¡Qué la Constituyente no devenga en clon de la AN y su presidente de Ramos Allup!

En la vieja cultura venezolana había la creencia que ciertas ramas medicinales servían para todo.

Ante una fiebre, dolor de estómago, resfriado y hasta dolor de muela, la vieja Dorotea no dudaba en ofrecer a quien de algo de aquello padeciese un cocimiento con alguna de esas ramas. Eran esas algo así como curalotodo.

-"Mijo, contra esa mabita o mal de ojo nada mejor que este guarapo."

Si alguien sufría de hipertensión la mandaban una rama y la misma si era hipotenso.

La oposición, cuando llegó la hora de las elecciones legislativas anteriores, para todas las calamidades que padecíamos, que según el diagnóstico oficial eran y son causadas únicamente por la guerra económica, ofreció como cura le diesen todo el poder en la Asamblea Nacional. Creyó hallar en esa "Salida" y no en la de López, que es ahora la de Guevara fundamentalmente, para llegar al poder y, para ello, se la ofreció a los venezolanos como la pócima adecuada para acabar con colas, escasez, especulación y hasta carrera inflacionaria.

La ingenuidad popular, vista la poco convincente argumentación oficial, cuyo discurso suele sólo hablar de una cara de la moneda, mientras sus planificadores miran al cielo, otean el horizonte para ver que viene por allá o que nos caerá del cielo, creyó en la validez de aquella oferta y fue por demás generosa en las urnas y las llenó de votos a favor del bando opositor. Los escuálidos dejaron de serlo y ya uno no supo a quien cabía mejor aquel calificativo

Por aquello, la AN se llenó o rebosó mejor de diputados opositores, tanto que el bando oficial de mayoría pasó a ser casi una minoría insignificante.

Pero las colas siguieron y los bachaqueros se convirtieron casi en un ejército opulento que mordía sin cesar al pueblo trabajador. Luego, casi, porque es así casi, no totalmente, desaparecieron colas y bachaqueros porque se acabaron los productos subsidiados. Pero la AN nada hizo por cambiar aquel estado de cosas. Su presidente se dedicó a intentar tumbar al gobierno, hasta ofrecer el día de la instalación del ente legislativo, en lugar de leyes para mejorar las cosas, que saldrían de Maduro en seis meses. Quiso ser él el nuevo presidente antes de tiempo sin importarle el orden legal. El sueño frustrado de Pedro Estanga trastocó por completo a Ramos. Olvidó este las expectativas generadas al pueblo todo y empujó a los obcecados de la oposición, más interesados en hacer carrera política a la carrera. Tal oferta aumentó las calamidades al promover un estado de ánimo insurreccional con los resultados que la ciudadanía venezolana y el mundo conocen. Aparte de desatar entre la oposición misma una competencia por aparecer cada quien más extremista y exagerado para ganar el favor de ser candidato presidencial. En lugar de aparecer mercancías baratas, se multiplicaron los aspirantes opositores por el solio presidencial. Por supuesto, tal comportamiento o ejecución de políticas agravaron más las dificultades económicas. La sociedad toda se hundió más en una rivalidad sin límites y la economía tomó el camino que convenía a quien tuviese más saliva. Los pobres aumentaron en número e intensidad y los ricos menos y más ricos.

Como uno de los resultados de todo eso quedó el desprestigio de la AN, la descalificación de quien ejerció su presidencia en su primera etapa, el señor Ramos Allup y del organismo mismo que se ofreció como la llave para abrir la puerta que nos trasladaría a todos los venezolanos a otro estadio, el de la prosperidad y sin colas. Es decir, la oferta se hizo añicos.

Por su parte, el gobierno siguió dando tumbos, rogándole a Dios que el precio del petróleo suba, que sube y la cosa sigue igual; la producción no aumenta, pero si los precios; las medicinas juegan al escondido y al aparecer da lo mismo porque poca gente puede comprarlas y la situación se hace cada día menos soportable.

El CLAP, aunque el gobierno dice lo contrario y uno percibe que Freddy Bernal parece creérselo de muy buena fe, llega a muy poca gente. La producción, si no retrocede, por lo menos uno puede decir que parece estancada, aunque Pascualina Curzio asegura lo contrario, olvidando que el aumento debe responderse con el nivel de la demanda; esta aumenta con las políticas distributivas nada ortodoxas del gobierno, la escasez se acentúa y la inflación se come más rápido que inmediatamente los frecuentes aumentos salariales. Las medicinas escasean casi criminalmente, mientras el jefe del motor farmacéutico, de cuya función ni se acuerda porque es ministro de educación, jefe del proceso constituyente y hasta novio de la madrina.

Mientras tanto, la violencia vino creciendo, internacionalizándose y hasta sofisticándose; los venezolanos hemos devenido en secuestrados en nuestros propios espacios. El liderazgo opositor más parece un guerrero en campaña sin deseo alguno que las armas se envainen y la paz sea con nosotros.

Ante aquel oscuro drama para el cual de nada nos sirvió la AN, aparece la Constituyente. Hubo casi una guerra para que no se eligiese y se eligió. Y de nuevo cambio la correlación de fuerzas por el fracaso de la AN y más que todo porque ella olvidó el mandato popular. Se dice también, no sin razón, que por la paz y como si fuese una pócima de aquellas de doña Dorotea.

Hoy martes 1° de agosto ya se han proclamado los constituyentes. El presidente Maduro con la Constituyente se está jugando a Rosalinda; él y sus asesores y publicistas han manejado el asunto con el mismo criterio de los opositores ante aquella elección legislativa. La constituyente la han ofrecido como una pócima o infusión para curar todos los males. Si aquella curaba las colas y los males de la economía, esta también y además es, según sus promotores, como un antídoto contra toda forma de violencia. Es, según dicen, la paloma de la paz.

Los candidatos a constituyentes muchos de ellos ahora electos, se desbordaron en ofertas para resolver casi como por arte de magia cada uno de los problemas que llamó su atención. Hablaron de una ley para congelar los precios, hacer el socialismo con la velocidad misma con que Fantómas se mueve de un lado del mundo a otro, cambiar el sexo de los pajaritos y hasta lograr que el agua y el aceite se mezclen, no faltó quien ofreciese multiplicar los panes y hasta abrir en dos las aguas de aquí a Margarita y así nos evitamos que alguien vuelva con la cantaleta de aquel puente que nos ofreció Luis Herrera. Es decir, crearon en la población la misma expectativa de los candidatos a diputados de la oposición en aquella elección legislativa. Tanto que la guerra económica que el gobierno ha venido perdiendo casi "de abuso" frente al empresariado nacional e internacional que especula, esconde, disminuye la producción para generar escasez, recibe dólares preferenciales y los esconde y hasta la violencia que en Venezuela se enseñorea, todo eso quedará diezmado y hasta habrá de desaparecer por el soplo divino de la constituyente. Y sobre todo, nos ofrecieron que ella, la constituyente, nos bendecirá con la paz y la concordia. ¡Dios Bendiga ese discurso!

¡Qué el señor nos ampare y no pase la mismo que a la AN y a su presidente! ¡Qué cuando vengan las elecciones de gobernadores y hasta la presidencial, la oposición no halle el mismo cuadro y nos salga con las mismas ofertas! ¡O al presidente de la Constituyente no se le dé por imitar al señor Ramos Allup! ¿En qué? Pues empeñarse en meterse en Miraflores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 668 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a250283.htmlCd0NV CAC = Y co = US