Venezuela debe actuar como lo está haciendo con El Esequibo, pero con mayor contundencia

Nuestra República en aras de permanecer apegada a los más nobles principio de protección, como madre, ya vistos todas las astucias que los contrarios a ésta, han manifestado con hechos propios de interesados y de opositores venezolanos sin patria, buscando prebendas y recursos internos propios de la República, todo con intereses oscuros muy bien manifestados desde otrora y en su propia actuación ante nosotros los venezolanos y los pueblos del mundo, agrupados los poderes públicos, decide, no NICOLAS MADURO, sino el pueblo representado en él, a realizar un referéndum consultivo, a los fines de reclamar por cualquier vía que sea, la región de Guyana.

Este referéndum consultivo, fue aprobado por la Asamblea Nacional y está programado a realizarse el 3 de diciembre de este año.

Efectivamente que aqui, se consolida el Poder Público, no como afirman los detractores de Venezuela, sino agrupados el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, el Poder Judicial y el Electoral en uno, para decidir y aprobar y ejecutar acciones defensivas en contra de quienes, solo quieren aparecer en la palestra pública como "héroes".

Ya todos tenemos conocimiento de las preguntas que este referéndum presentará, y que no son más que aquellas que van en defensa de nuestra soberanía. Quién podría oponerse a esta situación de defensa, quien será aquel que se negarse a este referéndum, solo unos cobardes, detractores y vulgares personeros con intereses oscuros. El venezolano que exprese lo contrario debería ser enjuiciado penalmente ante la historia, aquí no vale lo de la Libertad de Expresión, aquí valen solo los intereses de nuestra Patria.

Por allí se afirma que tal referéndum es una medida no vinculante, yo diría que sí es vinculante ya que es decisión de un pueblo apegado a su territorio. Aquí deberemos aplicar la Ley positiva con la fuerza que representa la defensa de nuestros intereses soberanos, esto no es para que se interpongan comentarios mal sanos, que políticamente traten de afectar lo que se está realizando.

Aquí el único interés que debe imperar es el de la solidaridad de un pueblo que ve afectado su territorio y que ve como con decisiones apartadas de la realidad, han permanecido usufructuando el mismo de una manera ilegal.

Este referéndum en su contenido a aceptar o no, consta de las siguientes preguntas:

1. ¿Está usted de acuerdo en rechazar, por todos los medios, conforme a derecho, la línea impuesta fraudulentamente por el Laudo Arbitral de París de 1899, que pretende despojarnos de nuestra Guayana Esequiba?

2. ¿Apoya usted el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el único instrumento jurídico válido para alcanzar una solución práctica y satisfactoria para Venezuela y Guyana, en torno a la controversia sobre el territorio de la Guayana Esequiba?

3. ¿Está usted de acuerdo con la posición histórica de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para resolver la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba?

4. ¿Está usted de acuerdo en oponerse, por todos los medios, conforme a derecho, a la pretensión de Guyana de disponer unilateralmente de un mar pendiente por delimitar, de manera ilegal y en violación del derecho internacional?

5. ¿Está usted de acuerdo con la creación del estado Guayana Esequiba y que se desarrolle un plan acelerado para la atención integral a la población actual y futura de ese territorio, que incluya entre otros el otorgamiento de la ciudadanía y cédula de identidad venezolana, conforme al Acuerdo de Ginebra y el Derecho Internacional, incorporando en consecuencia dicho estado en el mapa del territorio venezolano?

Me pregunto: Hay, dentro de este Referéndum alguna pregunta, que tenga la posibilidad de, que, pueda ofender a la soberanía o a cualquier ciudadano de la República,?, Creo que no, más bien representan, estas preguntas, el interés de los venezolanos, en mantener la soberanía de las tierras despojadas, por quienes antes y ahora,han dispuestos y quieren en la actualidad, disponer de sus recursos, antes la caña de azúcar, hoy el petróleo y otros productos como el oro, diamantes, entre otros muchos.

Quién podría atacar, este sano interés, de proteger nuestra soberanía, nuestro territorio?

Para dar una explicación, muy pero muy sencilla y donde se puede apreciar la realidad de lo que sucede en Guyana, tendríamos que analizar las posturas de Venezuela en cuanto al tema del Referéndum Consultivo.

· En efecto tenemos que nuestra bella Venezuela, expresa sabiamente que ésta, considera que forma parte del territorio soberano desde 1810; "así lo establecieron ya las primeras Constituciones de 1811 y 1819".

· Venezuela señala que el Acuerdo de Ginebra respalda la posición venezolana que considera "nulo e írrito" el laudo arbitral de 1899.

· Sobre la base del Acuerdo de Ginebra, las partes acordaron en 1966 que "la controversia territorial se resolvería mediante negociaciones amistosas para alcanzar un arreglo práctico, aceptable y satisfactorio".

Posturas estas que fueron rechazadas por el gobierno de la Guyana Esequiba, incluyendo por supuesto lo del Referéndum Consultivo, y ello por cuanto seguramente para estos, consideran que sus intenciones de seguir de apropiarse indebidamente, serian nugatorias.

Yo personalmente, si fuera presidente, estando facultado por nuestra Constitución, hubiera ordenado que se conformarán tropas de asalto e invadir definitivamente a Guyana, apropiarse de lo que es suyo y mantener un control absoluto sobre ese territorio venezolano. Hace muchos año, por allá por el año 1.973, con el General Marcos Pérez Jiménez me reuní en la ciudad de Madrid, España, en su casa, en una amena conversación, que, de vez en cuando sosteníamos, , me dijo que, si él hubiese permanecido en Venezuela, en aquel año 1.958, cuando decidió unilateralmente salir del país, no por golpe de Estado alguno, invadiría ese territorio, por considerar éste, que, ese territorio es de Venezuela y no existen posibilidades útiles, que, puedan devolverlo a nuestra República. Así que el Estado venezolano tiene la última decisión. De seguir con estos convenios y juicios estériles, estaremos eternamente sin nuestro territorio, dejando en manos de terceros inescrupulosos, su posesión y provecho económico, mancillando nuestra soberanía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1155 veces.



José Agustín Reverón


Visite el perfil de José Agustín Reverón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas