Salóm Meza y Jorge Rodríguez: hoy

Con cuanto orgullo releo los textos del discurso de Salom Meza Espinoza cuando defendió su dignidad el 15 de diciembre de 1977 ante el Consejo de Guerra Permanente de Caracas, aún lo recuerdo decir “ve a estudiar que cuando regreses haremos un periódico revolucionario para informar a los trabajadores de las verdades sobre este país”. Ciertamente regrese luego a aquella Venezuela desordenada de entonces y mi primer trabajo fue diagramar la revista Cantaclaro junto a Noel Sirit y Rubén Hernández en la Tribuna Popular y diseñar cuanto periódico o libro llamaba al cambio social entre otros el libro “Elogio a la Anarquía” del mismo Salóm Meza y a cooperar en actos políticos unitarios de la izquierda resistente que dejan el recuerdo grato de la pasión a la vida que caracterizó a ese titánico revolucionario de una valentía probada en cárceles y torturas.

Salom, en 1977, encarcelado como estaba en el Cuartel San Carlos, hablaba al país desde la resistencia de su privada libertad entre la vigilancia militar de aquel tribunal de injurias y decía: “Se me empieza a señalar como involucrado en el secuestro de Niehous, el día siguiente del asesinato de Jorge Rodríguez…había necesidad de encarcelarme para que no usara mi inmunidad parlamentaria en la investigación de los verdaderos asesinos de Jorge Rodríguez y los autores intelectuales de ese crimen…”

Diciembre de 1977, todavía no hace treinta y un años exactos, pero hoy, la historia reivindica a Jorge y a Salóm, entonces cada uno vibró en sus frentes de lucha, el partido Liga Socialista el primero y el Movimiento Electoral de Pueblo el segundo, pero unidos siempre por el espíritu de la revolución bolivariana.

Hoy Jorge Rodríguez, esta caminando en las calles de Venezuela llamando a votar si a la vida, si a la libertad, si a la democracia, si al derecho de vivir con dignidad, luego de haber sido torturado y asesinado por los esbirros de Carlos Andrés Pérez, igual Salom, que después de pasar 10 años torturado y encarcelado por la dictadura de Pérez Jiménez y luego 2 años bajo el régimen del mismo responsable de la muerte de Jorge, hoy el viejo combatiente recorre las calles del centro de Caracas, organizando batallones lanzando arengas en las asamblea populares de la Parroquia Altagracia y Santa Rosalía, en la voz de Aristóbulo Isturiz, quien fuera discípulo de la escuela de Salòm en el Movimiento Electoral de Pueblo a finales de los 60 principios de los setentas, de allí viene el Negro Aristóbulo.

Porque hoy los hijos de ambos, de Salòm y Jorge han reivindicado la herencia revolucionaria de sus padres, el uno Jorge, un médico psiquiatra prestado a la política, recorriendo el país con el Presidente Chávez en función de candidato y coordinador de comandos y batallones andando los caminos que marchan en el llamado a construir la vida con el socialismo venezolano y el otro Fanelly Meza, abogado, que desde su tribuna de militante parroquial en el PSUV repite la imagen cana de Salóm en las asambleas populares donde haga falta el recordado entusiasmo vital del viejo combatiente.

En medio de obstáculos, de los pequeños egoísmos, de las mínimas parcelas por territorios donde el anónimo es el autor, la revolución va dibujando poco a poco una nueva generación de hombres dignos que Jorge y Salóm no pudieron ver ni tocar para la satisfacción de sus alegrías espirituales, pero las manos de Jorge (hijo) y las de Fanelly lo hacen por ellos dos, que satisfechos descansan en sus lugares ocultos donde no los podemos ver, aunque ellos, santos, nos pueden disfrutar y con sonrisas de brazos cruzados comentando las buenas y las malas de la revolución bolivariana.

Las discusiones celestiales entre estos dos mártires discurren entre la rapidez o la lentitud con que marcha la revolución, entre los métodos de unos y los errores de otros, apartando las nubes escuras que se meten en el medio donde todo transcurre en su tiempo justo y en movimiento dialéctico.

Recuerdo palabras lejanas de Salón en aquel Consejo de Guerra de 1977, de cuando el poder popular estaba lejos del logro que hoy sostiene, decía: “Necesitamos antes que sea demasiado tarde que este pueblo se de un gobierno decente y patriótico porque siguen gobernando los vagabundos, va a llegar el momento en que ese cáncer de la corrupción que ha entrado al organismo nacional habrá alcanzado tal progreso, que el esfuerzo de los civiles y militares para combatirlo tendrá que ser ciclópeo”.

Treinta años después el pueblo se ha dado un gobierno como el que soñó Salom y Jorge y de la esencia de ese mismo pueblo salió un líder como Hugo Chávez que conduce con brío titánico y ciclópeo el esfuerzo del pueblo venezolano y latinoamericano para hacer realidad las utopías que soñaron estos dos héroes.

Las calles bullen de energía revolucionaría, cada quien en su sitio, haciendo la labor que mejor saben hacer, conectados por signos y símbolos de esperanzas, pero sobre todo con una claridad meridiana que guía la justicia social. No hay tiempo para protagonismos mezquinos o resguardo en parcelas, refugios ni trincheras, hay que salir a apartar la humareda confusa que nos coloca el enemigo con ruidos sordos de galimatías, hay que salir del claustro y batallar en el frente que la victoria es nuestra.

La trayectoria de los movimientos sociales muchas veces, cuando no siempre, terminan por reclamar su propia historia y labrar los caminos que lo lleven a los objetivos de alcanzar el destino de justicia social por la que claman y en esas rutas el mismo pueblo escoge a sus líderes y a su vanguardia.

Hace 30 años que Salóm Meza se defendía ente un Consejo de Infames, reclamando dignidad y justicia, hace más de tres décadas que el espíritu de Jorge Rodríguez recorre este país arengando al pueblo por la justicia, la democracia y el socialismo, de sus energías vitales esta nutrido este pueblo que hoy y mañana saldrán de sus casas junto a sus familias a defender los logros del poder que le esta dando la Constitución y los cambios que habrán de llegar para la felicidad definitiva del pueblo venezolano.


aldemarobar@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7436 veces.



Aldemaro Barrios Romero


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor