A Carlos Lanz lo queremos visible

Me tocó trabajar un poco con Carlos Lanz Rodríguez, en Puerto Ordaz. Ese contacto me sirvió para conocer a un hombre extraordinariamente enamorado de sus ideas. No descansaba en su trabajo duro por crear un hombre nuevo de conciencia ilimitada al servicio de la transformación de lo viejo, de lo inserviblemente arcaico y perturbador, en un nuevo modo de concebir la revolución a través de la acción creadora. A eso se dedicó, sin descanso, en el tiempo que estuvo en tiempo que estuvo al frente de una de las empresas del Grupo CVG.

Ahora, Carlos se ha hecho invisible. Desde hace algunas semanas atrás, su figura desapareció cuando cabalgaba sobre la integridad de sus productivos 76 años. Nadie ha sabido de él desde el 8 de agosto. "Se lo tragó la tierra", diría alguien malsanamente, del hombre que desde los 17 años milita en la izquierda venezolana. Lucha, tras lucha, cárcel tras cárcel, concha tras concha, su mente plena de inconformidad se pulió y se encaramó en el amor bolivariano.

"Carlos es un cuadro sólido, maduro, integral del proyecto bolivariano y efectivamente eso lo convierte en un ‘blanco’, en términos militares lo que se llama un ‘objetivo militar’ para los enemigos de la revolución bolivariana. Presumimos con mucha razón que se trata de un secuestro de carácter político. Por eso llamamos a que se haga visible la situación del compañero y exigimos junto a su familia que aparezca sano y salvo", palabras de Adrián Padilla, docente-investigador del Centro de Experimentación Permanente (CEPAP) de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez de Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1156 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor