Yo votare SI

Venezuela vive hoy un intenso y profundo proceso de cambios iniciado en 1999 que le permitió a este país, y por primera vez, promulgar una constitución nacional con el apoyo mayoritario de sus ciudadanos. Nunca antes el pueblo venezolano había tenido la oportunidad de participar del hecho político nacional, mas allá de ir a las urnas electorales cada cinco años. Ahora, tiene la posibilidad real y efectiva de constituirse en protagonista de las decisiones políticas transcendentales, mediante distintos mecanismos generados en la constitución nacional: referendos consultivo, revocatorio, aprobatorio o abrogatorio.


Uno de los logros mas importantes, entre otros, de esta nueva Constitución como producto de la participación de todos los sectores nacionales en la construcción del proyecto de país, fue establecer, por primera vez, el carácter público de la ciencia, la tecnología, la innovación y el conocimiento ...”por ser instrumentos fundamentales para el desarrollo económico, social y político del país, así como para la seguridad y soberanía nacional”... (art. 110)


A partir de allí es mucho lo que se ha avanzado en esta materia: se creó un ministerio con cartera, el Ministerio del poder Popular para Ciencia y Tecnología; se promulgó la Ley Orgánca de Ciencia, Tecnología e Innovación, que dio cuerpo a los principios constitucionales y obliga la participación de todos en el financimiento de la actividad científica y tecnológica, en particular, al sector productivo, con grandes montos de inversión; se promulgaron nuevas leyes en los ámbitos de telecomunicaciones y delitos informáticos, mensaje de datos y firmas electrónicas, uso pacífico del espacio ultraterrestre, decreto presidencial sobre software libre y redes del Estado; se diseñó una política pública que coloca el acento del desarrollo de la ciencia y la tecnología al servicio del país en la atención de grandes problemas nacionales y la inclusión social, a través del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación con un horizonte de 25 años: 2005-2030; se está creando una nueva institucionalidad pública en ámbitos claves del país, y sobre todo, la Revolución impulsa el conocimiento y se apoya en él para salir del subdesarrollo y convertirnos en una nación poderosa.


El país vive la transición de un modelo científico-tecnológico centrado en el individuo-investigador, a uno centrado en el pueblo venezolano, en la vida planetaria. Para ello, hoy debemos construir nuevos espacios para el debate y la elaboración de opciones de trabajo científico, que dé cuenta de nuevos modos de producir el conocimiento y articularlo a las necesidades del contexto en el que se produce, y lograr que el pueblo desarrolle una cultura donde la producción, transferencia y uso del conocimiento sea algo para elevar su calidad de vida sobre la base de la conciencia de sus alcances.


Ciencia y tecnología para la vida y la paz; para el desarrollo endógeno local y el poder popular; para la independencia y soberanía nacional; para la inclusión social y el socialismo. Por ello, y más, votaremos SI el próximo 15 de febrero, porque queremos respaldar los buenos gobiernos y defender el derecho político de elegir a nuestros gobernantes.

Publicado en: Diario VEA, lunes 9 febrero 2009
morellabarreto@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1747 veces.



Morella Barreto López

Historiadora y Diplomática

 barreto.morella@gmail.com

Visite el perfil de Morella Barreto López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Morella Barreto López

Morella Barreto López

Más artículos de este autor