¿Cuál es la verdad en Venezuela?

"La verdad de Venezuela, no se ve en el Country Club,

la verdad se ve en los cerros, con su gente y su inquietud"

Canción: Yo vengo de donde usted no ha ido

Alí Primera

El Presidente Maduro, el 4F de 2017, en su intervención central en el acto de cierre realizado, en Maracay, frente a las instalaciones del Cuartel Páez, en el 42ª Regimiento del Batallón de Paracaidistas, Antonio Nicolás Briceño, en conmemoración de los 25 años de esta gesta heroica, dirigiéndose a Adán Chávez Frías, Ministro del Poder Popular para la Cultura y a Ernesto Villegas, Ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, les dio instrucciones públicas, en forma de orden, de obligatorio cumplimiento, de llevar a las pantallas de la televisión y del Cine: Tenemos que llevar el Chávez de verdad a la pantalla de televisión, a la pantalla del cine, nacional y mundial, los encargo a los dos (ministros Ernesto Villegas y Adán Chávez) para que le muestren al mundo al Chávez de verdad. El admirable líder de la revolución venezolana, latinoamericana y mundial" Es decir: la verdad sobre el Presidente Chávez, sobre el 4F y sobre este proceso revolucionario.

Inmediatamente vino a mi mente, como suele ocurrirle a mi espíritu de investigador -de la realidad- controlado por el lado izquierdo del cerebro, en búsqueda de la verdad, una serie de interrogantes; una de ellas: ¿A cuál verdad se refiere el Presidente Maduro? Pues, hay tantas verdades como actores y fuerzas sociales están insertas en la realidad. Al menos, en términos generales, siempre hay tres verdades: 1. La nuestra (oficial), 2. La de quienes se nos oponen (anti-oficial) y 3. La de quienes se mantienen oscilantes, indiferentes o dicen que ese problema no es suyo. Al final, como ya se sabe, tiende a imponerse la de los vencedores (oficiales), los que controlan el poder en forma circunstancial; los que en la puja de la guerra o el control mediático, psicológico y mental e incluso, comunicacional, tienen mayores facilidades, posibilidades y oportunidades de imponer "su verdad". Durante siglos así ha sido, en Venezuela y en el mundo: muchas verdades no son verdades. Lo son, hasta que quienes controlan los aparatos ideológicos y comunicacionales, desde el Estado o, incluso, desde "lo privado", sobre todo si, a la vez, controla al gobierno y al Estado, deciden cambiar, develar, recrear o sustituir la verdad oficial vigente. Por ejemplo: ¿Cuál es la verdad de Bolívar, Zamora, Miranda, Fabricio Ojeda o la más reciente de Chávez, Robert Serra, Danilo Anderson o de Eliecer Otaiza? ¿La nuestra o la de los otros? ¿Hasta dónde la verdad que conocemos es la verdad verdadera?

No hay dudas: Los burgueses, los oligarcas, el imperialismo, el sionismo internacional, las transnacionales – sobre todo de la Comunicación y la Información – la CIA, el Departamento de Estado Norteamericano, el Mossad… han difundido, durante años, una verdad que hoy no es compartida por muchos de nosotros. Quizá, a esto se refiere el Presidente Nicolás Maduro, cuando exige a sus Ministros buscar y difundir "…la verdad sobre el Presidente Chávez, sobre el 4F y sobre este proceso revolucionario…"

Para muestra una de esas confesiones transparentes del Presidente, cuando el domingo 05/02/2017, un día después de su solicitud, en su programa:"Los Domingos con Maduro", casualmente desde la Villa del Cine, reclamó sorpresiva, autocrítica y públicamente, palabras más o palabras menos, esto que ya hemos comentado antes, en nuestro anterior artículo sobre el Carnet de la Patria (Ver: https://www.aporrea.org/ideologia/a241205.html)

"A veces pregunto cómo está tal cosa y me dicen: <>, <>, luego cuando nos metemos en las catatumbas del pueblo, para ver si es verdad, nos encontramos que las cosas no son como me han dicho: No es verdad que vamos viento en popa…no, a veces la cosa está mal, muy mal y en lugar de decírmelo, para tomar medidas correctivas, me lo ocultan…"

Por ello, es difícil tener una verdad absoluta y consensuada, siempre la verdad será relativa, sobre todo, cuando se trata de verdades que afectan intereses sean estos políticos, económicos, religiosos, ideológicos, e incluso, sociales. En este sentido, debo suponer, que es obvio que el Presidente Maduro se refiere a NUESTRA VERDAD, la verdad de los Chavistas o los que estamos comprometidos o comulgamos con este proceso y que sentimos que nuestra verdad ha sido tergiversada, "contaminada" o no es cierta; esto, por supuesto, no significa que esta, NUESTRA VERDAD, sea LA VERDAD, definitiva y total, y menos, LA VERDAD ABSOLUTA, pues, incluso, entre quienes participamos de este proceso y acompañamos al Presidente Maduro, existen distintos niveles de información, interpretaciones y percepciones de NUESTRA VERDAD ¿O me equivoco? De modo que incluso, NUESTRA VERDAD, puede tener distintas formas de expresarse, aunque haya aspectos que son plenamente compartidos por todos y todas. De modo que no es cosa fácil, la tarea encomendada, si en verdad queremos acercarnos a LA VERDAD, que nos demanda el Presidente Maduro.

Vamos a estar claros, hay muchos secretos, franquezas detrás de los silencios, realidades indecibles y hasta suspiros de medianoche, que nunca se sabrán y, quién sabe, si es mejor que nunca lo sepamos.

En la vida cotidiana hay ejemplos por montones de tergiversaciones de la verdad: En un conflicto de parejas por la custodia de los hijos o por la "verdad" que, finalmente, guardan en sus cabecitas los hijos o hijas; la madre tiene una versión, el padre otra y los hijos, suegros, familiares cercanos o vecinos, terminan teniendo otra, muy diferente; aunque al final, generalmente, se imponga una de ellas y esa "verdad", aunque sea falsa, se termina imponiendo sobre las demás ¿Nunca les ha ocurrido a ustedes? Yo he vivido, tantas veces, esa realidad, que ya se me ha hecho casi una verdad absoluta que: los hijos e hijas son de la madre y ellos o ellas tienen, grabadas en su mente, la verdad que ella les inculcó en sus cabecitas, porque son ellas quienes, fundamentalmente, los programan desde niñ@s, según sus patrones culturales, ideológicos, políticos o mentales. Seguramente, alguien pueda estar en desacuerdo conmigo y otros u otras, ni les va ni les viene. Pues, así ocurre en dimensiones más amplias, complejas y difíciles de precisar cuándo se trata de la verdad histórica de un país o de una sociedad, porque se trata de problemas cuasi-estructurados, problemas creativos en los que los intereses y motivaciones juegan un papel importante en la percepción que tenemos de la realidad. Incluso hay quienes se atreven a preguntarse, como el filósofo austríaco Paul Watzlawick: ¿Es real la realidad? Al relacionar: Confusión, desinformación y comunicación.

Por mucho tiempo, "la verdad" histórica más reciente que hemos conocido en Venezuela y el mundo, es la verdad de los líderes, investigadores o profesores de historia, o de comunicadores, de la IV República. Entonces, debemos suponer que el Presidente Nicolás Maduro, demanda es poner a circular y colocar en el tapete, NUESTRA VERDAD, la verdad que creemos verdadera, la verdad de quienes insurgieron el 4F de 1992, la verdad de quienes se han ido a las "catatumbas del pueblo", la verdad de quienes llegaron al gobierno y nos hemos mantenido, por voluntad popular, desde el 02 de Febrero de 1999; es decir: la verdad de los líderes de la V República; del gobierno Bolivariano, Robinsoniano, Chavista, anti-imperialista, socialista, cristiano y ahora: Zamorano. ¿Cierto?

Tomemos como ejemplo lo que pudiéramos llamar LA VERDAD DEL 4F. En honor a la "verdad", pudiéramos preguntarnos, intencionalmente, para provocar: ¿Cuál es la verdad verdadera del 4F de 1992? ¿Cuál es la verdad de lo que sucedió antes, durante y después del 4F? ¿Es verdad que los civiles comprometidos el 4F no respondieron oportunamente o es verdad que no fueron informados a tiempo y no se les suministraron las armas ofrecidas? ¿Es verdad que Chávez fijo el 17 de diciembre de 1991, con los civiles, la insurrección armada y después, sin consultar con algunos de ellos, la cambió para el 4F de 1992? ¿Qué hubiera pasado si el 4F triunfa la rebelión militar y el pueblo sale a la calle a apoyarlos? ¿Fue una rebelión sólo y únicamente militar o acaso, como se escucha decir, casi contradictoriamente, fue Cívico- Militar? ¿Es verdad que Chávez, estaba muy nervioso e incluso lloraba, antes de hablar por TV, para luego decir su famoso por ahora, o es un brollo inventado por quienes, por ejemplo, lo llegaron a llamar hasta "gallina" para enfrentarlo electoralmente luego? ¿O el término "gallina" tenía, en boca de Arias Cárdenas, una connotación peyorativa de: temeroso, miedoso o poco valiente? ¿Es cierto que algunos de los que participaron el 4F, como el ex gobernador del estado Bolívar, Rojitas o el sargento Iván Freites – como él mismo lo ha reconocido – intentaron matar al Presidente Chávez, porque percibieron que se había "rajado" en diciembre de 1991 y luego se retractaron o echaron para atrás porque Ronald Blanco La Cruz, dio la orden de suspender la operación porque ya todo se había aclarado con el compadre Chávez? ¿O es un invento del historiador Agustín Blanco Muñoz, de la profesora Herma Marksman y del sargento Iván Freites, el mismo que se dispuso enseñar a Chávez a tocar guitarra en Yare, como lo oímos decir cada vez que comienza Zurda Konducta? ¿Es cierto que Diosdado Cabello, casi se echa para atrás el 4F del 92, al encontrarse por "casualidad" con su familia, cuando iba a Miraflores y lo hamaqueó su esposa para que reaccionara y siguiera aunque nunca participó directamente en las operaciones como si lo hicieron Blanco La Cruz, Florencio Porras o Rubén Ávila? ¿Será verdad lo que denunció en vida Luis Tascón, de que Nicolás, Cilia Flores y Diosdado se "rajaron" el 4F y según Tascón, la pareja Presidencial había salido del país y aparecieron el 14 de abril? Por cierto: ¿Es verdad que Diosdado Cabello estuvo "enconchado", por unas horas, en un apartamento de Rafael Sarria, aquel 11 de abril de 2002, en Vargas? ¿Qué es de la vida de ese caballero, a quien conocí personalmente en diciembre 1998, en una oficina del Cubo Negro en Chacao? ¿Acaso es verdad que fue uno de los que más hizo negocios y se llenó sus bolsillos a cuenta de sus relaciones con gente de este proceso, incluso con Chávez y Diosdado, como lo hicieron Andrade – quien apenas era su humilde guardaespaldas cuando conocí a Chávez, en la Casa del Profesor Universitario de LUZ, en 1994 – y lo hizo ex gobernador de Aragua, el ahora supuesto confidente de la CIA, según se ha dicho, el tristemente célebre, Rafael Isea; quien por cierto, cuando lo conocí, era mano derecha junto con Jesús Aguilarte – apreciado amigo, quien fue ex gobernador de Apure y murió en extrañas circunstancias – del ex Ministro de Planificación Jorge Giordani? Por cierto: ¿Es verdad que Giordani, como me pasó a mí, y a la mayoría del pueblo venezolano, apenas se enteró de la insurrección militar cuando lo vio por TV el día 4F y luego, en uno de sus libros, compartido con Hercilio Castellano, dijo que el 4F había sido un Golpe de Estado y sin embargo, fue a Yare a darle clases al "golpista" de Chávez y eso lo convirtió en su "Maestro" en Planificación? Lo que nunca he comprendido es ¿Por qué luego, el Presidente Maduro y Diosdado Cabello le confirieron la condecoración del 4F en el 2014, "la cual aceptó"? Por cierto: ¿Por qué en estos 25 años no se hicieron estas condecoraciones? ¿Es verdad que Urdaneta, quien tuvo una destacada participación el 4F, en Maracay y quién fue Cónsul en Vigo con Caldera y Director de la DISIP con Chávez, por diferencias graves con este, decidió retirarse y olvidarse de este proceso? ¿Qué es de la vida de este señor? ¿Es verdad que el General Ochoa Antich, cuando era Ministro de la Defensa, jugó inicialmente a favor de la insurrección y cuando la vio perdida y brotó como monte la delación, se plegó de nuevo al gobierno de CAP y por eso se adelantó a recibirlo en el Aeropuerto de Maiquetía? ¿Son acaso significativos, importantes, relevantes…develar y difundir estas verdades o sólo divulgaremos las que nos interesa y consolida nuestro proyecto? Y no pregunto más, sobre tantas "verdades" y verdades, que he escuchado y he leído en varios libros, y que las "circunstancias", o las "conveniencias", las han ocultado, no sé si por olvido interesado o porque no vale la pena entrar en detalles.

Por cierto: ¿Qué es de la vida de Simón Rodríguez o Samuel Robinson? Que casi nunca lo oigo mencionar ¿Es que esta Revolución ya dejó de ser Robinsoniana y ahora, sólo es Bolivariana y Zamorana y, se nos olvidó la raíz Robinsoniana? ¿Qué dicen quienes tienen el control político y comunicacional del Estado en la actualidad? ¿Es así? ¿O me equivoco? ¿No será que la revolución ha tomado un giro demasiado militarista, guerrerista, poco civilista y verdaderamente pacífico? ¿Será verdad que - según lo dijo Bolívar - los sabios, científicos, intelectuales, académicos, pensadores…valen muy poco frente a la sabiduría popular? ¿Y dónde queda el intercambio de saberes? ¿Y entonces porque resaltamos tantos a prohombres como Bolívar, Marx, Miranda, Ludovico Silva, Rosa Luxemburgo, Manuela Sáenz o al propio Hugo Chávez, si basta con consultar o dejarse llevar por la sabiduría popular y san se acabó? ¿No dijo acaso el pueblo el 6D de 2015 que estamos raspaos y cacheteados? ¿Por qué nos empeñamos en rescatar sólo los símbolos y los personajes de la guerrilla, la gesta independentista y la confrontación armada (caso Zamora o Fabricio Ojeda) y nos hemos olvidado o poco mencionamos últimamente a civiles y hombres y mujeres de paz, como: el lingüista Andrés Bello; artistas plásticos, como Arturo Michelena; tecnólogos populares, como Don Luis Zambrano o Salvador Suárez (Salvy); bailarinas o danzarinas, como Yolanda Moreno o Marisol Ferrari; cantores del llano, como Simón Díaz o Juan Vicente Torrealba; cantores populares, como Manuel Pirona o el Gordo Páez; investigadores comprometidos, como Salvador de la Plaza o Jesús Rivero; comandantes guerrilleros y pioneros de lo que hoy vivimos como Douglas Bravo o Julio Escalona; curas como el padre Wuytack, quien fue expulsado por CAP y Caldera o el renegado y ahora golpista Padre Palmar; Comprometidos Rectores como Imelda Rincón o como José María Bianco; Científicos de alto nivel como el zuliano Fernández Morán o líderes comunitarios como cualquier María y José;? ¿O acaso sólo nos vamos a dedicar a resaltar ahora los que han luchado con las armas y, de paso, sólo l@s que son nuestr@s y no aquella o aquel que es, o fue, adeco y copeyano o es converso y renegado? En resumen, vuelvo y pregunto:

¿Cuál es la verdad de Venezuela?

¿La que queremos que sea, es decir, la nuestra o la que es o la de los otros, así nos duela y contradiga nuestras creencias, motivaciones, intereses, deseos y pasiones?

Tienen ustedes la palabra. Que hable el pueblo y sus líderes. Que hablen los investigadores, científicos sociales, los intelectuales, las ama de casa, los líderes políticos, los militares activos y en retiro, los comunicadores sociales, los buhoneros, los de aquí y los de allá y, también, los de a cuyá…A ver si algún día, entre todos y todas, develamos y reconstruimos la verdad verdadera de Venezuela.

Porque a decir verdad: "Sólo la verdad, nos hará libres".

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2138 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: