Stalin Pérez Borges: ésta Constituyente tiene que ser un instrumento para ir al Estado Comunal

Stalín Pérez Borges

Stalín Pérez Borges

7 de julio de 2017.- El gobierno ya y con la contribución de la Constituyente después, tiene  que   tomar las medidas para resolver esta grave crisis económica que nos está asfixiando.

Así se expresó en una entrevista exclusiva para Aporrea.org el dirigente sindical Stalín Pérez Borges.

Aporrea.org.- Hace días leímos una propuesta de ti sobre la Constituyente Comunal ¿Podrías explicarnos exactamente sobre eso?

SPB.- Si,  hice ese planteamiento en un evento que convocó el Centro Internacional Miranda (CIM), el día lunes 26 de junio. Lo presenté en nombre del grupo al que ahora pertenezco y que está también en proceso de constitución. Es decir, estamos en la constituyente de la Liga Unitaria Chavista Socialista, LUCHAS. En ese Conversatorio titulado: " Agenda y Debates de la Constituyente", parte de mi exposición la convertí pocos días después en un artículo que titulé “Una Constituyente Comunal para un Estado Comunal”.

Primero, antes darte la argumentación de la propuesta, aprovecho esta oportunidad para agradecer  públicamente al CIM por la invitación a participar en ese Conversatorio. Informo que allí se presentaron importantes ponencias que debieran ser conocidas por aquellos  interesados en saber qué es y cómo debe ser, lo que discuta la Constituyente. Tienen que  conocerlas, discutirlas y en las propuestas y criterios en las  que concuerden, se las hagan llegar a sus candidatos a la Constituyente.  

La mesa organizadora y presentadora del evento fue integrada por la Dra, Alba Carioso, el Profesor y escritor Luis Brito García y el Profesor y  director del CIM, Luis Bonilla. Como ven son personalidades  de mucha estima y de conocimiento sobre el tema constitucional. También en el panel expositor estuvieron reconocidas figuras  académicas y políticas, salvo yo que me infiltré. De los que tomé nota, estuvieron: el Dr. Rubén Reinoso, Historiador; Indihira Rodríguez, Coordinadora del CESAV; Msc. José Nemesio Colmenares, Profesor UCV; Soc. Irama La Rosa, Profesora UCV;  Lic. Leonardo Bracamonte, Historiador; Samuel Carvajal, Sec. Educación y Trabajo, Disciplina;  Nicanor Cifuentes, Sec. Ecosocialismo de los Movimientos Sociales Emergentes;  Lic. José Leonardo Sequera, Coordinador de la Unidad de Extensión IHE UCV; Dra. Mariela Cabello, Profesora de la IUPEL. IPC; Dra. Belkis Bigott, Profesora IUPEL; Dr. Mario Sanoja, Investigador CIM; Iraida Vargas, Profesora;  y  otros que no los anoté.

Nuestra visión es que esta Constituyente  debe tener un funcionamiento operacional Comunal. Cuando decimos Comunal, no nos referimos a los X números de organismos llamado Comunas, inscritos en el Ministerio de las Comunas. Nos referimos a los espacios en donde habitamos y tomamos decisiones y acciones colectivas a favor de nuestro habitat, estén o no estén registrados en ese ministerio. La condición de Comunal es el bajar a tierra, lo más progresivo o revolucionario que tiene la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), que dice: “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario” (artículo 347).

Si bien que, las bases comiciales establecen claramente el carácter territorial y sectorial de esta constituyente, creemos que la mejor manera de aterrizarla y desarrollar ese doble carácter, es que sus discusiones y decisiones, sería, de la forma conceptual e histórica como se desarrolla la democracia y se toman las decisiones en el ámbito de las Comunas. No pierde su condición de territorial y sectorial, sino por   el contrario, lo reafirmaría y garantizaría. 

De esa manera, es cuando todos los sectores sociales y  todas las comunidades o, municipalidades, lograrían abrir los causes a una viva participación de sus habitantes, expresándose libremente. Tal como funcionó La Comuna de Paris. Para ser más preciso, el término Constituyente Comunal proviene de allí y al ejemplo de las decisiones que tomaban los primeros habitantes de nuestras Comunas, las que terminaron conformado este espacio llamado ahora República Bolivariana de Venezuela.

Nuevo nombre que optó nuestra patria,  como reconocimiento histórico y homenaje a quién nos liberó de la primera colonización que sufrimos. Coloniaje que acabó con la mayoría de nuestras etnias, cultura y el funcionamiento comunal de nuestras tribus, imponiéndonos hasta esta transcultura eurocéntrica, que nos tiene marcado todavía.  Esto de una Constituyente Comunal para un Estado Comunal no es un preciosismo. Esto es una precisión clave para nuestro destino civilizatorio.

El objetivo principal de esta constituyente debe ser establecer un Estado Comunal. Es decir, un Estado a beneficio y servicio del común de la gente. Un Estado que tienda a desaparecer sus estructuras de dominio y a  favorecer a una minoría de capitalistas en contra de la fuerza de trabajo o privilegie a una nomeclatura de burócratas que vivan de la renta de la tierra y del trabajo ajeno. Así como la conclusión del concepto de Constituyente Comunal es darle el poder constituyente originario al común de los habitantes de nuestro país, la conclusión del Estado Comunal, es establecer esa nación resguardada en la fraternidad e igualdad social  de sus habitantes donde prive la concepción ecosocialista.   

Eso no quita para nada, ni desvía otros propósitos de esta constituyente, como además es el de buscar lograr el cese de violencia que se ha impuesto en estos últimos meses, en algunas partes de algunas ciudades de Venezuela.  Para lograr ambos objetivos, reafirmamos, se necesita de la mayor democracia, de la tolerancia a la opinión contraria, de la  consulta permanente e incentivar la total participación de todos los compatriotas o como queramos decirle.

El que tenga esa definición precisa de concepción Comunal, es lo que puede impedir, que las discusiones y decisiones las hagan y las tomen nada más que los constituyentistas electos, dejando por fuera al “depositario del poder constituyente originario”. Ese poder, es del “común” y este no puede servir solo para convocar y para elegir. Debe servir también, para los que vivan en común, dispongan de su derecho a proponer, a discutir, a rechazar, a acordar y decidir. En ese ejercicio es donde queda depositado su poder constituyente originario.

Aporrea.org.-¿Crees que están dadas las condiciones para llevar a cabo eso?

SPB.- Se demostrará si las condiciones objetivas y subjetivas  están dadas para llevar a cabo todo eso, será en el tiempo en que se vaya desarrollado el funcionamiento de este tipo de Constituyente Comunal. Estamos ya cerca para poder saberlo. En la medida de que se  empieza a desarrollar de esa manera clara, transparente, participativa y con una concepción de democracia directa,  de esa misma manera se van dando  sus condiciones para lograr sus objetivos.

El hecho de haya hoy, un malestar muy grande en contra del gobierno, por la insoportable situación económica que se vive; por los altos precios de los alimentos; porque las medicinas no se consiguen; por las colas para conseguir hasta el pan y por otros porque más, eso de por sí, no impediría las concreciones de esta Constituyente Comunal para la conquista de un Estado Comunal.

Esa situación de malestar es peligrosa hasta el día 30 de julio cuando se realicen las elecciones. Es un peligro en la medida que el malestar que hay, impida que el pueblo trabajador participe en las elecciones y no se logre una participación más allá del 20 o 30% del registro electoral del CNE. No obstante, con el PSUV a la cabeza, que es un aparato electoral y con  la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores (CSBT) y sus sindicatos, desde las instituciones del Estado, las misiones, las Comunas y sectores de juventudes, atrás del PSUV,  el chavismo, ya  está desplegado y posiblemente logre superar esos parámetros porcentuales que la derecha con la violencia y la campaña del miedo, buscan que se den para el 30 de julio.

Es un hecho que hay ese gran malestar, como también es un hecho palpable que el grueso  de esa la población molesta contra el gobierno, no participan en las guarimbas o plantones y en   hechos de violencia que promueve la derecha. Eso corrobora que la mayoría de la población a pesar de la molestia, está en contra de la violencia y aspira que en paz y con realizaciones o eventos democráticos se resuelvan las diferencias y se busque enfrentar comprometerse con los reales problemas que ahora soporta. Y, la Constituyente Comunal como la concebimos, es un hecho transcendental democrático y revolucionario que se propone buscar resolver los problemas en el marco de los distintos sectores que conviven en nuestro país.

Sin embargo, es necesario decirlo: todo está en peligro en la medida que no se empiece a resolver ya el problema económico. Este, priva sobre lo político y hasta sobre los niveles de conciencia, porque para la mayoría de la población existen ya problemas de sobrevivencia humana. Y, pudiera surgir cualquier desenlace lamentable, si el gobierno no logra y si la constituyente no  contribuye  en solventar la emergencia  de esta anarquía económica que impera y que genera los escandalosos precios de  los productos, de los bienes y servicios.

Aporrea.org.- Pero la realidad del trabajo comunal es otra, hay poco trabajo independiente (Dependen de alcaldías y gobernaciones)¿Qué sugieres que se haga?

SPB.- Ya te aclaré, lo de la concepción y visión de nuestra propuesta de Constituyente Comunal. Esta  no se refiere exclusivamente a las Comunas registradas en el ministerio de las Comunas. Tengo información de muchos Compañeras y Compañeros que participan  en algunas de esas comunas registradas, que en la mayoría de ellos prevalece  más la independencia y autonomía de ese ministerio y del Estado, que en muchas otras forma de organización social de las que existen en otros sectores y son partidarios del chavismo. Las Comunas no pueden ocultar o tapar la realidad social que viven así como así. Yo que estoy en el movimiento sindical, considero que hay más clientelismo institucional de las organizaciones sindicales que las que muchas personas creen, hay en las Comunas.

En el caso de los trabajadores,  lamentable decirlo, pero se necesita con urgencia el surgimiento de un movimiento sindical autónomo que sea  independiente del gobierno aunque este a favor del proceso bolivariano. Ese es un problema o debilidad que venimos arrastrando desde hace tiempo. Todos los candidatos, bien sean territoriales o sectoriales, deberían de estar conscientes y ser consecuente con ello, de que el escenario de la Constituyente no es para hacer sindicalismo, gremialismo y asistencialismo sino para hacer revolución. Es para transcender este capitalismo de estado que nos está asfixiando y que nos ha llevado a esta situación que pareciera un callejón sin salida.

Mi sugerencia es hacia los revolucionarios, militantes o no de organizaciones políticas y gremiales, quienes son los que conforman la vanguardia de este  proceso bolivariano y chavista: Hay que ganarse de buena lid a la mayoría de la población, hablándoles claro, sin culto al personalismo sin búsqueda de nuevos caudillos, sin el uso de clichés. Ya basta de mesianismo. Confiemos en la fuerza creadoras y revolucionarias de los trabajadores y en el desarrollo del Estado Comunal.

Aporrea.org.- La derecha sigue con la violencia en las calles y cuando se acerque la fecha arreciarán con más violencia ¿Qué propones?

SPB.- La derecha seguirá con la violencia en las calles por mucho tiempo más. Cada plantón,  guarimba o cualquier tipo de protesta que hagan para ellos es una batalla de esta gran guerra de “independencia” que dicen escenifican. En esos actos de violencia o episodios como el robo del helicóptero o el enfrentamiento que hubo este 5 de julio en la Asamblea Nacional, trataran de demostrar al mundo su heroísmo y seguirán por intermedio de los monopolios comunicacionales que le dan cabida,  queriendo presentar al gobierno como la peor de las tiranías que hay hoy en el planeta tierra y de ser esta la mayor dictadura de las que han existido en Venezuela. Ese  es su justificativo ideológico, en esta  guerra de guerrilla que escenifica como una telenovela no tan barata, en desesperados buscan el punto final de volver otra vez al poder.

La fecha de la Constituyente es un  punto de inflexión y, si sus propósitos de que no haya elecciones o de que esta se dé con una alta abstención que deslegitimen el proceso no termina por hacerse realidad, ellos igual continuaran durante las deliberaciones de la Constituyente,  generando violencia, tratando de impedir una CRBV reforzada y de que se establezca el Estado Comunal. El final de su enfrentamiento armado y violento será con la concreción del Estado Comunal. 

Aporrea.org.- Algunos sectores han propuesto el referendo abrogatorio y la derecha un plebiscito para impedir la Constituyente ¿Qué opinas sobre estas propuestas?

SPB.- El planteamiento del plebiscito y del referendo abrogatorio es parte de lo que te respondía en la pregunta anterior. Son tácticas políticas en su estrategia de ganar esta guerra y de hacerse nuevamente del poder. Tontos e ilusos son aquellos que creen y lo dicen, que la dirección de la derecha no mide casi todo lo que hace, o son de por si torpes. Que no planifican y no saben lo que hacen?  Detrás de sus decisiones hay grandes equipos trasnacionales que miden y evalúan el desarrollo de este enfrentamiento. He escuchado a varios dirigentes del proceso, declarando y poniendo esas acciones que está planteando los principales dirigente de la MUD como un gran error y una enorme demostración de sus incapacidades, porque no van a lograr ese día 16 de julio imponer un plebiscito o impedir la realización de la Constituyente. Hasta muchos opositores al gobierno creen eso.

A todos ellos les digo, están subestimando a la dirección de la derecha, que su dirección  no es  esos personajes que salen al ruedo a declarar. Los mandan y escriben el libreto ni residen aquí. La oposición aquí y fuera de aquí tienen centenares de abogados.  Todos ellos saben, abogados o no, que esa propuesta de plebiscito no tiene asidero legal, pero sus cálculos no son jurídicos sino son políticos. Desde el día que lanzaron esas propuestas hasta el día 16 de julio, tienen un argumento nuevo para incitar a sus huestes de que están haciendo acciones para acabar con esta “tiranía chavista” que representa el gobierno de Maduro.

Desde ese día que dieron a conocer esas propuestas, tienen un ítem de distracción más para que el gobierno siga sin ocuparse por los problemas reales que sufre la población.  Cuanto tiempo por televisión le está dedicando Nicolás, a dar explicaciones y respuestas a ese planteamiento del plebiscito? Cuánto tiempo le dedicará Nicolás a reunirse con economistas y con la dirección política del PSUV y del Gran Polo Patriótico para ver cómo se derrota la especulación y se combate la corrupción? El día de 16 julio para la oposición es un día de como de un superplanton, en donde los ojos del mundo van a estar pendiente de ellos y serán horas y horas que tienen para lanzar sus dardos. Para afuera de Venezuela  seguirán abonando la idea de que aquí hay una feroz dictadura, para dentro, es un día para sembrar miedo a la población.  

 Entonces, mis propuestas sobre el plebiscito y el referendo abrogatorio, son que el gobierno se siente a gobernar, a resolver esta grave crisis económica; que contribuya con medidas estructurales y concretas en resolver el problema de la baja producción industrial y tome acciones que sobrepasen la capacidad de saboteo de los patronos. Si lo hiciera así, esa es la mejor respuesta al plebiscito, a los plantones y a la sed de sangre y violencia de la derecha. Ese es el camino para recuperar a centenares de chavistas que hoy están decepcionados y es la forma de llenar de esperanza a la juventud que ahora  prefiere salir fuera del país a buscar perspectiva.

Aporrea.org.- La derecha no quiere paz ni diálogo ¿Qué hacer entonces?

SPB.- Repito estamos ante una situación de  exacerbación política. Definiéndose el poder por la vía de esta  guerra. La que ha dejado ya un saldo de casi del centenar de muertos. Entonces, este no es un problema de misantropía. Eso no quiere decir que entre la dirección de la oposición y en sus bases, no haya muchas personas que tengan resentimientos, desprecio  y bastante  odio en contra de los chavistas y socialistas. Pero, la derecha buscará la paz y promoverá el dialogo, cuando ellos recuperen el poder o estén en el proceso ya de un gobierno de transición, pero ahora que no lo tienen, se desempeñaran en lo contrario: violencia y oído sordo a las voces contrarias.

Entonces, qué tenemos que hacer nosotros? En medio de esta coyuntura y lo más probable dentro de una larga etapa, hacer lo que se tenga que hacer como gobierno progresista, chavista o como se quiere etiquetar. Y, nosotros como vanguardia del proceso, lograr por ahora, que esta Constituyente sea un instrumento para ir al Estado Comunal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2721 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/n311093.htmlCd0NV CAC = , co = US