Desfalcos en PDVSA y más allá: ¿Delincuentes disfrazados de bolivarianos?

Unas mulas llevaban frecuentemente cargas muy pesadas, tanto así que pudiesen caer antes de llegar a su destino. No obstante, a pesar del esfuerzo, lograban recuperarse como de costumbre. Cuentan que una de las bestias llevaba sacos de granos y la otra sacos de oro y plata. La mula que llevaba los granos caminaba muy tranquila como siempre, sin hacer ruido. Mientras que la otra bestia, que cargaba los metales preciosos, caminaba con cierta soberbia y entusiasmo, como si estos fueran suyos o como si supiera que lo llevara algo de mucho valor material, haciendo mucho ruido con los cascabeles que le colgaban del cuello, buscando llamar la atención por donde pasaba, y así seguía mientras transcurrían las horas, ya cerca de su destino, tenían que pasar por un camino estrecho y extraño, donde por cierto las mulas hicieron tanto ruido que llamaron la atención de unos ladrones que los siguieron¡ De pronto los malhechores saltaron sobre ellos para robarles! En el forcejeo los delincuentes desenfundaron filosas armas que hirieron a la mula cargada de oro y plata, mientras ignoraban a la cargada de granos. Mientras tanto, la mula herida se lamentaba de su desgracia, mientras el otro animal irónicamente dijo:

"Felizmente a mi no me han herido y tampoco me llevaron mi carga, por lo que prefiero me hayan ignorado, porque afortunadamente nada perdí" (fábula Las Mulas y los Ladrones. Serie de Esopo)

Indudablemente que las fábulas narradas o escritas por Esopo, vienen cargadas de fantasías y más lo fuesen, si para en los antiguos tiempos, los fabuladores hubiesen contado con el poderoso y universal petróleo, que hoy recorre el mundo de norte a sur y del este al oeste, y donde por cierto la vida del planeta en que vivimos se ha hecho dependiente del llamado oro negro…

En cuanto a los y ladrones y chorros que coprotagonizan la citada fábula, vale recordar a la célebre canción argentina "Cambalache", donde su célebre autor Enrique Santos Discépolos, describe a modo de advertencia, como deberíamos estar preparados para afrontar en el siglo XXI el otro rostro de los humanos, donde "que falta de respeto, que atropello a la razón, ¡cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón!..." . Así es el mundo en que vivimos, con abundantes hombres de bien llevando inmensas cargas que van desde el resultado del trabajo agropecuario, pasando por el comercio floreciente, hasta toparse con inmensas fortunas representadas por el dios petróleo…por supuesto, todo ello arropado de honestos, pero también de pícaros negocios y negociantes.

Para concretar la esbozada y preliminar idea, escogeremos el caso actual de Venezuela, país, con inmensas riquezas naturales, con énfasis en la producción y comercialización petrolera a nivel mundial. Al respecto, sabemos del saqueo abierto y descarado que se hizo desde el Norte al llevarse dicho producto a menos de US $ 6 el barril a finales del siglo XX. Recordemos que durante toda la citada centuria, especialmente E.E.U.U., England y Holland, controlaron a su antojo todo el comercio petrolero; sin embargo, con la ascensión del gobierno bolivariano en 1999, se dio un importante "Golpe de Timón" como lo dijera el Presidente H. R.Chávez, y se logró mejorar los precios de exportación y también se alcanzó en buena medida combatir la corrupción que prevaleció en el siglo pasado, donde la población estaba muy limitada en su alimentación, vivienda, educación, infraestructura y en el desarrollo general del país.

Pero…¿Termina allí la historia? Lamentablemente los factores de poder internacionales no se han quedado quietos y por el contrario han infiltrado a la nueva PDSA (principal empresa petrolera venezolana), para lo cual se lograron colocar en estos últimos años a algunos ejecutivos al servicio de sus intereses particulares y transnacionales.

Dentro del cuadro precedente, en este último año, la Fiscalía General de la República a cargo del Dr. Tarek William Sask, ha venido investigando y denunciando importantes focos de corrupción cuyos centros principales están ubicados en la Faja Petrolífera del Orinoco, en la empresa CITGO, en el Principado de Andorrra y en diversas conexiones con la República de Panamá. Al respecto se sugiere consultar fuentes confiables a fin de evitar exageraciones y mal informaciones que pudiesen perjudicar a la República.

Si se consultan algunas referencias, podemos corroborar que efectivamente han habido irregularidades que comprometen la buena gestión en la industria petrolera u otros órganos pertenecientes al Edo. Venezolano en estos últimos años, sin embargo, estos actos de corrupción, sin bien son graves, en ningún momento se pueden comparar con la negligente y corrupta gestión que tuvo lugar en la época de la IV República.

Otro aspecto que merece atención fueron las denuncias ante la Fiscalía General en el mandato de la Fiscal Luisa Ortega Díaz, todo lo cual fue ignorado por dicha funcionaria y que por supuesto estimuló hechos de corrupción que ahora se están investigando.

Demos sentar por negado de una vez por todas, aquellas acusaciones que provengan de personas o grupos manejados y cómplices de la extrema derecha que de manera aberrante maltratan a las autoridades del país: "El Sr. Tarek o el Sr. Maduro", "Sátrapa Presidente fallecido", "Las deudas mal habidas y guiadas hacia el abismo" (para referirse a los convenios con la R.P. China y la Federación Rusa. "PDVSA se convirtió en una quincalla" en fin, se trata de charlatanes que aunque pudiesen tener alguna parcial razón, no tienen la autoridad moral ni profesional para descalificar todo lo que haga el gobierno bolivariano.

En síntesis, convengamos en cuatro -4- asuntos:

l. El gobierno bolivariano ha hecho importantes y significativos avances en nutrición para el pueblo, educación, cultura, deportes, vivienda, infraestructura y mejoramiento de las F.F.A.A., superando en una distancia larga a las pequeñas mejoras que se introdujeron en la IV R.

2. Es cierto que en el gobierno bolivariano ha habido y todavía existen algunos focos que gestionan la administración pública, en un ambiente tendente a la deshonestidad y en general corrupción, Los hechos denunciados por el Fiscal General de la Republica así lo confirman.

3. Hasta ahora las críticas generadas desde la denominada oposición que actúa en Venezuela, han sido muy mal enfocadas, exageradas y carentes de propuestas válidas para mejorar lo que proceda.

4. Se requiere el concurso de la mayoría de la población venezolana para corregir, salvar omisiones y mejorar todo lo cual demanda el país. Es urgente y necesario maximizar las distancias entre los que piensan, dicen y hacen las cosas bien, con relación a los que se expresan mal y en general actúan en contra de la sociedad y sus buenas costumbres.

Podríamos concluir estas breves líneas, invitando a no imitar a los que confunden lo bueno con lo malo, lo ordenado con los arbitrario y en general a todas aquellas obras que merecen ser distinguidas y apartadas de lo que no beneficia a la mayoría de la población, en este sentido, vale copiar la parte final de esta satírica expresión tanguera que nos dejó el canta autor nrique Santos Discépolo:

"Hoy resulta que es lo mismo

Ser derecho que traidor, ignorante,

Sabio, chorro, generoso, estafador,

¡Todo es igual, nada es mejor,

lo mismo un burro que un gran profesor!

No hay aplazaos ni escalafón,

Los inmorales nos han igualao…

Si uno vive en la compostura y otro roba

En su ambición, da lo mismo que si es cura,

Colchonero, rey de bastos, caradura o polizón"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1209 veces.



Yolí José Núñez O.


Visite el perfil de Yolí José Núñez O. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: