LA ANC, un gran compromiso ético

El Presidente Maduro picó adelante y mató varios pájaros de un tiro al llamar al pueblo a ejercer directamente su soberanía, a redefinir en una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) el marco jurídico que orientara el rumbo del Estado venezolano en los próximos años.

Da una salida constitucional y pacífica al atolladero en que el gran capital nos ha querido meter y evidencia la vacuidad e hipocresía de los reclamos por democracia de dirigentes de oposición que antes la solicitaban y ahora se niegan a participar.

Libra al país de la reposición de proyecto neoliberal, ya descartado de hecho y de derecho por el pueblo venezolano, y resta argumentos para una eventual intervención de Estados Unidos en nuestro país, pues "tirano" que se respete no convoca asambleas constituyentes.

Pone la pelota en nuestra cancha invitando, tanto a los pocos que resulten integrantes de la ANC como a los muchos protagonistas tras bastidores, a refundar soberanamente a la República.

Responder su llamado a participar directa o indirectamente en este evento para perfeccionar el proyecto socialista - bolivariano, robinsoniano, zamorano, marxista y cristiano - esbozado por nuestro Comandante exige comprender la situación que estamos viviendo y la trascendencia de una Constituyente, sobresalida en el caso de Venezuela por la conflictividad provocada por el imperio y sus lacayos.

Exige tener nuestros objetivos claros, conocer a fondo la CRBV para poder elaborar, explicar y defender nuestras propuestas en las reuniones que acompañan todo el proceso o en la Asamblea, en el caso de los constituyentistas.

Exige argumentar hasta donde es posible con quienes de buena fe tienen otros proyectos-país y esquivar cualquier provocación de los mandados del imperio que pretenden, desconociendo los principios de nuestra CRBV, retornar a la democracia representativa, eliminar la reserva de la actividad petrolera y otras actividades estratégicas al Estado, y minimizar los derechos del pueblo - civil y uniformado - consagrados en la Constitución de 1999.

Exige, especialmente a candidatos y constituyentes electos, tener presente que la soberanía es sagrada y debe ser ejercida responsablemente; que pueden recibir y procesar sugerencias de todos nosotros, pero no pueden coger "línea" de nadie sobre lo que van a no van a tratar o decidir.

Participar pasivamente o por conveniencia en una cita con la historia tan trascendente como esta ANC es irrespetar a la Patria y a todos los venezolanos, es irrespetarse a sí mismo. Como dijo un joven constitucionalista entrevistado por VTV en estos días, la ANC es soberana y puede decidir cualquier cosa, incluyendo la destitución del presidente.

Participar en la ANC es un gran honor que va acompañado de un gran compromiso ético.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245418.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO