Estado, Iglesia, Jesús i la razón

Este escrito, donde aunque no pueda profundizar en filosofía para el lector común, espero que uno más abajo que el común, el Cardenal Urosa Sabino, curioso que nunca recuerde su nombre, pueda comprender algo i por lo menos en filosofía, pase al talento o saber de este mortal, algo más allá de Balmes (si acaso filósofo de tercera categoría) i tenga otras lecturas que no sean simple Teología, pseudo ciencia especulativa, porque el objeto de estudio es absolutamente desconocido. Por ello, si el mentir es “pecado”, los sacerdotes son los hombres más embusteros del planeta, cuando lo que ellos o sus antecesores han escrito o inventado, al exponerlo terminan diciendo “palabra de Dios”. Debería al menos leer un libro sencillo como Por qué no soy cristiano de Bertrand Russell para saber que el Dios inventado por la Iglesia es injusto i puramente castigador o exigente de alabanzas i, no es posible de probar su existencia, como igualmente es imposible negarla, para lo cual sigue siendo un formidable ejemplo, el debate entre Frederich Copleston i Bertrand Russell en la BBC de Londres en 1948, cuando estando ese jesuíta que escribió una Historia de la Filosofía en 11 Tomos, i en presencia de un lógico-matemático i filósofo, no pudo probar nada con la única prueba que era posible de exponer; la prueba de la Primera Causa Incausada. Empero, yo respeto absolutamente sus creencias i los argumentos i los castigos o premios (cielo e infierno, eudemonismo del más allá i fuego eterno) inadmisible con los cuales engaña i negocia la iglesia católica, igual de todas las otras, pues el maestro Russell asentaba que “todas son falsas i nocivas”, porque “detienen” el pensamiento creador, son dogmáticos i apodícticos o se comportan en la vida común como antisociales. Al respecto recomiendo un libro de Eric Fromm, titulado El Dogma de Cristo. Pero sigamos. Ejemplo; ver a este pobre Cardenal defendiendo delincuentes, criminales i experimentando un fingido dolor por las “víctimas” de una sentencia justa, con “acercamiento i oración”; pero olvidando al mismo tiempo el asesinato de hombres i mujeres inocentes del pueblo i ni el mínimo dolor por sus crueles dolores i ausencias de por vida. Como repite el Profesor Lupa: “de la cárcel se sale, del cementerio nunca”- Siente, pues el Cardenal oligarca, compasión por los pudientes o los ricos; olvido i desprecio por los pobres i humildes. Por eso hasta el Jesús de la juventud de Hegel, influido por Kant cuando le quiso conservar la idea de Dios a su criado Lampe, admitió un Jesús de Nazaret como un hombre bueno, bondadoso, caritativo, justo i rebelde contra el Imperio Romano i todo lo demás que pueda agregársele; pero no admitió ni el carácter divino ni los milagros. Años, después, en su madurez o en su vejez, lo olvidó o rechazó todo, aunque la Iglesia ya no lo consideró hereje como Orígenes i Tertuliano. En nuestros tiempos, el verdadero Jesús de la cúpula Vaticana o entre nosotros la CEV, es el dinero. Por ello, transformada en partido político opositor i conspirador, el gobierno debería suprimirle todo aporte económico. Durante unos XX siglos, la relación, sobre todo en el cristianismo de occidente i a partir de Constantino, lo que existió no ha sido una relación de entendimiento i colaboración mutua entre Iglesia i Estado, sino Estados infiltrados por la Iglesia en posiciones de poder, subyugando más que con tratados o acuerdo, las conciencias débiles de gobernantes escasos de cultura, poco instruidos i temerosos de Dios, igual que antes sucedía con los reyes a los que, para compensar sus atrocidades inhumanas, se les vendían indulgencias, o sea, pasaportes al cielo, a los que se les hizo creer estar allí de soberanos, por la gracia divina, porque así Dios lo quería, i como hasta ahora no se ha podido avanzar un ápice en la firme idea de la existencia de Dios, la Iglesia, fundada realmente 3 ó 4 siglos después de Cristo, sin documentos sino simplemente tradiciones orales i copia o plagios del Oriente Medio i del mundo Sumerio, introducidos en los Evangelios -se encuentran muchas cosas aclaratorias en el Diccionario Filosófico de Voltaire- hizo de la vida de Cristo, un plagio con el mito del Dios Mitra i de allí, para confirmar absurdos como la de ser Jesús a la vez hombre i Dios (de las cosas que dudaron i convirtieron en herejes a Orígenes i Tertuliano hasta con la Transubstación en una ceremonia humana, no admitida también por Lutero) se inventó el dios en tres entes distintos, la Santísima Trinidad, misterio que nunca se ha sabido explicar, sino inculcar “por la fe” en la mente de los rebaños, de las ovejas cristianas, de los cuales los sacerdotes son pastores. Empero, parece que en el mundo de hoi las ovejas se quitaron el traje de lana, son hombres libres i racionales  i los pastores, cuando la religión de los pobres se hizo la religión de los ricos, los pastores de convirtieron en comerciantes, mafiosos i dirigentes políticos, tal como vemos en ese partido oligarca que es la CEV. Por eso, ya desde hace tiempo hubo en muchos países la separación de la iglesia i el Estado -incluyendo a Italia- i no debería tener ninguna subvención del Estado; para eso dependen del Imperio Vaticano que tienen más riquezas i es más capitalista que todos los países del mundo. La Nunciatura ha demostrado que es una embajada, i para colmo, de delincuentes. Vayan buscándole sitio a Rosales, a Baduel i a los que faltan.

 Así, autores españoles como Rafael Navarro i Rafael Palomino, expresan que el núcleo duro en este contexto de relaciones Iglesia-Estado “después de mil peripecias históricas “se centra hoy en la libertad religiosa, el primero de los derechos humanos” (para ellos) precisamente porque en tantas religiones que hoi conviven en los países “es el de la conciencia mayoritaria versus conciencia minoritaria” lo que sería admitir de refilón el único principio democrático en una institución donde no existe en absoluto la democracia i donde, además, suponen mayoría de conciencia de parte de ellos, lo que no es cierto en el mundo, e inclusive cada día pierden más “fieles” o los están superando los evangélicos. Por eso, el Papa-Nazi, debería pensar mejor al escoger su “generales de guerra religiosa” i recordar aquel dicho de Beaumarchais que dice “con capa de letrado, anda mucho asno disfrazado”. 

 Por esto, volviendo atrás en la Historia de Jesús de Hegel, este antecesor en el pensamiento del idealismo alemán, fundamento de Marx para mundanizando la dialéctica llegar a exponernos ese motor social que es la lucha de clases, dice textualmente: “”La razón es el elemento común a Dios y al hombre, el terreno de su encuentro, el fundamento de la afinidad de su parentesco, pues el género humano es de origen divino” o más adelante recalca “La razón es la verdadera manifestación al hombre”. Esto es consecuencia del concepto de lo divino en el kantismo que hoi consideramos cosas etéreas sin base alguna, al agregar que “Dios es la voluntad perfecta y lo divino la eterna ley” No había aparecido Darwin, ni Lemaitre, ni Nietzsche, ni Jásper, ni Russell, ni principalmente.


robertojjm@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2491 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a76411.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO