La Batalla Por La Enmienda

Durante estos días y cada vez con mayor fuerza, los sectores de la oposición, con todo el poder mediático que detentan, hacen denodados esfuerzos en función de sembrar matrices de opinión del mismo tenor que las sembradas en diciembre de 2007 durante la campaña por la reforma constitucional. A pesar de la contundente derrota de la cual fue objeto, los opositores enfilan sus mensajes procurando sembrar el terror y la incertidumbre a una población que ellos suponen logren permear con relativa facilidad. Del lado de los revolucionarios, incluyendo al presidente Chávez, las quejas de la estructura exclusionista de los centros electorales será un elemento que conspire con las metas chavistas.

En una campaña tan corta, en donde el tiempo no facilita el contacto directo del presidente con su pueblo, sin duda alguna, este factor tiempo representa un handicap contrario al sector revolucionario, no obstante, la fuerza de la razón histórica, la lógica humana, necesariamente debe imponerse ante la mentira. "LA VERDAD OS HARÁ LIBRES", frase cristiana que perdura a través de los siglos y se reviste de una actualidad inaudita e incluso hasta mágica; en este tipo de batallas como la que libramos a lo largo y ancho del país contra una oposición fundamentalmente mediática, sin arraigo sólido en los sectores pobres, sin bases ideológicas contundentes, sin principios, sin moral, en fin, sin ninguna razón sensata de tener una representación como aún la mantienen, explotando al máximo el dominio ideológico que les permitió alienar y enajenar a buena parte de nuestra población, solo con eso nos dificulta el accionar revolucionario, las malas costumbres forman parte del pan de cada día, pero total, esa es la batalla y hay que darla.

Continuamente nos enfrentamos a posiciones reaccionarias por parte incluso de sectores que deberían pertenecer a nuestras fuerzas, verbigracia el sector universitario, los jóvenes, los cimarrones de otrora, los batalladores contra la opresión, la represión, etc. Ahora, en una simbiosis antinatura, esos mismos espacios de la otrora "casa que vencen las sombras", la mentalidad pequeño burguesa, las visiones retrógradas son el pan nuestro de cada día en jóvenes pequeño burgueses más de mente que de pertenencia social. Mucha tinta se riega cada vez sobre el tema de la pequeña burguesía, sin embargo, hay otros sectores que aún se comportan de forma más reaccionaria, sectores de trabajadores, funcionarios del estado, pequeños empresarios y profesionales en su mayor parte jóvenes, alienados y enajenados por el sistema imperial. Esos mismos que el gobierno intentó enamorar con créditos blandos para vivienda y vehículos, sin embargo, en diciembre de 2007, en el referendo por la reforma, o se quedaron en sus casas disfrutando de apartamento nuevo o se "bombearon" a la playa para estrenar carro nuevo igualmente, para ellos el país que se vaya al diablo. Esa misma actitud invadió a buena parte de la estructura burocrática del estado, tanto nacional como en regiones y municipios.

"El picao de culebra cuando ve bejuco brinca" y esos fantasmas que nos rondó en la cabeza por allá por 2007, por más que uno intente borrarlos de la mente, no nos deja en paz y es bueno que no nos deje en paz, esto nos obliga a redoblar los esfuerzos esta vez. Esta situación quizás ha sido una de las razones del presidente para englobar la propuesta en la enmienda y obviamente que en este sentido lo respaldamos, por algo decimos y lo asumimos como el líder del proceso y los líderes de los procesos deben tener la ventaja de contar con un margen de maniobrabilidad suficiente como para llevar a pulso el tema político y el tema político es un asunto de realidades. Por esa razón es poco comprensibles que quienes se identifiquen con la revolución no sean capaces de entender las decisiones del comandante, a lo mejor porque están peleados con algún alcalde o algún gobernador, pero es realmente estúpido perder la perspectiva ante el reto que tenemos por delante colocándonos en posiciones de este tipo, sectarias por demás y llenas de muchas fallas.

Tal como entendemos los procesos políticos, como parte de realidades muy específicas, en donde no siempre se puede avanzar de manera uniforme y siempre nos encontramos con obstáculos y marchas en medio de altibajos, jamás se puede confundir el tema de la enmienda como parte del cálculo de aspiraciones locales que seguramente llena de temores a quienes sacan cuenta en estados y municipios para aspiraciones en alcaldías y gobernaciones, a pesar de lo aparentemente intrascendente del tema, es necesario atacarlo, entre otras cosas porque son muchos los de buena fe que confían en páginas como las de aporrea y luego de leer algunos artículos no encuentran explicación a muchas cosas, sobre todo esa de no entender a quienes dicen ser chavistas y sin embargo salen a exponer puntos de vista que descohesiona el planteamiento revolucionario y más aún en estos momentos en donde se requiere de mucha cohesión. Seguramente mi correo se llene de mensajes no muy gratos como cuando dije lo que dije de Dieterich y sus extrañas vinculaciones con Baduel, ahora seguramente será igual, sin embargo, los revolucionarios no debemos escribir para que nos aplaudan, los revolucionarios debemos escribir para decir las verdades. Como es lógico, ningún revolucionario puede re huir al debate y tampoco se puede amordazar a nadie, sin embargo, insisto, los revolucionarios tenemos que cohesionar nuestros mensajes. Si algo bueno tiene la derecha, bueno para sus intereses, es que cohesionan un mensaje, lo repiten y lo repiten y quien esté desprevenido termina simple y llanamente confundido.

El llamado es para todos los revolucionarios, demos la batalla por la enmienda sin fisuras, como uno solo, disparando en la misma dirección que el enemigo es todo aquel que se pone en la acera de enfrente a Chávez.

A los 365 alcaldes y a los 17 gobernadores, revisen bien, no dejen nada al azar, no nos puede pasar lo mismo del 2007 con la reforma. Supervisen ustedes mismos el trabajo político de estos días, no deleguen en funcionarios bajo el concepto de eficiencia técnica, bastante experiencia tenemos que los técnicos, muchos de ellos buenos técnicos, cuando se trata de buscar los votos o cualquier otra actividad de carácter político son unos verdaderos incapaces, forma parte de las fallas que afrontamos cuando no tenemos suficientes cuadros socialistas, muchos políticos de profesión o técnicos que no saben nada de política terminan, para justificar, cayéndole a coba al jefe, alcalde o gobernador y la tarea se enreda, la organización no funciona y luego los resultados son desastrosos... A los cuadros socialistas, donde estemos, geográficamente ubicados, echemos el resto, ayudemos a organizar, coloquemos la experiencia a favor de la Nóbel estructura del PSUV, donde estamos claros, falta mucho por construir y mejorar en el PSUV, sin embargo, allí está esa estructura, dando la batalla, con errores y defectos, pero dando la batalla...hagamos nuestra trinchera y no perdamos la perspectiva porque un alcalde o gobernador nos caiga mal, porque a lo mejor se equivocó...Camaradas, llegó la hora de la patria, llegó el momento de la batalla política más importante de esta década, digan lo que digan esto es así. Chávez es el único que garantiza el socialismo en esta etapa y para que muchos se pongan bravos mi particular concepto sobre el tema de quien reemplazará a Chávez, mi concepto es: quien sustituya a Chávez aún no nace, políticamente hablando y si permitimos que la derecha se nos cuele le estaremos clavando una daga a la propia revolución.

Uh Ah…Chávez Con el pueblo si va...

Uh Ah…Con Chávez el socialismo si va...


latojeda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1560 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas