El dolor de la victoria

La obtención de 17 gobernaciones y 80% de las alcaldías de todo el país nos ha dejado un regusto amargo que aún no permite que en los predios revolucionarios nos deleitemos saboreando el festín de la victoria.

Hay cosas que no cuadran.

Fenómenos asombrosos como la derrota de Aristóbulo Istúriz a manos de Antonio Ledezma. En este caso los politólogos presenciaron una reacción opuesta a la corriente progresista experimentada en las recientes elecciones gringas.

Contrariando todos los pronósticos, aquí se volteó la tortilla y el candidato negro o afrodescendiente perdió ante el pitiyanqui.

Los electores del estado Miranda, donde se ubica la "tierra ardiente y del tambor" y pululan los tataranietos de aquellos esclavos africanos que cultivaban el cacao y la caña, votaron por un sifrino cuya esencia es totalmente opuesta a lo que ellos representan.

Algo parecido sucedió en las barriadas populares que rodean la región de Petare, en el municipio Sucre del área capitalina. Allí se impuso la candidatura de otro niño bien que, al contrario de Eduardo Fernández y su señora esposa, ni siquiera había dormido una noche en una morada marginal.

La amargura de lo ocurrido en Zulia no disminuye la frustración de la derrota en Nueva Esparta, que no por esperada resulta menos dolorosa. Morel Rodríguez, el maestro de la mentira, experto en apuestas y chanchullos electorales, mantiene su hegemonía como el capo que más manda en la región insular.

No tengo la menor idea de si la oposición que ahora ocupa nuevos bastiones va a jugar a la ingobernabilidad o estimulará maniobras desestabilizadoras. Igualmente ignoro si el presidente Chávez diseñará un plan de batalla parecido al de Santa Inés para poner en marcha la campaña hacia una enmienda constitucional.

El momento es propicio para la autocrítica y el examen de los vicios que aquejan al Psuv.

A pesar de los simulacros de elecciones internas, hasta ahora la mayoría de los dirigentes no tienen peso específico y han sido impuestos directa o indirectamente por la voluntad de Chávez.

Ya es hora de que las bases se expresen seleccionando a sus dirigentes y candidatos sin ternas para que escoja el comandante.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2799 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas