De once… por fin una

waldomunizaga@hotmail.com

La sonrisa sarcástica y prepotente desapareció de inmediato del sobreactuado júbilo al oír algo que ya comenzarán a promediar, y que luego de la efervescencia del momento les llenará de angustia ante esta pírrica hazaña: EL JUEGO AUN NO TERMINA, NI SIQUIERA SE PODRÍA DECIR O CELEBRAR QUE ESTE 02 DE DICIEMBRE HAYAN ANOTADO UN “GOL”, EN REALIDAD SÓLO HAN EVITADO EL QUE NOSOTROS MARCARAMOS LA DIANA NÚMERO ONCE.

No es muy difícil saber o imaginar la descomunal carga que una vez más soportó con hidalguía y humanismo nuestro Presidente. A pesar de no tener aun la certeza real y tangible que había sido derrotada la propuesta de Reforma por parte del C.N.E., y ante el decidido y violento avance de un oscuro sector que ya se estaba desde las tinieblas articulando, prefirió con humildad dar muestras y registro de su profundo y devoto amor y compromiso para con el pueblo venezolano, enseñándoles y obligándolos a actuar y razonar como verdaderos demócratas (por supuesto al definitivamente mojarles la pólvora).

En este momento fuera de dejarnos seducir por el lazarillo que gobierna el ciego e irracional actuar de la Oposición, convendría de inmediato y a partir de este valioso momento, sumergirnos en la más valiente, correspondiente y crítica revisión.

Jamás pretendiendo hacer “leñas” de un árbol que sobretodo ahora puede gozar de una rejuvenecida salud, impostergable se nos presenta reconocer que este 02 de diciembre más que la Oposición haya alcanzado una victoria, fuimos nosotros los que solitariamente perdimos. Muchos, en el más oportuno de los momentos, objetamos con argumentos la redacción de la Reforma, y prácticamente se nos pretendió sepultar de “piedras” por algunos de los que precisamente nunca han estado “libres de pecado”.

El Presidente Hugo Chávez Frías ha logrado aprender lo que es y significa ser un verdadero líder, y para continuar aprehendiéndolo debe mantenerse en este incansable y obligado estudio. Ante lo cual obligatoriamente no podemos ni debemos abandonarnos de nosotros mismos ante la grandeza de nuestro líder. UN LÍDER PUEDE EQUIVOCARSE PERO CON SU PUEBLO NUNCA.

Más de cuatro décadas de sometimiento a la más infame y lujuriosa campaña de desinformación a todos los movimientos progresistas del planeta, indefectiblemente han dejado sus secuelas, las que muy difícilmente podrían haber desaparecido tan fácilmente. Ahora resulta que aquí en Venezuela había más SOCIALISTA que en China. No hace sino menos de diez años que el pueblo venezolano conoció sólo mediante la televisión, prácticamente, norteamericana la “realidad política” de todos los pueblos del planeta. En uno de sus artículos, con prometedora claridad, refería Alan Wood que a muchos de los intelectuales amigos suyos que le preguntaba acerca de sí no fuera Chávez quien impulsara esta Reforma la apoyarían, la respuesta sería la misma que seguramente daría todo el pueblo venezolano. . . NO.

Convenzámonos en el PSUV existen graves problemas, indiscutiblemente éstos se reflejó en el resultado organizativo de la estrategia electoral. En mi localidad ha sido la demostración más vergonzante de todos los tiempos y, al mismo tiempo, la más honrosa manera como los INCONDICIONALES demostramos hasta el último momento estar con el Presidente.

Bien creo que el acierto de la política internacional es visible, pero no puedo dejar de compartir en este momento lo que me refiere en la intimidad mi familia desde Chile: qué necesidad tiene tu Presiente de descalificar tan absurdamente a quienes los convierte en “víctimas”, él ha demostrado suficiente inteligencia para que caiga en el papel característico de los que arremete.

El grado de servilismo de algunos compañeros se me torna tan dañino y peligroso como el complot de algunos infaustos personajes que afortunadamente han abandonado nuestras filas. La sinergia de este momento ha dejado registro y condicionamiento en el comportamiento de los que han permanecido RODILLA EN TIERRA que los que se han ido jamás podrán tener regreso, aun cuando sobre el brazo lo acompañe una “bula” o una gallina.

Hasta el cansancio y la cordura nuestro Presidente nos ha demostrado ser el único capaz de llevarnos en camino de nuestras esperanzas, conviene no dejarlo solo y hacerlo cada vez más infalible. Es conveniente hacernos grandes junto a él.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2083 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas