Constituyente Vs. Guerra

Sin temor y sin miedo expresamos en este escrito de hoy, que en los escenarios de la política y el Estado existen dos formas de lucha: una con la Constitución, otra con la violencia. La primera es propia de los hombres y mujeres racionales, de políticos con sentido de soberanía y de presidentes con visión de Estado. La segunda, simplemente es de las bestias, que patean el diálogo y donde el debate se vuelve estiércol.

A propósito que ayer domingo fue el Día de las Madres, esas luchas de la que hablamos acá, se vienen dando hoy en nuestra querida y amada madre patria. Por una parte, un sector que quiere la paz y por la otra, un sector que terca y obstinadamente quiere la violencia, la guerra, el caos y la muerte. Para nada importan los clamores del pueblo que pide paz, de los trabajadores que quieren asistir a sus labores diarias de trabajo, de los estudiantes que quieren ir a sus escuelas, colegios, liceos y universidades; a las familias que quieren vivir en la tranquilidad y la convivencia del hogar. Eso no importa. Dicen los violentos y los terroristas, auspiciados y financiados por partidos de la Derecha, que lo que realmente importa es la muerte que van sembrando tras cada jornada de incendio y de saqueo que van dejando sus acciones "heroicas", que más que eso, son en realidad cobardías de una clase dirigente hipócrita que utiliza a los jóvenes venezolanos como carne de cañón, para luego ellos lograr sus negros y sucios objetivos, traducidos en la conquista del poder. Esa es una verdad.

La otra verdad, es el lenguaje del diálogo político, del llamado permanente para construir la paz a través de un procesos constituyente. Precisamente, la constituyente como mecanismo es el lugar donde el debate se hace diálogo, donde los desencuentros se miran a través del reconocimiento y donde se sueltan las amarras para navegar tranquilos por las mismas aguas de la Constitución, de las leyes y del Estado. Como dirían, el tiempo es el padre de la verdad y la razón nos dice que este es el tiempo de la verdad y que llegó la hora para decidir si estamos con Dios o estamos con el diablo, si estamos con la paz o la guerra, si estamos con la Constitución o con el terrorismo, o si estamos con la revolución o a favor de la corriente contra-revolucionaria. No se aceptan los silencios sepulcrales, ni mucho menos el doble discurso, donde se ataca el gobierno por un lado y por el otro hay reserva y discreción ante los graves hechos criminales cometidos por la oposición, que quiere abrirse paso a sangre y fuego.

Aupando a líderes de la empresa terrorista y estos a mercenarios asesino, varios sectores del país han claudicado frente al falso discurso. Así vemos a altos jerarcas católicos, evangélicos y de algunas sectas, que propician la mala fe, desviando el verdadero papel que le corresponde a las religiones, que no es otro que propiciar la paz y el amor entre los seres humanos. Igualmente, otros sectores como los empresarios, comerciantes y los partidos políticos de la oposición conspiran desde sus trincheras minadas de usura, odio y especulación.

Con la Constituyente las venezolanas y venezolanos tenemos la oportunidad para crecer, para direccionar y consolidar nuestra esencia como patria. Ya basta de tanta hipocresía de algunos medios de comunicación, que en vez de ayudar a denunciar a los terroristas y asesinos de la oposición, los entrevistan como los verdaderos héroes de las epopeyas sangrientas. Nada de ambivalencia. Definamos esta situación de una vez por todas y no seguir por esta incertidumbre de Constituyente Vs. guerra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 717 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a246034.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO