Comandante Chávez: A diez años de su partida hay un chavismo leal su líder

Hoy domingo 5 de marzo se cumplen diez años cuando la celada de la muerte le tendió la trampa al comandante Chávez, quien partió rumbo a la eternidad, dejando un legado vibrante y una serie de tareas para consolidar la revolución y defender y mantener la independencia como el don más preciado por el cual debemos luchar. Y la mejor manera de honrar a Chávez es no desmayar en la proyección revolucionaria y garantizar la seguridad de nuestro pueblo y de la nación.

Efectivamente, a diez años de su partida física, Chávez se quedó sembrado en la conciencia de este pueblo y es una voz que está presente en cada acto, en cada actuación, en cada despliegue, en cada decisión política, para decirnos lo que se debe hacer; y como fieles al juramento de lealtad, hoy mantenemos en alto su nombre y su obra, para seguir adelante, seguir por las sendas revolucionarias, construyendo, haciendo y venciendo los obstáculos y las situaciones difíciles que se han presentado en el camino. Sus enseñanzas no fueron en vano y diez años después de su partida al plano espiritual, nosotros nos aferramos a la constancia, a la fortaleza que desde siempre ha tenido este pueblo que se crece, que persevera hasta lograr la victoria.

Aunque no han sido fácil estos últimos diez años, tampoco nos hemos amilanado ante las situaciones y con firmeza nos hemos plantado para hacerle frente a toda la irracionalidad de la derecha fascista venezolana, quien se arrastra en los bajos instintos de hacer política y en alianza con las fuerzas oscuras del fascismo imperial, se han ensañado contra nuestro pueblo para causarle el mayor sufrimiento, no sin antes saquear buena parte de los recursos monetarios de la patria. Sí, con la complicidad de varios gobiernos de América Latina y otros países del mundo, lograron apoderarse de millones de dólares y de empresas claves para el desarrollo e impulso del país, tales como Citgo y Monomeros, el oro confiscado en Londres; poniéndolo en manos de la banda criminal liderada por Juan Guaidó y sus ladrones de siete suelas.

Mientras los grupos opositores se hunden en los laberintos del saqueo y la traición, hay un chavismo leal a su líder, a su legado y sus enseñanzas. Hay un pueblo que aprendió a valorar la política como herramienta para la transformación y mecanismo de ayuda para atender las demandas de las comunidades y resolver sus problemas; por ello el poder popular es clave para seguir avanzando en la construcción de todas esas estructuras que permitan canalizar cada planteamiento, cada proyecto y ayudar en el logro y avance hacia una mejor calidad de vida. Sabemos y conocemos la realidad de como el gobierno nacional hace enormes esfuerzo para cumplirle al pueblo, a pesar de todas las sanciones propiciadas por el imperio norteamericano, las cuales han golpeado fuerte a la República, dejando una estela de daños colaterales.

Así vamos avanzando y ya en este primer trimestre del 2023, nos enfilamos hacia la gran batalla del 2024, donde saldremos victoriosos. Chávez nos dejó la hoja de ruta y la revolución hoy tiene bien definida y consolidada las coordenadas por donde vamos a transitar, rumbo a la nueva época, rumbo al 2030. Así que los revolucionarios y revolucionarias estamos comprometidos a no fallarle a nuestro Comandante Eterno, a no fallarle a nuestra familia y nuestra patria. No es tiempo de vacilar, sino de avanzar, de "lucha, batalla y victoria. ¡Qué así sea!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1524 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas