Enmienda ¿Por qué la violencia?

Si algo hay enmarcado en la Constitución que invita al debate, es la propuesta de “enmienda” para ser dirimida en el terreno de las ideas, asambleas de ciudadanos, medios de comunicación, sindicatos, organizaciones populares, partidos políticos, universidades. Si algo tiene carácter democrático es la propuesta de “enmienda”, tanto en su esencia como en la forma de aprobarla o desaprobarla por medio del voto expresado en el Referéndum del próximo 15 de febrero. Discusión sólo posible en un país de absolutas libertades cívicas, libertades políticas y lo más importante, de absoluta libertad de expresión. Basta oír las emisoras de radio, ver la televisión o leer la prensa escrita, para comprobarlo.

En la propuesta actual de enmienda constitucional se trata de cambiar el adjetivo “una”, por el adjetivo “varias”: “una reelección”, “varias reelecciones”. En la discusión de este asunto ¿En dónde cabe la protesta violenta: quemar cauchos, impedir el libre tránsito, enfrentar las fuerzas del orden público, molestar, agredir la tranquilidad ciudadana? Sin embargo desde que se presentó la propuesta de “enmienda”, los seguidores del “NO”, escogieron la violencia como discurso político. Las autoridades les decomisan: botellas de gasolina (bombas), armas de fuego, piedras, cauchos para incendiarlos en las vías públicas. ¿Qué tiene que ver todo ese aparataje apto para ejercer actos violentos, con el tema discursivo, académico, disuasivo o convincente de ganar adeptos?

A la violencia se recurre cuando los caminos legales están cerrados. La lucha armada en Venezuela (1960) fue consecuencia de estar cerradas las vías cívicas para expresar las ideas, durante las dictaduras adeco-copeyanas (Betancourt, Leoni, Caldera, etc.). Sindicatos asaltados, universidades allanadas o cerradas, zonas campesinas bombardeadas, partidos políticos ilegalizados, represión de toda manifestación popular, prisión, torturas, desapariciones, asesinato de líderes obreros, estudiantiles o políticos. En la Venezuela bolivariana, de la democracia participativa y protagónica ¿Existe acaso esa horrenda realidad del pasado? Entonces ¿Por qué la violencia de los partidarios del NO?

La reelección consecutiva es práctica común en los países que se presentan como modelo de democracia: En Alemania, Helmut Kohl, canciller durante 16 años. En España, Felipe González, presidente 14 años. En el Reino Unido, Margaret Thatcher, primera ministra durante 11 años y podía seguir si el electorado la hubiera favorecido. Por otro lado están los gobiernos aliados sumisos de EE.UU., donde la permanencia en el poder es vitalicia: En Egipto Mohamed Hosni Mubarak 28 años. En Camerún, el presidente Paúl Biya 27 años. En Gabón, otro aliado de EE.UU., el presidente Omar Bongo Ondimba 42 años. En Angola, José E. dos Santos 30 años. En Arabia Saudita, aliado fundamental de EE.UU., rige una monarquía hereditaria sin elecciones para nada. El Legislativo es designado "a dedo" por el rey Abdallah entre su séquito de familiares y favoritos. Jamás el Departamento de Estado ha dicho una palabra al respecto. El problema está en Fidel, Evo y Chávez, que no están al servicio de los intereses de Washington. En el caso del aliado Uribe y sus narcoparamilitares (Congreso), puede reelegirse cuantas veces quiera. ¡Non problem Mister Obama!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1422 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor


Notas relacionadas