Trump, AMLO y los tres futuros de Venezuela

1. Invasión bélica, sublevación militar o levantamiento general

Los tres futuros posibles para Venezuela son la invasión militar, la sublevación militar y el levantamiento general civil. Los tres escenarios son interactivos; su probabilidad total casi el cien por ciento. Sólo imponderabilidades, como el impeachment (juicio político) o la desaparición física de Trump, podrían cambiar este futuro. Un ejemplo respectivo es la invasión militar de Reagan a Nicaragua. Bajo órdenes de Reagan, el Pentágono estableció en noviembre de 1986 un Cuartel General Marítimo en las costas de Nicaragua para dirigir la intervención bélica contra los sandinistas. Cuando la invasión estaba cerca, un periódico libanes publicó (3.11.) los datos del Irangate --venta ilegal de armas a Irán y tráfico de drogas de la CIA, para financiar la agresión contra Nicaragua-- que exponían Reagan a la destitución política (impeachment) por el Senado. Ante ese peligro, el criminal de guerra tuvo que cancelar la agresión. Trump también está expuesto a un impeachment y tambaleándose por la guerra de hegemonía contra China, que va a perder. A corto plazo, sin embargo, los tres futuros mencionados para Venezuela son el escenario más realista.

2. Invasión gringa

El planteamiento de Trump de invadir a Venezuela (agosto, 2017), sólo puede sorprender a los ilusos y los que fingen asombro por la supuesta novedad. Toda persona medianamente culta sabe que el Pentágono tiene planes militares operacionales (contingency plans) para invadir a cualquier país del mundo en cualquier momento. Y toda persona latinoamericana medianamente culta conoce la criminal historia intervencionista de Washington en la Patria Grande. De ahí, que no merece un campanazo político o informático el informe sobre Trump: no hay novedad. Al contrario, es evidente, que una intervención bélica a Venezuela sería relativamente fácil. Hay cercanía geográfica; existe una extensa red logística militar gringa en el hemisferio, que incluye al Comando Sur y los "otanistas criollos", los peones colombianos de la OTAN; el Consejo de Defensa Suramericano de la UNASUR prácticamente ha dejado de funcionar; los generales de pacotilla de las FANB nunca han estado en una guerra y su nada anoréxico Comandante en Jefe no podría repetir la hazaña de Fidel en Playa Girón, porque se quedaría atascado en la torreta del tanque que lo llevaría al campo de batalla.

3. ¿Por qué no ha habido invasión?

El argumento de que la invasión no se ha realizado, porque Trump teme el distanciamiento de los presidentes criollos, es obviamente de risa. Si no le preocupa arriesgar una guerra nuclear con China, porque le importaría la opinión de los empleados políticos imperiales del patio trasero. No, si no se ha enviado a la Cuarta Flota es, porque no ha habido una razón para hacerlo, un casus belli. El petróleo fluye (cada vez menos, por cierto), la venta de garaje transnacional florece, el Esequibo ya se perdió y la implosión del sistema madurista es inevitable e, incluso, calculable en el tiempo. Dado que a los mandamás les gustan las victorias fáciles, como la invasión de Reagan a Granada o de Hitler a Checoslovaquia, Washington no tiene que hacer otra cosa que esperar el curso determinístico de los acontecimientos. Si en algún momento Trump decide enviar a sus pretorianos, será para cobrar en prime time (hora estelar) televisivo los laureles propagandísticos de un easy victory para su electorado interno, frente a un país tan destruido que no podrá defenderse. Maduro y su pandilla le sirven en bandeja de plata al imperialismo una victoria regalada, tal como hicieron Saddam Hussein, Gaddafi y Noriega. Funcionan, objetivamente, como agentes del imperialismo monroeista. De ahí, que no conviene destruir a destiempo a un Calibán que es útil.

4. Hausmann y el intervencionismo

El 2 de enero, 2018, Ricardo Hausmann, profesor de orígen venezolano en la Universidad de Harvard, escribió:

"As conditions in Venezuela worsen…military intervention by a coalition of regional forces may be the only way to end a man-made famine threatening millions of lives.
Al empeorar las condiciones en Venezuela, una intervención militar de una coalición de fuerzas regionales puede ser la única forma para detener una hambruna generada por el hombre, que amenaza millones de vidas."

Al formular esa propuesta de intervención, Hausmann debería recordar el tweet de Trump a la congresista Maxine Waters: "Be careful what you wish for -- ten cuidado con lo que pidas". Ante la decadencia total de las democracias burguesas criollas, con la matanza uribista sistemática de líderes sociales y desmovilizados en Colombia; el terror en Honduras; la corrupta y terrorista justicia de clase de Brasil, Ecuador y Argentina, contra Lula, Correa y Kirchner; la represión injustificable y disfuncional de Maduro y Ortega/Murillo; la de facto entrega de la política latinoamericana de Trump a la mafia monroeísta de Miami-Washington y el proyecto apocalíptico trumpiano de destruir a China (para recobrar el control del Pacífico), a la Unión Europea (para reconquistar el espacio atlántico) y a la arquitectura jurídica del sistema internacional, una intervención bélica estadounidense terminaría probablemente en una matanza sistemática de los cuadros bolivarianos de base y de nivel medio. Hausmann debería estar consciente de que no habría contrapeso endógeno venezolano para impedirlo. Como tampoco lo hay ahora, en Colombia.

5. Sublevación militar bolivariana

La posibilidad de una exitosa sublevación militar a nivel nacional, es relativamente escasa, debido a las repetidas purgas del régimen desde el mes de marzo. El sistema de espionaje y ejecución del SEBIN (Servicio de Inteligencia Bolivariana) --¿Cuándo se abandonará ese afán y newspeak de vincular todas las obscenidades del régimen con el nombre del héroe Libertador?-- operado por los generales Reverol, González López, Padrino López y el teniente Diosdado Cabello, dentro de las FANB y a nivel nacional, hará imposible una organización clandestina nacional como la de Hugo Chávez (MBR-200). Lo que es posible, desde luego, son rebeliones espontáneas locales. Pero éstas, bajo las condiciones actuales y por sí solas, no tendrían la capacidad para derrocar al régimen.

6. Paro general y levantamiento

El escenario más probable del cambio es, por lo tanto, que la unificación nacional de la resistencia contra el régimen se producirá, como en todas las revoluciones clásicas: por el hambre y la deslegitimación total de la camarilla política dominante. Esa unificación, nunca lograda por los partidos políticos, ya es perceptible en la creciente auto-organización de las masas, generada por la falta de medios de subsistencia básica y las ridículas remuneraciones salariales. Sin centros nacionales de dirección todavía, pero con nuevos liderazgos que nacen en la lucha, esta auto-organización se está extendiendo horizontalmente por el país. Paralelamente se opera un gradual cambio de su carácter político: va de la protesta económica hacia la rebelión política. Cuando la protesta se vuelva masiva y violenta, fenómeno que es inevitable ante la frustración y el odio a los usurpadores, los generales de pacotilla y la tropa tendrán su prueba de fuego: ¿Dispararán contra el pueblo, como todos los gobiernos de clase, o no?

7. El precio del cambio

Para poder sacar a gobiernos clasistas ineptos de sus palacios, la historia exige generalmente una cuota de sangre, que puede ser mayor --como en la Revolución Mexicana-- o menor, como en el derrocamiento del Presidente Fernando de la Rúa, en Argentina. La némesis de la historia sólo prescindió de esos sacrificios rituales de la transición en la implosión de los regímenes europeos del Socialismo del Siglo 20. Esas transiciones fueron históricamente a-típicas, porque los gobiernos socialistas entregaron el poder a la burguesía, básicamente, como un consejo de administración de una transnacional fracasada lo entrega a una nueva administración. En América Latina, el continente más desigual del planeta y gobernado por oligarquías antidemocráticas bicentenarias, las transformaciones no son ni serán pacíficas. Costarán sangre.

8. Chávez, AMLO, Lula

La experiencia venezolana de Hugo Chávez ilustró muy bien uno de los axiomas de la política, que podemos bautizar "la santa trinidad del éxito político". O, para ser menos bíblico: Chávez dejó claro, cuáles son los prerrequisitos de una transición latinoamericana desde un gobierno fallido. Se necesita un líder con autoridad moral (o vanguardia colectiva), un programa convincente de rescate nacional y el apoyo de las masas. Al cumplir con esos requisitos situacionales, Hugo Chávez logró convertirse en apenas tres años --después de la cárcel-- en Presidente de la Quinta República. La moraleja de la praxis de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y su proyecto de la Cuarta Transformación de México es la misma: vanguardia ética, un programa realista de desarrollismo democrático y el apoyo de las mayorías. Donde falta esta trinidad del triunfo, la transición y alternancia no son posibles. Por esa razón es poco probable, que la dictadura brasileña libere a Lula de su secuestro judicial, porque el ex obrero metalúrgico tendría un triunfo electoral abrumador garantizado. En Venezuela no existen las tres precondiciones de la alternancia actualmente, hecho por el cual, el escenario más probable de cambio es, a corto plazo, un paro general y una sublevación civil. Tal escenario incrementará un desenlace violento interno y una intervención militar externa.

9. Trump y Maduro: caimanes del mismo pozo

Maduro y Trump son caimanes del mismo pozo. Son destructores de los sistemas vitales para la reproducción y sobrevivencia de un país. Ambos están enfrascados en una guerra que no pueden ganar: Trump contra el status quo del mundo entero y Maduro contra las leyes de la economía política. Ambos representan las fuerzas de la anti-historia, cuyo perpetuum mobile (energía permanente) es la violencia. Terminarán, como Hitler, en la apocalipsis que ellos mismos generaron.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5635 veces.



Heinz Dieterich


Visite el perfil de Heinz Dieterich para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Heinz Dieterich

Heinz Dieterich

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a266170.htmlCd0NV CAC = Y co = US