudiera concluir su intervención. Igual o peor fue la pita a Franklin Rondón, mientras que los oradores de la FBT y Autonomía Sindical pasaron casi desapercibidos. El cierre correspondió a Orlando Chirino en medio de grandes aplausos.

En la tarde se instalaron las mesas de trabajo, y en algunas de ellas se lograron algunos acuerdos, como fue el caso de la mesa de Programa y Plan de Lucha, o la de Declaración de Principios. Pero el punto neurálgico del debate fue alrededor de la realización de elecciones este mismo año, y la escogencia de una dirección provisional.

En la mesa donde se discutía esto se puso en evidencia que la mayoría de los delegados estaba por la realización de las elecciones y por la designación de una coordinación nacional provisional. Colocados ante el hecho cierto de ser minoría, y frente a la eventualidad de una derrota en las votaciones, todas las corrientes salvo la nuestra (C-CURA), mostraron su talante antidemocrático y burocrático, ya que no creen en los trabajadores, ni en la democracia obrera, por el contrario, continúan repitiendo los vicios de la burocracia adeca de la CTV. Las corrientes que hasta el día anterior habían sufrido los desmanes de Marcela Máspero (FBT, Rondón, Autonomía Sindical), de pronto se unificaron para enfrentar la voluntad mayoritaria de los delegados que pedían elecciones y nueva dirección provisional, y decidieron irse del II Congreso, no sin antes intentar sabotearlo, introduciendo en el recinto a un grupo de personas que sin lugar a dudas no eran delegados ni dirigentes sindicales, que al viejo estilo de los “cabilleros” adecos de la CTV, agredieron física y verbalmente a los delegados. Los mismos que Marcela llamaba en otros momentos, “cúpulas podridas”, olvidaron antiguas rencillas burocráticas, para confabularse contra la voluntad democrática de la mayoría de los trabajadores y dirigentes sindicales reunidos en el congreso.

Los trabajadores venezolanos no aceptan más imposiciones

Pero resulta que la situación ha cambiado, los trabajadores venezolanos han ganado una gran conciencia política. No aceptan imposiciones de nadie. Quieren expresarse democráticamente y se oponen a los métodos burocráticos y antidemocráticos. Hacen gala de una gran independencia clasista, y son la expresión más radicalizada del proceso revolucionario en Venezuela.

Los trabajadores en nuestro país son artífices de una revolución democrática, y se han venido sacando de encima a la losa burocrática que los oprimía, y no están dispuestos a que unos “nuevos” burócratas con boina roja se les impongan por encima de sus derechos democráticos. Esto es lo que no entienden todos estos sectores que dentro de la UNT tratan de reeditar el viejo sindicalismo de la IV República.

La FBT, Marcela Máspero, Autonomía Sindical (PPT) y Franklin Rondón, como parias antidemocráticos, terminaron reuniéndose en los jardines del Círculo Militar. Los que hoy han desatado una campaña mediática de calumnias contra Chirino y los demás dirigentes de C-CURA, a través de los mismos medios privados que hasta ayer llamaban golpistas, dicen llamarse mayoría, pero en realidad, las cuatro corrientes juntas contaban apenas con un tercio de los participantes en el congreso. ¿Cómo se explica entonces que la supuesta mayoría se retirara del evento y terminara reuniéndose en los alrededores del salón donde se efectuaba el verdadero congreso?

Marcela y cía. se pusieron al margen de la decisión mayoritaria de los trabajadores venezolanos que votaron por realizar elecciones el próximo 15 de septiembre y escoger una nueva dirección provisional de la UNT. Incapaces de dar la batalla política y temerosos de perder sus prebendas de “dirigentes” y “coordinadores” de la UNT, chapa con la que han viajado por todo el mundo y se retratan a diario en los medios golpistas, prefirieron no medirse en una votación democrática, y optaron por retirarse del congreso, no sin antes intentar manipular a los delegados con la figura de Chávez, liderazgo que nadie cuestiona en la UNT, y al que la inmensa mayoría de los participantes votará para reelegir. Poco importa que ahora traten de tapar el sol con un dedo, utilizando los medios privados para calumniar y mentir, cosa a la que estos están muy acostumbrados. Las imágenes que presenta Aporrea del congreso son elocuentes y hablan pos sí solas. Muchos trabajadores y delegados de base honestos de estas corrientes, que vieron la conducta antidemocrática de sus “dirigentes”, lo constataron y le dieron la espalda, y no por casualidad, muchos de ellos se mantuvieron en el congreso y votaron las resoluciones acordadas en las mesas.

Marcela Máspero, estrechamente ligada a la democracia cristiana internacional, trajo al congreso, a numerosos representantes de organizaciones sindicales de esa corriente, ante los cuales pretendía mostrarse como la principal dirigente de la UNT, sin embargo, muchos de estos invitados internacionales terminaron viendo el lamentable y bochornoso espectáculo que esta presentó, en unión de las demás corrientes burocráticas de la UNT. En rigor, muchos de estos invitados terminaron participando del congreso y avalando como testigos las resoluciones aprobadas por los delegados.

Se impuso la voluntad democrática de los trabajadores

Para la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma, no queda ninguna duda, que en el II Congreso de la UNT se expresó la voluntad democrática de los trabajadores y dirigentes sindicales de base, de la cual también fueron testigos numerosos invitados internacionales y nacionales, y muchos medios de comunicación.

Nuestra corriente respeta esa voluntad democrática, y de ahora en más, se dedicará a realizar encuentros con los más importante sectores de trabajadores, como petroleros, eléctricos, sidoristas, funcionarios públicos, y otros, donde se discutan y refrenden los acuerdos aprobados en el II Congreso. Igualmente, realizaremos asambleas de trabajadores y dirigentes sindicales en todos los estados a fin de que estos acuerdos sean conocidos, discutidos y aprobados por todos los trabajadores del país. Asimismo, impulsaremos una campaña nacional de recolección de miles de firmas para exigir a todas las corrientes de la UNT que se realicen elecciones este mismo año.

La base se expresó democráticamente. Los que no entiendan esto serán barridos por el vendaval de la historia, tal como le ocurrió a la CTV. La C-CURA se coloca del lado de la mayoría de los trabajadores venezolanos e impulsará la concreción de todos los acuerdos votados para que la UNT tenga una nueva dirección legitimada, a fin de que se ponga al frente de todas las luchas y conflictos que aquejan a los trabajadores, y para que en diciembre logremos la reelección del presidente Chávez, como forma de defender las conquistas sociales y democráticas del proceso revolucionario, y enfrentar al imperialismo y a la oligarquía venezolana.

Dirección Nacional de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma
Caracas, 28 de mayo de 2006



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10437 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas

Otras noticias sobre el tema 2do Congreso de la UNT


Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre 2do Congreso de la UNT