El abstencionismo o la ruleta rusa

Finalizando las clases en la UBV, antes de las elecciones, una estudiante me dijo, dudando, que ella no sabía si votaría el domingo 06 de diciembre, por aquello de las colas que tanto tongonea la oposición. Ella sentenció molesta: "Es que toda mi familia trabaja y no nos da tiempo de ir a hacer las compras de los productos regulados". Esto sucedía a la salida, mientras nos despedíamos. Luego de recordarle la necesidad de defender nuestros logros asistiendo a votar, me fui meditativa y un escalofrío recorrió mi cuerpo por el vacío que crea inexorablemente la ignorancia.

El hecho de que toda su familia trabaje, ella da por sentado que es algo natural y no se da cuenta que esa realidad en un haber precisamente de este proceso político que inició en el 99 Hugo Chávez Frías como un continuador de las luchas forjadas durante el siglo XIX y XX en Venezuela. Jamás nuestro país había tenido un porcentaje de desempleo tan bajo como ahora. Y eso no ocurre como un hecho casual sino producto de las políticas de nuestro gobierno chavista y bolivariano. Entonces en vez de reflexionar y tener seguridad en su decisión de ir a votar a pesar de las dificultades, duda y le da margen a la derecha a llegar a la Asamblea Nacional y echar por la borda esas políticas que han garantizado casi el pleno empleo en nuestra nación.

El abstencionismo el domingo 06D se convierte en aquella práctica suicida antigua conocida como la ruleta rusa, en la cual varias personas juegan rotándose entre ellos un revolver con una sola bala, poniéndose el cañón en dirección a su sien cada uno respectivamente, dándole al gatillo hasta que el azar los salve o los condene a muerte. Eso mismo sucede cuando por ejemplo, el supuesto chavista te dice, no es que no soy madurista para justificar su abstención ó no, es que todos son unos corruptos. O, "No voy a votar para dar un mensaje al gobierno", etc, etc.

Cuando la verdad es que el mensaje nunca llegaría a su destino porque de ganar la derecha, la abstención habría ido contra nosotros mismos, no contra el gobierno, porque la arremetida de una mayoría parlamentaria de la MUD contra nuestra legislación, nuestra constitución y el Presidente de la República para garantizar su prontísima destitución, no daría tiempo a ninguna rectificación y crearía una inestabilidad política de tal envergadura que los únicos afectados seriamente sería la mayoría de nuestro pueblo más humilde por la pérdida de los beneficios conquistados en estos 16 años Revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1206 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas