Tengo mis dudas, camarada Toby

Disculpa la confianza, pero a mi edad el protocolo del "usted" no me sale, además en los 18 años de Aporrea, nos ha tocado coincidir con nuestros aportes en las mismas fechas. Me voy a referir a su artículo «¿Por qué los gringos no quieren tumbar a Maduro?», el cual forma parte de una serie de opiniones con las cuales mantengo profundas diferencias, las cuales podríamos diluir si logras aclarar algunas de mis dudas; dejando claro que coincidimos en que hay una diferencia grande entre el Comandante Chávez y Nicolás Maduro.

Pero vamos a meterle el diente a tu artículo, mi camarada. Sostienes en un principio que los pueblos son fácilmente engañables. Haces referencia al engaño sufrido durante los años de la IV República para caer en los tiempos actuales bajo un nuevo embaucador, según tu opinión, el actual Presidente. Aquí me hago una pregunta ¿Por qué Maduro nos engaña y Chávez no lo hizo? ¿Por qué creímos en el socialismo anunciado por el Comandante y no en ofrecido por su heredero? A mi modo de ver, sufrir y patalear nuestro gran líder fue tan complaciente con Lorenzo Mendoza, como lo es hoy el bigotudo inquilino de Miraflores. Hago esta referencia, considerando el peso que tiene este empresario en Venezuela y su ro de l saboteador tanto contra los gobiernos de Chávez, como contra la gestión del Presidente Obrero. Ninguno de los dos dio el paso de expropiarle La Polar. En Maduro este guabineo es una tradición. Me pregunto ¿En Chávez qué fue? Inimaginable una traición de un hombre tan noble, tan puro, tan leal al pueblo como lo fue el Comandante Eterno. No me parecería descabellado que en un mundo capitalista que vivimos en Venezuela, con una burguesía jugando al golpismo y un bloqueo real, ambos camaradas asumieron una política elástica, complaciente, para que no desaparecieran los productos de los anaqueles. ¿Fue y es un error? Es posible, pero no una traición. En ambos casos, errados o no, ha sido un estira y encoge para garantizarle papa al pueblo.

En todo caso, le pido a mi camarada Toby que me lo explique con mayor detalle, a ver si logro captar la diferencia en este juego de intereses y ese no jugarse a Rosalinda con una expropiación. Eso sí, una explicación sencillita, sin marco teórico que me ladille.

Toby, escribes en tu artículo lo siguiente: «Ahora, nosotros sostenemos que el pueblo, la masa, está sometido a una inmensa operación de engaño». ¡Bingo! Eso mismo me lo dijeron dos buenos camaradas, de eses metidos hasta los tuétanos en los barrios, que han dejado su pellejo en las luchas populares. Me lo dijeron con la igual seguridad con la que tú escribes, sólo que se referían a Chávez. Me aseguraban que el Comandante, ese que tú y yo admiramos, seguimos y apoyamos, era usado por la burguesía para frenar las verdaderas luchas populares. Le repliqué a estos buenos camaradas que estaban equivocados. No encuentro razones para no replicarte a ti lo mismo. Salvo que tú, sabiondo, logres convencerme que ellos estaban orinando fuera del perol, pero tú no. No te olvides, explicarlo sin marco teórico, pero también sin el insostenible argumento de «porque me sale del forro».

Lo de afirmar que las amenazas de invasión son parte de un juego para el engaño, también se usó contra Chávez. Si consideramos que ese presunto juego embaucador entre los gringos y el líder de la Revolución Bolivariana, era una mentira, ¿Por qué ese cuento contra Maduro es real? Dímelo con argumentos validos y te creo, Toby.

Lo que sí entiendo de tu artículo, camarada Toby, es que le reconoces al autobusero una inteligencia por encima del promedio. Es que se necesita inteligencia, habilidad, audacia y labia para convencer a Obama en sus tiempos de Presidente que emitirse aquel decreto donde consideraba a Venezuela una amenaza, para favorecer al hoy Usurpador. Igual inteligencia para lograr que un intolerante, gorila y criminal como Donald Trump dicte sanciones, bloqueos y embargos a petición de Maduro, sólo para encandilarnos.

Al momento de escribir este artículo se anuncia que Estados Unidos, el imperialismo, pues, pretende bloquear la llegada a Venezuela de un barco iraní que viene en auxilio de nuestra patria. ¿Tú me vas a decir que Maduro, Trump y el gobierno iraní se pusieron de acuerdo para montar un teatro a fin de mantener el engaño. Está bien, dilo, escribirlo, pero explicalo. .

No sé, camarada Toby, si me aceptas como sugerencia pasearte por la realidad; te lo digo porque a nuestra edad, con la experiencia y las lecturas que llevamos encima, se nos hace difícil asimilar que un tipo desconocido, sin discurso, se pare en una plaza ante mil o dos mil personas y se proclame Presidente, y que más de 50 países lo reconozcan como tal. ¿Tú no crees que esa nueva realidad, que ese mundo mediático, obligan a nuevos movimientos tácticos, a un repliegue circunstancial, a acuerdos obligados por la coyuntura ?

A lo mejor, digo yo, apreciado camarada, aunque no nos guste, hay que sonreírle un poco al enemigo más pequeño para enfrentar ceñudo al enemigo grande. A lo mejor, digo yo, se necesita mayor capacidad de maniobra que cojones.

Una pregunta, camarada. ¿Tú crees que Maduro mató o mandó a matar a Chávez para hacerse del poder?

Sin marco teórico, por favor.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1855 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor