Tips biográficos de un lunático pastor terrorista

Pat Robertson es una figura prominente de las estructuras de poder de los EE.UU. Una mañana en un hotel de Seatle, Washington hizo unas afirmaciones desquiciadas de que personalmente había sufrido el trauma de un ataque demoníaco y de que a lo mejor Satanás estaba al mando de las ciudades importantes del país, de que las tablas del espiritismo y la meditación trascendental eran fuentes de posesión demoníaca. El tipo es lunático; no basta con decir que no es científico, es anticientífico,

En una ocasión afirmó: ¡"cuando todo mundo esté harto de la decadencia, tomaremos las riendas del poder"!

En una oportunidad en su programa televisivo rogaron a Dios, no que perdonara al ex dictador y genocida de Guatemala Rios Montt, si no que lo fortaleciera para tratar de recuperar el poder. Durante el gobierno de Rios Montt, respaldado por los EE.UU, se cometieron los crímenes mas abominables y masivos contra los campesinos y los indígenas.

En 1986, en pleno auge del intervencionismo de los EE.UU en Nicaragua, Robertson transmitió una filmación de si mismo al pasar revista de las las tropas de los contras entrenadas por la CIA, donde afirmaba en la cinta que "Todo lo que hacen está justificado mientras estén luchando contra los 'comunistas'"

Robertson es uno de los representantes, en el sentido más abiertamente reaccionario, de la gran burguesía que domina y explota a los pobres y desposeídos, que saquea países enteros, en particular del tercer mundo.“…son la vanguardia en la lucha por revertir las libertades ganadas en los últimos treinta años en terrenos como el de madres solteras, la ciencia en el sistema educativo público y las libertades para el ejercicio de las preferencias sexuales. Recordemos que después del 11 de Septiembre, Jerry Faldwell, otro telepredicador y socio de Robertson, aseguró que los ataques ´…"eran algo que se merecían los EUA por sus pecados" y Pat Robertson acusó a 'los paganos, los abortistas, las feministas, los gays, las lesbianas, la Unión Americana por las Libertades Civiles'. "Os señalo con el dedo y digo: Vosotros contribuisteis a que esto ocurriera”.

Pat Robertson, fundador de la Christian Coalition, con casi dos millones de miembros y más de 1.600 grupos locales, control sobre la Regent University y sobre medios de comunicación como el TV Family Channel. Constituyen lo que se conoce con el nombre de la Nueva Derecha Cristiana, que ejerce un enorme poder sobre el Partido Republicano (hasta el punto de controlarlo enteramente en más de 30 Estados) y que apoyaron decididamente a George Bush en su elección.
Estos grupos mantienen contactos más que evidentes con la Asociación del Rifle, con grupos paramilitares, neonazis y partidarios de un menor control por parte del Gobierno Federal (el mito de la libertad individual americana en el Far West) hasta el punto de haber apoyado acciones terroristas como el atentado de Oklahoma. Se calcula que militan en estos grupos más de cinco millones de personas en Estados Unidos.

A principios de 1980, La Christian Broadcasting Network era uno de los principales lugares de reunión para la programación cristiana en la nación y el mundo. Pat Robertson fue el fundador de CBN, y todo marchaba muy bien hasta que tuvo la idea de lanzarse a la presidencia de los Estados Unidos. Los norteamericanos estaban tan listos para elegir a un predicador para el más alto cargo como lo estarían para elegir a una bailarina exótica para ese cargo. Después de perder en las elecciones de otoño, Robertson comenzó un proceso que lentamente transformó a CBN en una red del mundo. Poco a poco, casi toda la programación Cristiana fue reemplazada por programas que en su naturaleza eran seculares. Cuando Robertson eventualmente decidió cambiar el nombre de la red a “The Family Channel”, era un paso lógico porque poco quedaba del patrimonio Cristiano de CBN. Toda esperanza se había perdido cuando Pat Robertson aceptó una oferta multimillonaria de Fox Broadcasting Company de Rupert Murdoch para la compra de The Family Channel.

En una ocasión un reportero del periódico New York Times descubrió que Robertson era dueño de un caballo de carreras de 2 años de edad llamado “Mr. Pat”. El periódico detalló la participación financiera en las carreras y ajustó el precio del equino en más de $500.000. Un periódico publicó un titular burlón, “Alaben al Señor y apuesten 10 a Mr. Pat como posible ganador.”

En su defensa, Robertson dijo que no veía contradicción entre su condenación de los juegos y condición de propietario de una caballo de carrera. “Yo no apuesto, no juego”, dijo Robertson, “Sólo disfruto viendo a los caballos correr y actuar.” Robertson eventualmente dijo a sus seguidores en una carta que había decidido vender su caballo de carrera. “Siento mucho que mi afición por la actuación de atletas equinos les haya causado una ofensa.”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4939 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter