¿Quién se comió a mi caballo?

Según https://www.eluniversal.com.mx/menu/es-malo-que-comamos-carne-de-caballo#: la carne de caballo puede ser beneficiosa para la salud, porque es una fuente de proteínas, contiene vitaminas del complejo B y aporta minerales esenciales como el hierro, el zinc, el magnesio, y el fosforo. Esta carne es tan saludable como la carne de res, pollo, cerdo. Aporta beneficios al cuerpo: Combate la anemia; aumenta los glóbulos rojos, fortalece el sistema nervioso, refuerza las defensas, embellece la piel, es fuente de energía para la embarazada, combate la fatiga, aporta un mínimo de colesterol y acido úrico en comparación con la carne de res y cerdo.

Sin embargo, estas no deben ser razones para descuartizar a un caballo que fue doble coronado y que le dio muchas alegrías a quienes en su momento de pista le jugaban todo a ganador y este les respondía. Me refiero a Ocean bay cuyo record fue de 15 carreras realizadas, de las cuales ganó 8, hizo 3 tres segundos puestos y 2 cuartos. Se encontraba retirado de la pista y estaba como semental, algo así como disfrutando de su jubilación, pero con las mejores yeguas seleccionadas a su alrededor; encontró la muerte a manos de quien sabe, porque hasta el momento no se puede hacer hipótesis al respecto, porque cualquiera puede ser sospechoso de su muerte, sobre todo cuando son ejemplares tan valiosos.

Debo confesar que su muerte me ha causado gran pesar, porque yo confié en sus patas en dos oportunidades, pero en verdad a mi no me respondió. Recuerdo cuando alguien me "dateo" y me dijo: ¡juégate a ocean bay, el número cuatro, ese no pierde con nadie! Ese día fui confiado a La rinconada a jugar todo lo que tenía en ese momento, que no era mucho, pero si ganaba me remediaba la situación de entonces. Cuando uno es un limpio y juega por necesidad, se vive una gran angustia si se está viendo la carrera en el sitio, desde la tribuna B del hipódromo "La Rinconada" y eso fue lo que sucedió al oír al narrador decir: "… y en la vuelta de la panamericana, el que más corre es ocean bay" y yo decía emocionado: "Dios mío que gane, vamos caballito, vamos caballito. Y golpeaba la revista hípica contra mi mano y de vez en cuando mi mano derecha se movía como empujando el caballo hacia delante, Pero que va, cuando se "empelotaron" frente a las tribunas, cerca de la meta, mi caballo el número cuatro, llegó de cuarto lugar. Perdí.

Cuando volví a la rinconada nuevamente, corría Ocean bay y fui por la revancha. Y casualmente, tan mala era mi suerte y sigue así, que lo jugué a ganador y otra vez llegó de cuarto lugar, los únicos que tenía en su record. Aquí si me dejó limpio de verdad, era el gran favorito, le jugué todo; desde entonces, mas nunca regresé al hipódromo, ¿Con qué?

Debo agregar que ni a esta información, los medios de comunicación han dejado de agregarle el picor político tan característico en relación a seguir mal poniendo al país en el mundo. Y a todas estas, ¿Quién se comió a mi caballo?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1323 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas