Segmentos no tocados para el voto

La Libertad en marcha

 

Hacer lo que nos da la gana no es señal de ser libres.

Hacer lo que nos da la gana es ser esclavos del capricho.

Jiddu Krishnamurti.

 

 

La libertad es la facultad del qualitas humano para el paso definido. Elección, selección, definen (enriquecen o empobrecen) al qualitas. Sin embargo es la circunstancia la que crea los senderos para el andar del qualitas. Oportunidades denominamos a esos senderos. Según el peso de la circunstancia, la oportunidad crece o decrepita el forcejeo colectivo.

 

Aliviar el peso de la circunstancia es un buen mensaje. El sembrador esparce semillas de oportunidades, es un buen mensaje. Sortear con pinzas un camino minado de amenazas, discernirlo entre las quimeras que lubrique la desconolización: Desenredar, son señales de sacerdocio más que de carrera política. Un horizonte seguro que urge nuestro valor de compañía. Aquí y ahora para la nación es su mensaje. Dermis y epidermis de este territorio somos combustible de un nuevo tiempo. El momento es el flanco olvidado de La Torre en Carabobo.

 

Pero la confianza no está ganada hay que asumirlo. La banalidad quimérica arrebata hogares y calles: violencia, reggetón, sexo y lotería transforman en posesos la existencia de una gran parte de un buen segmento de mis hermanos votantes, televidentes transformados en bestias de Circe: TV Circe. Es el categórico imperial. La "libertad" de mirar tan solo, hacer lo que se plazca, la opinión pendular, de tira y encoge no son atajos para alcanzar la felicidad, son posturas que recuestan su impotencia alienada a la actividad de los grandes magnates, más grandes son mientras más lejos están; cada ejemplo podría definir flojera, capricho, inseguridad, complejos, frustraciones, pero jamás referencia de la libertad, porque ninguno de esos ejemplos y multiplicidad de otros más no sustentan voluntad. Y los genes de la voluntad son los que incitan la movilidad de la libertad, como externamente la circunstancia la hace llevadera según la multiplicidad de ofertas (senderos, oportunidades) le proponga la estructura política colegida.

 

Hoy nos desenvolvemos en esta estructura contraída, infiltrada de ___pocos, ___muchos, ___muchísimos, ___innumerables mamadores de gallo (indique usted la cantidad), guarimberos de oculta agenda antimarcha, en puestos de mando que el hecho de tomarse en cuenta indica el peligro que son a la hora del sufragio, sumada al conocimiento de la sustancia perjudicial de esta conciencia en el segmento del pueblo trabajador que no ha aprendido aún salir de lo inmediato, y cualquier camino que indique mediatez (socialismo por ejemplo), lo toma como intrusión, podrían reducir seriamente la intención votante a la hora pautada; hay que invadir, penetrar esa falsa conciencia que amarra sórdida la vida de todo un mundo de hermanos del pueblo.

 

Por otro lado hay que crear una estrategia en paralelo en el producto que daría soporte a esta vertiente. Por ejemplo la música popular, la música urbana, campesina, increíble la cantidad de buenos músicos opacada, imposibilitada por la mediática disquera. URGEN ESTUDIOS Y DISQUERAS POPULARES, dentro del concepto revolucionario para arropar estaciones, popularizar cultores musicales en los medios mientras se confeccionen grandes puestos-stands de revistas con todo un sin fin de material gráfico proporcionado por las distintas instancias ejecutivas gubernamentales y empresas que trabajen expresamente para esos puestos: diarios, revistas, tarjetas, películas, dvd, material p.o.p., catálogos, fotografías, postales, libros, productos de cooperativas, de artesanía, confitería, que reúna a ministerios, fundaciones, casas y pueda también ofrecer al mayor a sus vecinos mercaderes informales, y por supuesto, la música de nuestra gente. No esperar bienales de libros o en ferias "privadas" del Ateneo (son pagas, no gratis) para aparecerse cual estrellas ocasionales, sin interés a todas luces de proyección al pueblo entero. Estos puestos-stands estarían manejados no por mercaderes, sino por revolucionarios que asuman labores de difusión solidaria en su entorno mercantil informal (¿Frente Francisco de Miranda?), que lo remueva emplazándolo a tareas compartidas, aseo, charlas, cine-foros, asistencia a los compañeros más débiles, etc., para injertar la yema –si estaba dormida o atrofiada-, del amor y comprensión a sus semejantes.    

 

Urge seriamente un canal de TV incentivador para la juventud, con una gerencia compartida, sin mente impositiva, alegre, conectado además de los segmentos que le atañen normalmente, con otros que atrapen, encaucen su adrenalina e inteligencia; la creatividad en artes, ciencias y humanidades; el ingenio, los descubrimientos, invenciones; la juventud militar, la misionera, la estudiantil, la obrera, la campesina, la productora; promociones juveniles, giras y festivales musicales; inquietudes, disciplinas extreme, marciales y deportes; siembra de valores; cine; contactos internacionales; interactiva con el público, estaciones de TV y emisoras; que sea crítica. LA LIBERTAD EN MARCHA. No los mezquinos segmentos "juveniles" aislados, cuando el 80% de este país lo conforman jóvenes. Bueno, es un trabajito, hermoso y descuidado sin razón trabajito, tremendo target que debe ser uno de los pilares más firmes para el tiempo que viene.

 

Nuevas rutas para la esperanza, más esperanza para la juventud, para los hermanos informales. El voto da para eso y más: El voto por el sembrador obviamente. El sembrador sabe que la revolución está represada. Con la certeza en la mano, la victoria electoral nos hará independientes, nos brindará más estímulo para ejercitar la voluntad, la que nos traerá más libertad de ser, encarar al mundo con nuestra democracia ejemplar. Pero primero ganar el entorno con acciones comunes, convencerlo que la tarea de limpiar la cizaña de la siembra no es sueño, pero hay que transformar la esperanza en juramento común, hacerla batiente en el pueblo; que comprenda que hay mucha creatividad estancada, pero por ahora, difundir estas nuevas, que vea lo mucho, mucho que falta por hacer, pero hace falta su valiosa compañía para obtener juntos las cosechas que necesitamos... Y ahora que lo vemos mejor, que el mundo necesita con urgencia.   

 

 

   


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2509 veces.



Arnulfo Poyer Márquez


Visite el perfil de Arnulfo Poyer Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnulfo Poyer Márquez

Arnulfo Poyer Márquez

Más artículos de este autor