Cinco veces sí mil veces no

Sólo dos letras y un acento, una Consonante y una Vocal, fue suficiente para que el pueblo venezolano, rechazara en forman contundente las pretensiones imperiales de continuar sobre la base de la fuerza, el chantaje y el, soborno, continuar subyugando y explotando nuestros pueblos.

No hubo necesidad de recurrir a todo el arsenal de consonantes y vocales que tiene nuestro alfabeto, para decirle al mundo que Venezuela, hija de libertadores, proclama a todos los vientos, su condición de país independiente y soberano, dispuesto a defender, con el derecho y la historia, su integridad territorial.

El Sí, con firmeza y determinación recorrió toda la geografía nacional en forma de cascada, con la fuerza de sus ríos y saltos de agua prodigiosos, dándose un ejemplo de que, sobre los temas de interés nacional, por encima de ideologías y colores, lo que debe prevalecer es la unidad nacional, por sobre de las mezquindades politiqueras y las malinches y las melinches, que nunca faltan, haciéndole honor al dicho popular "En toda buena familia hay una oveja negra"

Esas ovejitas descarriadas pasarán al baúl de los malos recuerdos de la historia, tendrán su costo político, mientras que la actitud altiva del pueblo venezolano, marcará un hito histórico que será recordado gratamente por los registros históricos y grabado en la conciencia de las futuras generaciones.

La votación que alcanza alrededor de los once millones de sufragantes es importantísima y estoy seguro de que si los sectores políticos le dan una sabia lectura, marcará un antes y un después en la política venezolana, porque los sectores que hacen vida en ese sector de la sociedad, comprenderán al fin que existen tópicos de la vida nacional donde es indispensable unir esfuerzos, coincidir, son políticas de estado, que independientemente del gobierno de turno, se deben continuar y cumplir.

Otra lectura importante que podríamos dar a estos resultados, tiene que ver con la madurez política de la población venezolana. Es indudable que en los últimos años el pueblo venezolano, ha tomado más conciencia política por lo que a futuro la consulta a los ciudadanos sobre temas de interés nacional debe ser prácticamente obligatoria, haciendo que el protagonismo y la participación sean desarrollados en la practica como lo contempla la Constitución de La República Bolivariana de Venezuela.

Ahora, luego de esta exitosa consulta, hablando deportivamente, la bola está de parte del gobierno nacional y debe interpretar correctamente el mandato popular que de allí se desprende, sobre todo en lo relacionado a la creación de nuevo Estado Esequibo, labor que debe ser emprendida por la Asamblea Nacional, para continuar con otras medidas que ha tomado la Fuerza Armada venezolana, de consolidar nuestros derechos sobre esa zona en reclamación, cuyos títulos históricos, son de indubitable propiedad de todos los venezolanos.

Al pasar el resultado del referéndum, no debe dejarse enfriar el sentimiento patriótico, debemos continuar en campaña nacional e internacional para crear una conciencia fundamentada en lo histórico y lo jurídico sobre los legítimos derechos que tiene Venezuela cuando al unísono, todos los factores políticos afirman: El Esequibo es territorio venezolano.

Con la celeridad que ameritan los hechos, debe incorporarse el tema del Esequibo en la Educación Formal, como un eje transversal, para que las presentes y nuevas generaciones conozcan a fondo el tema y este se integre a la cultura nacional.

Venezuela, el 3 de diciembre 2023, fecha que quedará marcada en la historia patria, con firmeza y determinación, dijo SÍ, por la defensa integral de su territorio y dijo NO, a las pretensiones imperiales, a los piratas del Siglo XXI, que pretenden continuar subyugando y desangrando a nuestros pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor


Notas relacionadas