La mejor Fuerza Armada Nacional

Cuando analizamos en profundidad nuestra historia, nos encontramos con el hecho de que el pueblo venezolano nunca se ha resignado a ser súbdito de nadie; las luchas libertarias contra el imperio español colocaron a nuestro país y a sus libertadores en un sitial de honor por habernos liberado del yugo opresor. Hoy por hoy Venezuela es reconocida como cuna de libertadores, como un país de paz, distinguida por su solidaridad con las demás naciones del mundo. Este atributo es porque aquí vino Bolívar, vino el pueblo hecho ejército, a juntarse como una sola fuerza a llevar la espada libertaria contra las fuerzas imperiales, a reivindicar con heroísmo la justa de los pueblos originarios, de los afrodescendientes y de los reprimidos, lo cual hizo que ese Bravo Pueblo venezolano se catapultará en la mejor Fuerza Armada Nacional y quedará así para la historia; no obstante, la batalla por la que lucharon aquellos hombres y mujeres aún está pendiente por concluirla: las luchas sociales de ayer son las mismas luchas sociales de hoy, están aún vigentes en el espíritu revolucionario. Hoy la FAN sigue dando muestras de su valentía por la defensa del país al colocarse al margen del Decreto que coloca a Venezuela como una amenaza por parte de Obama, al defenderla con fuerza de las agresiones del secretario de la OEA (Almagro), a salvaguardar la zona El Esequibo como territorio venezolano y no del imperio inglés, a evitar secesiones impulsadas por el imperio como una política divisionista para destruir al país, a proteger nuestro signo monetario más que por su valor por lo que representa en la historia del país y de América y a defender nuestra Constitución por encima de las pretensiones de la Asamblea Nacional y de la MUD para llamar a una escalada de violencia, con la finalidad de desconocer un gobierno legítimamente constituido e imponer sus intereses en contra del bienestar de los venezolanos.

Sin embargo, no es suficiente este esfuerzo de la FAN que es un acto obligatorio porque así lo reclama la Constitución. La lucha de las clases sociales que se arrastran desde ayer debe contar con protagonistas y sujetos de la democracia, constructores de justicia, de paz, del nuevo ser humano y para ello necesario es contar con una FAN proba, con ética, con profunda formación de consciencia revolucionaria, que resguarde los intereses de la República y no los de algunos militares que se han lucrado de la crisis económica, de la devaluación de nuestra moneda, del contrabando de nuestros productos, que han mancillado la FAN de Bolívar, no merecen ni siquiera llevar el uniforme que representa los más altos valores de la institución: la libertad y la justicia. Seguir colocando en altos cargos públicos del gobierno a miembros o exmiembros de la FAN es un error, porque los indicadores demuestran que han sido los funcionarios más ineficientes y corruptos que ha habido en la revolución. La alianza de la FANB con la sociedad civil durante la independencia fue para luchar contra la esclavitud y la opresión del imperio español con la máxima del poder para el pueblo, no al revés. Hoy el poder radica en la FANB y no en el pueblo, esta concepción se desvirtuó porque las comunas pasaron a un tercer lugar, dejaron de ser la prioridad de un Estado que se identifica como Socialista, pero predomina la estructura burguesa del sistema que corroe a las instituciones, la lucha a favor de la clase esclavista dejó de ser prioridad. La FANB tiene que volver a su signo de colectivo y no de individualismo; por lo tanto, no es suficiente la defensa de la Patria si cuando pasamos por sus estructuras la mayoría de las bases que la sostienen: su ejército, está alejado de los intereses de su propio pueblo que hoy los ve como los nuevos millonarios de la revolución, o como los nuevos azotes que junto a la crisis castiga al pueblo. Entonces, ésta no es la mejor FAN, es urgente intervenirla, depurarla y colocarla al lado del pueblo, no detrás; especialmente a la Guardia Nacional, para consolidar la verdadera simbiosis entre la calle y el cuartel, a terminar con la explotación del hombre por el hombre, a implosionar la doctrina militar anticomunista que se anidó en el seno de la FANB. Es una tarea difícil para el presidente Maduro, pero la revolución es sentido del momento histórico, es cambiar todo lo que deba ser cambiado y el pueblo lo exige, para poder tener hoy la mejor Fuerza Armada Nacional como otrora.

(*)esmeraldagarcia2309@yahoo.com

Licenciada en Administración

Fecha: 17/01/2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1469 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: