Si a todo. El sol de Venezuela nace en el Esequibo

Para el próximo tres de diciembre del presente año se ha convocado al pueblo venezolano a un referéndum consultivo sobre el teme de la disputa con el vecino país de Guyana por el territorio Esequibo.

Cinco preguntas deberán ser respondidas por los que acudan a la cita para reafirmar la soberanía. Lamentablemente la polarización política actual hace que quienes adversan al gobierno del presidente Nicolás Maduro se sientan reacios a participar en la misma por tildarla de componenda del gobierno para algún fin oculto.

Guyana y la comunidad internacional estarán atentos ese día para medir la participación y leer las respuestas de los venezolanos a ese tema de vital importancia para la seguridad y estabilidad de la zona.

Cinco Síes deberían ser la respuesta de cada elector ¿Por qué?, veamos las preguntas.

1.- ¿Está usted de acuerdo en rechazar por todos los medios, conforme al Derecho, la línea impuesta fraudulentamente por el Laudo Arbitral de París de 1899, que pretende despojarnos de nuestra Guayana Esequiba?

R. SI.

En el laudo arbitral de Paris de 1899 Venezuela no tuvo la oportunidad de enviar a ningún delegado para efecto de la defensa de nuestra posición y nuestro reclamo. El tribunal instalado para ello estuvo compuesto por dos norteamericanos representando la defensa de Venezuela, dos ingleses representando la defensa de Inglaterra y un ruso que hizo las funciones de juez elegido por ambas representaciones. A pesar de la cantidad de mapas y documentos llevados por los abogados norteamericanos justificando el reclamo venezolano en contraposición a la nula exposición documental de los abogados ingleses en defensa de la suya, el juez determinó que la línea divisoria entre Venezuela y Guyana era la pedida por los ingleses al oeste del rio Esequibo, sin ningún tipo de sustento. El juez ruso fue premiado después de este veredicto con títulos y propiedades por parte del reino de Inglaterra, según expuso en su testamento el abogado norteamericano Severo Mallet-Prevost, quien expuso, además claramente toda la manipulación fraudulenta del Laudo arbitral.

2.-¿Apoya usted el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el único instrumento jurídico válido para alcanzar una solución práctica y satisfactoria para Venezuela y Guyana, en torno a la controversia sobre el territorio de la Guayana Esequiba?

R. SI

El acuerdo de Ginebra de 1966 fue el resultado de la protesta de nulidad por parte de Venezuela ante las naciones unidas, sobre el laudo de París de 1899, luego de conocerse el testamento del Abogado Prevost, dónde expuso toda la manipulación ejercida por Inglaterra sobre los abogados que representaban a Venezuela y sobre el juez, las prebendas ofrecidas y dadas al juez para que fallara a su favor y la amenaza de exigir mas territorio si o se aceptaba como mínimo esa línea que se mantiene hasta hoy, según Prevost, su equipo decidió aceptar esa propuesta pues Inglaterra amenazaba con exigir territorio hasta la desembocadura del Orinoco si se alargaba la discusión. El acuerdo de Ginebra fue, entonces, la solución inmediata que sentaría de "tu a tu" a ambos contendientes obligándose estos a buscar una solución pacífica a la controversia, con clausulas precisas de como se podría avanzar en la solución definitiva.

3.-¿Está usted de acuerdo con la posición histórica de Venezuela de no reconocer la Jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para resolver la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba?

R. Si.

El acuerdo de Ginebra en su artículo 4 contempla que ambos contendientes de mutuo acuerdo pueden remitir el caso a un órgano internacional que ambos elijan, en este caso la elección de la corte internacional de Justicia como competente para oír del caso fue una decisión arbitraria del secretario general de las naciones unidas sin que ninguna de las partes lo hubieran solicitado y bajo la protesta de Venezuela.

4.- ¿Está usted de acuerdo en oponerse, por todos los medios conforme a Derecho, a la pretensión de Guyana de disponer unilateralmente de un mar pendiente por delimitar, de manera ilegal y en violación del derecho internacional?

R. SI

A la firma del acuerdo de Ginebra, sobre la base de que el Laudo Arbitral de París de 1899 es nulo e irrito, la titularidad del territorio en cuestión queda en suspenso hasta tanto no se resuelva, según lo pautado en el articulo 4 del Acuerdo de Ginebra en base al articulo 33 de la carta de las Naciones Unidas, la posesión definitiva de la misma.

5.-¿Está usted de acuerdo con la creación del estado Guayana Esequiba y se desarrolle un plan acelerado para la atención integral a la población actual y futura de ese territorio que incluya entre otros el otorgamiento de la ciudadanía y cédula de identidad venezolana, conforme al Acuerdo de Ginebra y al Derecho internacional, incorporando en consecuencia dicho estado en el mapa del territorio venezolano?.

R. SI.

Aun cuando está por definirse de manera legal y absoluta la titularidad de la tierra, los venezolanos estamos asistidos por documentación histórica suficiente para no dudar sobre la pertenencia del territorio en cuestión a la República Bolivariana de Venezuela y dada las circunstancias, lo mas prudente es constituirlo en un nuevo estado en vez de reintegrarlo a los estados a los que permaneció anteriormente (Bolívar y Delta Amacuro), es un acto de justicia cedular a todos los habitantes de la zona como venezolanos por nacimiento y brindarles a atención que merecen como venezolanos y respaldarlos con decreto especiales que reactiven su economía.

Cinco síes deberían depositar los venezolanos el tres de diciembre e involucrarse definitivamente en la reconstrucción de la territorialidad mutilada de la patria, por el secuestro de una parte en manos del imperio Ingles quien de manera irresponsable lo regaló a Guyana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1152 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Jiménez

Oscar Jiménez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas