El primer avión

30 de julio era el día esperado por millones de venezolanos, los que todavía tenían una pequeña ilusión, los que se jugaban todo con la esperanza  en el pueblo; aferrándose a sus principios demócratas para que se rechazará de manera contundente la nueva Asamblea Nacional Constituyente impuesta por las élites, consumidos por la indignación se jugaban ese domingo su último anhelo. Pero no fue así;  Tras el resultado emitido por el poder electoral con los números oficiales de las elecciones de la ANC,  termino por proporcionar un golpe final para muchos,  y la muerte de la esperanza.

La realidad cambió en Venezuela, la crisis política, económica, social, la manera que se dirige el país, las muertes violentas a diario, las restricciones tecnológicas, el poco acceso a la información, la débil oportunidad para los jóvenes, forman una esfera negativa que en tiempos de confusión la única salida pareciera ser coger las maletas y huir buscando un futuro mejor, o sencillamente marcharse para no caer muerto por sacar tu teléfono  móvil en un centro comercial. Según el director del Laboratorio Internacional de Migraciones, Iván de la Vega hay 2.500.000 personas que han emigrado del territorio nacional, lo que representa 8,3% del total de la población. Para el oficialismo las personas que migran suelen ser apátridas que abandonan el barco por los momentos difíciles, derechistas de clase media-alta que su sueño fue aprovecharse de las políticas de Estado para después marcharse al exterior, pero la realidad es otra, esta terrible ola de migrantes es causada por las malas políticas públicas planteadas por el gobierno actual, los venezolanos tratan de escabullirse en cualquier país cercano que por lo menos le garantice, buena alimentación y seguridad.

En los países en los que la democracia es un Estado formal y no real e imperan desigualdades sociales, violencia, exclusión, y empobrecimiento, migrar es una necesidad, forzada por la supervivencia, esto ocurre en Venezuela; se podría afirmar que el proceso de migración es inducido por el propio Estado, el estancamiento profesional, el bajo nivel adquisitivo, provocan de manera masiva que el gran flojo  de intelectuales venezolanos que se han marchado estén levantando industrias en otro país del sur, la ausencia de la meritocracia y  el brutalmente excesivo nepotismo, hacen que el profesional busque otros horizontes, también el bajo alcance económico, para ejemplarizar: un profesional trabajador de un banco  público con 15 años de servicio que no llegaba a fin de mes con un sueldo no adecuado a la inestabilidad económica en Venezuela, nunca pudo obtener propiedades en su país natal , y en un año y medio trabajando en la despensa de una cafetería muy popular como Starbuck, en México  logro comprar un vehículo. El crecimiento integral del venezolano depende de su proceso de migración, (a que país decide irse), es lamentable que no haya ningún medio de desarrollo profesional que garantice un buen vivir dentro del país caribeño,  los jóvenes suelen ser los más vulnerables en esta crisis pues para los recién graduados es una misión casi imposible conseguir empleo en Venezuela relacionado a su rama académica, pasarán de sacar copias o asistente de un jefe corrupto, y no más que un triste y lúgubre sueldo mínimo ($50 dólares mensuales) por ello la primera opción es migrar. 

Con la Nueva Asamblea Nacional constituyente ya oficializada, los procesos de migración serán más fluyentes, muchos gerentes de mediana empresas ya habían notificado a sus trabajadores que su esperanza estaba en el 30 de julio, si el pueblo concebía la ANC, cerrarían las empresas pues los gasto activos superan el ingreso, y los aumentos de sueldo en cada instante terminan por caer en definitiva la mediana empresa que tienen más de 4 años tambaleando. 

Millones de venezolanos que se han ido viven con la ilusión de volver a su tierra de reencontrarse de nuevo con sus familiares, de caminar de nuevo por sus playas, pero; si y solo si, existe un cambio político en Venezuela y la salida terminante del verdugo quien les obligo a marcharse., pero la realidad no es tan bonita, la vida de los exiliados venezolanos es una incertidumbre  porqué Maduro cada día se aferra más en el poder  y toma mucha más fuerza con su triunfo en la Asamblea Nacional Constituyente.,  y esto aleja cada vez más la opción de volver , y acelera aun más el proceso de marcha. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 878 veces.



Victor Caballero

Estudiante de Ciencias políticas.

 victorcaballerobaez@gmail.com

Visite el perfil de Victor Caballero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Victor Caballero

Victor Caballero

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a250532.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO