El desabastecimiento de alimentos y la inconsciencia

 El desabastecimiento ficticio y la especulación como plan conspirativo, toca a la familia venezolana en una angustia de la experiencia vivida “post-caracazo” de febrero de 1989. Entre los factores que participan en este plan, están involucrados; el empresariado irresponsable que se comporta como actor político, los grupos monopolizadores de los productos básicos, la anarquía y abuso del pequeño comerciante, la ineficiencia de quienes manejan la política frente al acaparamiento, la especulación, el “casquillo” de los medios de comunicación, así como la propia falta de contraloría social en las comunidades.

La necesidad de la conciencia colectiva frenaría el abuso desmedido de comportarse solidariamente. Las políticas del Estado de soberanía alimentaria, hacen frente a un esquema especulativo que busca una guerra sin cuartel, con las consecuencias de incrementos en los precios como irrespeto al usuario y consumidor.

La misión Mercal nace con el fin socialista de acceso a los alimentos a bajo costo, algo más o menos parecido a Pdval que asegura precios regulados en sus productos. En Mercal se ha creado una conducta que choca con la visión socialista y solidaria. En las comunidades donde se ubican los Mercados de Alimentos, Mercal, se aprecian consumidores irresponsables que utilizan la misión como medio de lucro, es decir, son asiduos compradores diario de los productos subsidiados, congestionan estos centros con largas colas, implicando que el alimento sea visto como mercancía que les produce ganancia.

Sería importante aplicar un plan cedulado al momento de la compra para un “stock” suficiente mensualmente por persona que evite la “matraca” y el congestionamiento. El plan se aplica por parte de Mercal con un tope diario de venta, cosa que resulta absurda, ya que los capitalistas acaparadores de oficio, pagan y hacen largas colas de horas, esas mismas que evitan muchas familias limitadas en el tiempo para realizar sus compras con acceso al beneficio socialista. La revolución bolivariana debe activar un política que se deslinde del secuestro de la Misión Mercal, para evitar que restaurantes, buhoneros acaparadores, bodegas “matraqueras” y burgueses que mandan a sus “cachifos” a la cola a comprar pollo y carne para sus perros.

La lupa popular tiene que hacer frente, es necesario que el pueblo socialista tome conciencia en cuanto a los productos perecederos que fluyen de modo especulativo; lo menos, es el bloqueo para no comprarlos porque piche quedarán en los camioneros y negociantes de la miseria y la necesidad.

http://larrymarquezperalta.nireblog.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3441 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a71376.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO