El acidito

La Constituyente y el Papa Francisco

En una rueda de prensa durante el viaje de retorno de Egipto al Vaticano, el Papa Francisco dijo que "pese a la mediación de la Santa Sede bajo pedido de los cuatro ex presidentes que sirvieron como facilitadores, la cosa no resultó". "Parte de la oposición no quiere esto. Es curioso, la misma oposición está dividida".

Declaraciones por cierto que provocaron la redacción de una misiva por parte de los sectores opositores manifestando que la cosa no es así. Por más que traten, lo que está a la vista no necesita de anteojos; y lo que hay es una arremetida de gobiernos de derecha contra el Estado Venezolano que no buscan una salida electoral sino la imposición de sus decisiones.

La posición revolucionaria del Papa ha estremecido el mundo y a pesar de estar en peligro su vida, ante aquellos que ven con muy malos ojos los cambios implementados en la iglesia, atacando incluso a los sacerdotes corruptos por quienes muchos nos hemos alejado de la iglesia, continua en su afán por una renovación y luchando no solo por los más desprotegidos, sino también por aquellos gobiernos como el nuestro que somos presa fácil de las grandes potencias capitalistas.

Pareciera que el Papa le inyectó una dosis adicional de adrenalina a Maduro, quien contra todo pronóstico, apenas un día luego de que el Papa Francisco manifestara que la oposición no acepta dialogo, el Presidente los madrugó convocando a una Asamblea Nacional Constituyente, dejando a todos con los ojos claros y sin vista, sobre todo a aquellos que decían que Maduro tenía miedo de contarse.

A tales efectos Maduro designó una comisión presidencial, liderada por Elías Jaua, para que lleven la propuesta a consulta de las bases populares y esclarecer todas las dudas sobre el Poder Constituyente Originario. No se trata de elaborar una nueva Constitución; se trata de la reorganización del Estado y adicionar los programas y conquistas sociales. Al igual que la Asamblea Constituyente del 99, no se disolverán los poderes, sino que coexistirán con ellos.

El artículo 347 de la Constitución establece el objeto de la constituyente: "El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución"; el 348 autoriza al Presidente Maduro para ello, estableciendo que "la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros".

Así mismo establece nuestra carta magna que "Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente"; llámese en este caso Poder Legislativo, Poder Judicial, Poder Ejecutivo, Poder Electoral o Poder Ciudadano; quienes quedarán subordinados a esa máxima representación del pueblo.

Visto este nuevo panorama, algunos políticos entre ellos María Corina Machado, que meses anteriores indicaban que la salida en Venezuela debería ser una constituyente, ahora retroceden y dicen que no están de acuerdo con ello; ¿Quién los entiende?.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Silva

Reinaldo Silva

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245269.htmlCd0NV CAC = Y co = US