Tirso Salaverría y Ezequiel Zamora: ¡imprescindibles!

"Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.

Pero hay los que luchan toda la vida.

Esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht

Hoy, 01 de Febrero de 2017, conmemoramos la luz en Cúa, estado Miranda- hace 200 años- del reconocido y valorado en Revolución Bolivariana de Venezuela, del valiente ciudadano, el General de Hombres Libres: Ezequiel Zamora.

Y referirse a Ezequiel Zamora y a la Guerra Federal, es historiar de cualidad insurgente, del coriano, el Comandante Tirso Salaverría.

Tirso Salaverría nace en Coro en 1821 y el domingo 20 de febrero de 1859, noche de retreta, revienta la Guerra Federal, con la toma del cuartel de armas de Coro, parque oligarca donde se tenían los componentes de guerra. Tanto el General Juan Crisóstomo Falcón, como el General Ezequiel Zamora, se encontraban fuera del país en solicitud de elementos de guerra. Sin embargo, los comprometidos en Coro con el ideal federal, por darse cuenta que el plan revolucionario se había descubierto, se comunican a Curazao con el General Zamora para proponerle la toma del parque. Zamora ratifica el plan, sin consentimiento de Falcón y destina al Comandante Tirso Salaverría a dirigir el movimiento federalista de esta región curiana. El discurso era un llamado a "todos los venezolanos" a relegar al olvido "las distintas y odiosas denominaciones de bandos políticos", para librar la lucha contra "el club dominador" que usurpaba el gobierno de la República. Esta proclama, la hizo Tirso, el día siguiente, por considerar como falseada y traicionada, el levantamiento insurreccional que se hizo en contra del presidente José Tadeo Monagas, el 10 de Marzo de 1858; quien renuncia y luego asume el poder ejecutivo, el General Julian Castro, figura puesta a la cabeza por la oligarquía de la época. Julián Castro se desempeña con una política represiva a "todo lo que huela a liberalismo", ya que se había conformado, años anteriores, este colectivo de liberales para contraatacar a los conservadores oligarcas. Praxis de la dominación que es la maldad, se presenta. Y la traición la acompaña.

Bajo este contexto sociopolítico, de lucha de clases, oligarcas y pueblo, donde este último proclama la igualdad y la justicia social, como bandera federal, Zamora organiza clandestinamente este movimiento en Caracas, mientras que Julian Castro constituye unas elecciones el 08 de Julio de 1858, resultando presidente electo. Considerado este aspecto eleccionario, por el Comandante Tirso Salaverría, como una burla cruel de la opinión del pueblo:

"…y lo que hemos visto ha sido el escarnio del voto universal, otorgando ese derecho a la fuerza armada sometida a la voluntad de los jefes establecidos ad-hoc, para llenar los designios proditorios de un club dominador. Bajo esta tutela depresiva tuvieron lugar las elecciones para la Convención Nacional: ¿Y cuál había de ser los resultados? Otra vez la centralización del poder contra el querer de los pueblos paladinamente manifestado: otra vez el abrir anchuroso campo para perpetuarse en el poder público…" (tomado de González, 2009,pp28).

Aquí se exteriorizan los primeros proyectos de la Federación, en contra de la oligarquía conservadora que limitaba la participación política, se continuaba con la esclavitud y con el latifundio, asuntos no logrados con la Guerra de la Independencia, liderizada por Simón Bolívar y su ejército libertador. Por ello, el Revolucionario Bolivariano, Ezequiel Zamora, proclama el 07 de Marzo de 1859, lo siguiente:

"…El 20 de febrero es un grande acontecimiento, el determina una situación, despeja un provenir, el trae las palmas de la victoria. No más sombras siniestras en el horizonte de la Patria, enarbolemos el estandarte de nuestros padres, de los patriotas de 1811…" (tomado de González,2009,pp30).

Se pretendía lograr las elecciones libres, la libertad de los esclavizados, la justa y equitativa repartición de las tierras y el "horror a la oligarquía", que aún en esta época, continúa arremetiendo contra el pueblo por medio de "guerras económicas", acaparamiento de productos, inflación desmedida; pues aun mantienen el control y dominio económico. Se hace necesario, la presencia imprescindibles de un Tirso y de un Ezequiel en esta época actual.

Este movimiento federalista, comprendió el valor estratégico de esta región curiana, y seleccionó a esta tierras de Tirso Salaverría, específicamente a la Hacienda La Caridad en Hueque, del actual Municipio Petit del estado Falcón, "para iniciar esta epopeya y después especialmente Coro para el alzamiento, La Vela para su desembarco y toda la provincia (El Cantón de San Luis, Cumarebo) para encender la llama de la insurrección y como cantera de su valiosa tropa" (Acosta,1989:32).

Resultando estos escenarios federalistas como realidad identitaria de una de las tantas luchas independentistas y revolucionarias de nuestra región curiana, valorándose como complemento patrimonial del ya existente en Coro y La Vela.

El Comandante Tirso Salaverría inicia el movimiento federal con aproximadamente 50 combatientes, donde iban adelante Felix Iraola, José Torres, Nicolás, Juan de la Cruz e Hilario Quero, quienes son descendientes, según Acosta (1989), de los Queros "que sembraron semilla revolucionaria en la fundación del Partido Comunista, en Coro y en la lucha armada urbana y rural en el glorioso Frente Guerrillero José Leonardo Chirinos de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional" durante los años 60. Praxis de la Revolución, luchas y resistencias históricas por mejoras. Otros curianos que conformaron la tropa que acompañó a Zamora en toda la campaña federalista por Carabobo, Yaracuy, Llanos Occidentales, fueron: Manuel Hansen, Leogivildo Hernández, Apolonio Moreno, Tomás Díaz, Vicente y Rafael Miquilena, Basilio Manuel, Juan Acosta, Simón Primera, Gregorio Ruijano, Pedro y Carlos García, José de los Reyes Pachano, Juan José Colina. A ellos también, este homenaje insurgente!

Tirso y Ezequiel, hombres útiles e imprescindibles, como podrían ser nuestros jóvenes falconianos, abnegados de patriotismo, proclamaban:

"con toda la energía y ardor de un alma libre, con todo el noble orgullo de un militar, ciudadano idólatra de su Patria, dispuesto a arrastrar, alegre y sereno, a vuestro lado, los azares de la campaña que hoy se abre a nuestros esfuerzos. Feliz yo, camaradas, si, como lo espero de la Divina Providencia, triunfaremos de nuestros dominadores. Feliz yo, siquiera exhale a vuestro lado mi último suspiro, en nombre de la LIBERTAD Y LA FEDERACIÓN de mi Patria (Tirso Salaverría 21.02.1859, tomado de González, 2009).

Y esta proclama, en este Cambio de Epoca de Participación y Protagonismo Sociopolítico, nos rompe el silencio conformista ante la realidad crítica en Venezuela. Descrita asi:

Cuando la satisfacción de necesidades básicas de alimentación, seguridad integral, vivienda, salud, educación, ente otras, se encuentra amenazada, o mejor dicho, se encuentra insatisfecha y las formas de alcanzarlas, se dificulta cotidianamente, domina y acecha a nuestro ser, sentir y hacer convivido, la desesperanza colectiva, que a veces se transforma en una común neurosis aguda. Se irrumpe la paz y tranquilidad, también necesaria para el Buen Vivir o para el logro de la máxima felicidad posible, si de Venezuela Bolivariana conceptualizamos. Aún más, cuando la injusticia, la corrupción, el oportunismo, el burocratismo, la impunidad, las mafias, los ilícitos, los enchufados, los bachaqueros, los boliburgueses, los acomodados, los gobierneros, los tramposos, los aprovechadores, los deshonestos, los saltatalanqueras, los traidores, los mezquinos, los individualistas, los mercantilistas, los quinta columnas, los dirigentes centralistas y autoritarios, los "cobardes ciudadanos" (como antítesis zamorana), todos en diversa formas de contrarevolucionar, se convierten en los protagonistas de este goce humano. Satisfacción humana que disfrutan algunos como funcionarios públicos del gobierno actual, y otros, como vinculados a ellos, gracias a la cultura de la "viveza criolla" que enajenamos de la época colonial reforzada por el modernismo occidental. Invasión que penetra la emotividad visceral, enloqueciendo el raciocinio histórico ideológico que fecundamos en los procesos formativos informales y no formales, familiares y comunitarios, sobre el andar hacia el camino difícil y comprometido de una revolución social, económica, política y territorial venezolana y nuestramericana. Acaso también desaprendimos, las potencialidades y fortalezas de nuestros resistentes antepasados, de esos sujetos históricos emancipadores, de esos líderes latinoamericanos y caribeños que combatieron por sus ideales libertarios y defendieron con su vida, la refundación y desendeudamiento social, la construcción de un sistema político democrático caracterizado por la participación popular, por la inclusión social, por la propiedad social de la educación, salud, vivienda, alimentación.

Rescatamos esa memoria histórica de lo necesario en nuestros luchadores federalistas, como lo fue su valentía ciudadana y ética revolucionaria, para despertar con los "ojos abiertos" ante esta realidad venezolana y no ocurra, como en la historia política pasada, que la "praxis de dominación" que es la maldad y el pecado, acompañada de la traición, como lo refiere Dussel (2011), prevalezca y triunfe en las batallas de la vida. Promocionemos y accionemos, la praxis de la democracia participativa venezolana, que es el bien y el amor al otro, al prójimo, a la sociedad.

"Es amor a otro como otro, por él mismo y no por mi, con respeto de justicia hacia su persona en cuanta sagrada, santa. De manera que la auténtica relación entre las personas como personas es de amor, pero amor de justicia" Dussel, 2011.

Referencias Bibliográficas

  • Acosta Blanco, Polito (1989). Zamora La Revolución. Resumen de las ponencias presentadas en los Coloquios de Historia Regional Falconiana, celebrado en Coro en Noviembre 1987 y Marzo de 1988. Publicaciones de la Asamblea Legislativa del estado Falcón.
  • Dussel, Enrique (2011). Etica Comunitaria. Fundación Editorial El perro y la rana. Centro Simón Bolivar. Gobierno Bolivariano de Venezuela, Ministerio del Poder Popular para la Cultura.
  • González Acosta, Arcadio (2009). General en Jefe Tirso Salaverría. 150 años de la Gesta Federalista. Alcaldía del Municipio Miranda, Venezuela.
  • Memorias de Venezuela.44 Edición Especial. (2017). Se cumplen 200 años del nacimiento del Valiente Ciudadano El pueblo que combatió con Zamora sigue en pie de lucha. Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno / Centro Nacional de Historia. Venezuela.

eylinavasc@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1671 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a240871.htmlCd0NV CAC = Y co = US