¿Tomar del botellón de Jaicinchi o luchar en el batallón de Chávez?

Los que tienen espíritu festivo

se rascan diariamente sin motivo,

y aquellos que lo tienen muy doliente,

se rascan, con motivo, diariamente.

Aquiles Nazoa


Una tarde que llegué temprano a casa, mientras me quitaba la chaqueta, noté que cerca del comedor había un olor a vino tinto. Inmediatamente le pregunté a mi hija menor, recién egresada de la escuela primaria, que había sucedido. Me respondió que se trataba de una botella abierta hace más de una semana, y que se había derramado incidentalmente. ¿Te preocupa eso, papá? No, simplemente quiero saber porque la sangre de Baco se derramó...impunemente...

Unos minutos más tarde, mi hija me preguntó: ¿Quién es ese señor Baco, cuya sangre tanto te preocupa?. Bueno hija...le dije, ese es un añejo cuento muy largo, que por ahora sólo te daré un breve resumen:

Resulta que en la mitología romana, el dios del vino lo bautizaron con el nombre de Baco, mientras que en la mitología griega lo llamaban Dioniso. Cuentan que Dioniso tenía tantos poderes especiales, que llegó a dotar a un rey llamado Midas de virtudes mágicas, que le permitía que cada cosa tocada por él, se le convertía en oro, e inclusive hasta su propia comida y bebida, motivo por el cual, a la postre, el rey logró desprenderse del poder especial que antes había añorado. Otra de los cuentos de la mitología griega, refiere que Hefesto, hijo de Hera, fue expulsado del Olimpo por ésta, ya que este había nacido con un solo pié. Hefesto, entonces, regaló a su madre, un trono de oro mágico donde Hera quedó atrapada al sentarse en él. Fue entonces cuando Dioniso regresó a Hefesto al Olimpo, después que lo emborrachó; también Hera fue liberada...en recompensa, Baco, fue reconocido como uno de los dioses del Olimpo...por cierto, también se cuenta que las mujeres que adoraban a Dioniso eran salvajes y sedientas de sangre, llamadas Ménades..

¿y que más recuerdas? Preguntó con mucho interés mi querida bordona. Hay muchas otras cosas más, le dije, entre ellas que Dioniso (Baco) ha seguido dando mucho que hacer hasta nuestros días.... escucha esto:

Cuentan las críticas de las buenas lenguas, que una vez hubo en Venezuela un presidente llamado Jaicinchi, cuya mayor fantasía y visión estaba en imaginarse que su palacio, llamado Miraflores, era un gran bodegón que flotaba rebosante de finos licores importados y a su vez protegidos por delicados estuches, dentro de los cuales, descansaban robustos botellones de cuyo interior sus servidores inmediatos de turno, ofrecían en finas copas el elíxir consagrado de los adoradores del dios Baco y del oro. Centenares de empresarios compartían con este presidente, sus deseos en que todo se convertiría en oro, en riquezas, en buenos vinos, pero para su desdicha o complacencia, según narra la historía, los grandes tesoros del país se fueron volando en exquisitas alfombras mágicas a engrosar el patrimonio de empresarios, oligarcas y políticos del norte y de su propio país ...dicen que así como Eurípides en sus Bacantes describió la naturaleza nefasta de Dioniso, en Venezuela, al heredero oficial de Baco, el pueblo cansado, de sus impertinencias, lo condenó junto con sus mujeres a vivir para siempre en el Galaxial Olimpo de los no volverán...

Unos minutos más tarde, volvió mi hija con sus preguntas y..¿Que piensa nuestro actual presidente sobre la historia que me has contado? ¿Qué ha pasado en Miraflores con las fantásticas mil y unas noches que tu dices vivió Jaicinchi? ¿Siguen viajando en mágicas alfombras, las inmensas riquezas, que tu dices tiene Venezuela, hacia los poderosos empresarios del norte?

Déjame decirte, mi querida hija, que ahora Baco desalojó el Palacio, lo abandonó. Los festejos que se hacen allí son muy frugales y con muy poco licor. El presidente actual, está muy interesado en muchas cosas que empiezan por “b”, como batallar contra la ignorancia, la pobreza, el robo y el exceso en el disfrute de licores. La batalla por adecuar la constitución al pensamiento y la acción socialista y por contar con una organización sólida que respalde el proceso de cambio revolucionario, lo ha impulsado a promover el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), especialmente mediante la creación y desarrollo orgánico de sus Batallones, oye bien, no botellones.

Por cierto, ayer sábado, en toda Venezuela, se eligió voceros (as) y comisionados (as) para el gran congreso que se realizará en los próximos meses. Fíjate que en el batallón 67, bautizado con el nombre de Anibal Nazoa, hubo una asistencia al proceso electoral superior a cien compatriotas. Esto es bien significativo, pues se trata de una zona, del Este de Caracas, donde la oligarquía y las mafias siempre han sido mayoría abrumadora. Con todas las deficiencias que todavía existen, realmente fue un éxito sin precedentes este proceso comicial, donde gente de la clase media baja y media media, ejercieron el voto secreto y directo y manifestaron su simpatía por nuevos y antiguos luchadores sociales que comenzarán a liderar a esta emergente organización popular.

Por último, debo decirte, que nuestros batallones, ahora es que tienen mucho por hacer. A parte de luchar por el cumplimiento de los deberes y derechos de los ciudadanos, de radicalizar y profundizar el proceso de construcción del socialismo, es necesario, establecer vasos comunicantes permanentes entre el poder ejecutivo y los representantes de elección popular de cada circunscripción. Ya es hora, por ejemplo, que los diputados nacionales y regionales, los concejales, los miembros de la Juntas Parroquiales y los integrantes de los Consejos Comunales mantengamos una comunicación permanente y fluida.

Ya basta que todavía se piense en que los dirigentes y líderes pueden conducir el trabajo político y social enclaustrados en un organismo legislativo o desde las pantallas de T.V. Es necesario y urgente que esta gente venga a los batallones del PSUV a enterarse de lo que pasa en las comunidades y a informar de lo que ellos están haciendo. Salvo un funcionario de alto rango diplomático y otro de alto rango de las finanzas públicas venezolanas, que se hicieron presentes en las reuniones del Batallón Anibal Nazoa, el resto de funcionarios elegidos, por ejemplo, en el Municipio Baruta, brillaron por su ausencia. En otras palabras, la comunicación debe ser bidireccional e iterativa, de abajo hacia arriba, de esta hacia abajo y así sucesivamente. Como decía el Presidente Mao, partir de las masas para volver a ellas...

Como puedes ver, le dije a mi niña, luchar al lado de los batallones del pueblo y del Presidente Chávez, no es nada comparable con beber del botellón de Jaicinchi. En ambas expresiones se resalta la “b” y terminan en “llón”, pero los principios y fines que los rigen son muy diferentes....Cuando volteé a mirar en los ojos a mi hija de casi 13 años de edad, me di cuenta que se había quedado dormida, pensé entonces, así somos casi todos los humanos cuando nos iniciamos en la adolescencia, pero no importa, me dije, algo de lo contado esta tarde queda....

(Yovic01@cantv.net)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2645 veces.



Yolí J. Núñez O.


Visite el perfil de Yolí José Núñez O. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas