Venezuela: exitosa ANC-2017 excita la canalla derechista

I

Es cierto que hubo visos antidemocráticos en elección de la Asamblea Constituyente en Venezuela; fueron estos: 1) Que la oposición se negó a participar expresando un obsceno desprecio por el sufragio como instrumento por excelencia de las democracias formales, 2) Que no conforme con abstenerse, promovió actos de violencia fascista tratando de impedir que la ciudadanía ejerciera su derecho y su deber de votar para elegir la máxima autoridad constitucional que se permite la soberanía popular, y 3) Que esa misma oposición fascista se confabuló con fuerzas económicas, políticas y mediáticas extranjeras para: a.- impedir la realización de las elecciones constituyentes del 30 de julio, b.- sabotear con saña cruel los comicios, y c.- enlodar el nombre de la Patria sin el más mínimo pudor.

Aún hicieron muchas más maldades que la Comisión de la Verdad debe investigar, sustanciar y sancionar ejemplarmente. Basta de impunidad.

II

La noche del sábado 29/07 dije en mi artículo pre-votación ANC: "Una prueba que sólo el pueblo chavista sorteará con las reservas patrióticas que aquél gran líder despertó".

Mi pesimismo razonable, por medir la realidad en términos de las severas condiciones objetivas y ciertas debilidades subjetivas propias del bombardeo mediático imperialista y deficiente formación ideológica de algunos sectores, fue muy gratamente sorprendido por esa creación mágica-épica que es el Pueblo Chavista.

Cada hora que avanzaba la sorprendente jornada democrática del 30 de julio, la autoestima bolivariana vibraba y crecía.

El fascismo criollo aupado por USA no reconoce ni siquiera que seamos seres humanos. Por eso queman vivos a quienes les "parezcan" chavistas, o agreden a funcionarios y familiares mostrando el rostro más depravado de una clase media acomplejada y resentida.

Cuando la derecha hizo el 16J su "consulta" ilegal, sin controles ni formalidades electorales, ningún chavista fue a molestarlos; y aclaro que el gobierno pudo incluso prohibirlo.

Extraña entonces que un puñado de gobiernos raros en la región, reconocen y exigen aceptar un evento sin asidero constitucional, que según ellos daría pie hasta un cambio de gobierno, mientras anuncian con altanería burguesa desconocer la elección constituyente, que cumplió rigurosamente todos los más avanzados parámetros democráticos y estándares internacionales.

Numéricamente la veracidad y legitimidad de ambos procesos queda demostrada o negada diáfanamente: 1) La "consulta" opositora con tres preguntas, manual, sin respaldo tecnológico, sin auditorías, que destruyó las pruebas materiales, concluyó con unos supuestos 7 millones de participantes que debieron "votar" en 14.300 mesas, en seis horas que duró la actividad. 2) El CNE habilitó en las elecciones del domingo 30 de julio más de 24.000 mesas de votación en 14.500 centros electorales. Todo digitalizado, con capta huellas infalibles en cuanto a personalización transparente del voto directo y secreto.

¿Cómo es posible que la oposición venezolana y extranjera niegue el derecho y hasta la existencia de quienes apoyamos la ANC, y quiera imponer como válido el acto no legal del 16D, con unas pretensiones inconstitucionales y fuera de toda lógica política?

III

La historia y la práctica revolucionaria de toda la vida nos enseñan que nuestras derrotas son grandes lecciones para reemprender la lucha con más madurez; nuestras victorias en cambio, son sólo el anuncio de nuevos y -tal vez- más complicados retos.

Hay -al menos- tres riesgos fuertes para legitimar esta ANC: 1) el linchamiento moral y político por el complot mediático internacional, 2) el asedio diplomático imperialista sin precedentes, 3) expectativas urgentes por la problemática socioeconómica y de inseguridad cotidiana contra la población.

A juzgar por los hechos de esta última semana, la Constituyente del 2017 se ha legitimado con creces: 1) obtuvo una votación histórica en medio del asedio brutal de la derecha, 2) se instaló de manera soberana, pacífica y elegante, 3) escogió el mejor director accidental de la plenaria de instalación, comandante Fernando Soto Rojas, tótem del espíritu insurgente bolivariano, quien pronunció un breve discurso muy cargado de honorabilidad y sapiencia, cuyo sólo estilo natural y desprejuiciado, le dieron un tono admirable al evento; 4) acierto del 100% en la escogencia de la directiva, con Delsy Rodríguez como Presidenta, mujer joven, vertical, brillante y sensible, hija de su hermoso Padre que es Historia, y acompañada por los dos vicepresidentes de la Constituyente pionera y fundacional de 1999: Aristóbulo, el eterno luchador, e Isaías, ejemplo de verdadera venezolanidad.

Orgullo sano, benévolo y motivante sienten nuestros pechos inflados de amor patrio.

IV

No nos confundamos en escaramuzas distraccionistas. El ataque al fuerte Paramacay en Valencia estaba preconcebido astutamente por la transnacional anti bolivariana. El psicótico "paraco mayor" pronunció un atropellado discurso en el Senado de Colombia anunciando que un pronunciamiento militar debería ocurrir en los próximos días en Venezuela. Y tengamos por seguro que allá saben más de los complots contra Venezuela que nosotros.

Lo de la cita de cipayos en Lima es demasiado triste para hacer sarcasmo. Decía un pobre canciller que EEUU no asistió para que fuera un debate entre latinoamericanos. Pobre reptil: el patrón no vino para no ensuciarse con los peones, pero mandó al caporal canadiense para desmentir su excusa rastrera.

La "cumbre" limeña convocada por un presidente invasor, sería gran motivo de risa y burla si no enlazara graves amenazas contra la paz y tranquilidad de la región. El punto 13 (el pavoso) de la rimbombante declaración dice: "Su llamado a detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas".

En mi pueblo cuando escuchamos exclamaciones así tan locas decimos: "qué tiene que ver el culo con las pestañas".

¿Estos mequetrefes pitiyanquis se fueron a Lima a pedir un bloqueo militar contra Venezuela?

Hay que ser muy ignorante y mezquino para no entender -y reconocer- que los tercos descendientes de Bolívar vamos a la guerra descalzos, desarmados, pobres, asediados, pero ganamos siempre, sin robarle nada a nadie.

Tomen nota: La Batalla de Boyacá (7/08/1819) fue librada por 1.900 infantes y 700 jinetes del ejército independentista de Venezuela bajo el mando de Simón Bolívar, contra 2 400 realistas de infantería, 500 de caballería y tres piezas de artillería. El 6 de agosto de 1824, Simón Bolívar y Antonio José de Sucre derrotan al ejército español en el lago de Junín. Esta victoria preparó el escenario para la batalla de Ayacucho, donde otra victoria patriota asegurada la libertad para el Perú y toda América del Sur.

¿A quién representaban estos lastimeros funcionarios en Lima?

V

La militancia bolivariana del siglo XXI que inventó Chávez, estamos claros en la descomunal epopeya que nos toca librar. No pedimos tregua, ni damos cuartel.

Pasamos malos ratos con nuestros errores necios, pero no nos entregamos jamás sin dar la última gota de sangre por la causa que sabemos justa.

Poseer la razón histórica no basta para convencer a las masas necesarias que irrumpan desbocadas en el vertiginoso acontecer de la épica.

Venezuela, generosa y solidaria como siempre, emergerá del submundo al que han querido condenarla engendros repugnantes, porque ni la envidia del protervo, ni la felonía del nauseabundo, podrán frustrarle su prepotente y sublime deseo de ser vientre guerrero de las libertades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 308 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Presidente de la Comisión Nacional de Refugiados. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente.

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yldefonso Finol

Yldefonso Finol

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US Y ab = '0' /actualidad/a250741.htmlCd0NV CAC = , co = US