"Nosotros los demócratas, ellos a quienes les pagan"

Hoy jueves 27 de julio, a sólo tres días de las votaciones para elegir los candidatos a la Asamblea Nacional Constituyente, cuando estoy regresando de la multitudinaria concentración para el cierre de campaña en la Ave. Bolívar, Ave. Urdaneta y Ave. Lecuna, me topo a un señor dueño de una fotocopiadora en pleno centro de la capital, quien comenta en voz alta: "Mañana tomaremos Caracas". Sorprendida sobre todo porque cerca de ese negocio transitaban miles de hombres y mujeres con camisas rojas, le pregunto: ¿Y quién la tomará mañana? Su respuesta fría y contundente fue: "Nosotros los demócratas porque los que hoy salieron son a quienes les pagan".

Por mi mente inmediatamente aparecieron todos mis amigos chavistas (incluida mi persona) que hemos tenido que buscar refugio fuera de nuestras casas unos días antes del 30J para garantizar el ejercicio de nuestro derecho al voto ya que todos los caminos para salir de nuestras urbanizaciones han sido trancados y los líderes opositores de esas zonas se encargaron de anunciar que los días subsiguientes iban a ser peores. Así sin pensarlo mucho y mientras me retiraba luego de haber cancelado, le espeté lo siguiente: "Cuáles, los que queman gente y nos trancan en nuestras casas para que no vayamos a votar". Cuánta ironía encerraba el comentario de ese opositor justo en este momento que ellos se oponen a que el pueblo de Venezuela decida por los cauces legales y constitucionales su destino.

Allí mismo, a sólo unos metros, en nuestra emblemática Plaza Bolívar, jóvenes le hacían publicidad a sus candidatos en lista para la ANC, adultos mayores sentados en el piso superior de Café Venezuela se ponían de acuerdo, con lista oficial del CNE en mano, sobre quiénes serían sus elegido y por allí alguien gritaba: "Viva la Asamblea Nacional Constituyente". Todavía en mi mente vibraban algunas frases del discurso del Presidente Maduro donde nos recordaba que el 30J votaríamos por la paz y la Patria. Y recordaba con dolor la capacidad de negación de la realidad que tienen nuestros hermanos opositores, esa ceguera política y doble moral que ha ocasionado un centenar de muertes de venezolanos.

Para ellos, toda la destrucción física y humana que ha habido en nuestro país durante más de 100 días no existe. No existe la conspiración internacional contra Venezuela. No existe el peligro de intervención militar por parte del gobierno de EEUU y la Unión Europea. Tampoco existe la voluntad de más de cincuenta mil venezolanos que con su prepostulación le dieron un empujón histórico a la Constituyente que se avecina. Ni mucho menos los seis mil y pico que se inscribieron definitivamente. Se burlan que el Presidente Maduro en ejercicio pleno de las facultades que le otorga el art. 348 convoca a elecciones universales, directas y secretas para elegir a los más de 500 candidatos territoriales y sectoriales quienes en ejercicio del poder que le otorga la Constitución del 99, se congregarán con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

Todavía retumban en mi cerebro esas voces opositoras que durante estos tres meses me escriben: "Ahora que apoyas la constituyente no te hablarte más" ó "Cómo hablar de intervención de EEUU, estás alucinando" ó "Ahora si estoy de acuerdo que EEUU intervenga a este gobierno narco". O aquellas que le dijeron a un amigo chavista mientras lo cateaba encapuchados: "Si te encuentro alguna identificación chavista te caigo a c… y destrozo tu carro". Son demócratas, muy demócratas. Y a nosotros nos pagan, si nos pagan y nos pagan muy bien. Ergo, sum


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 826 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas