El referendum es constitucional pero significa vuelta a la derecha

Así me escribió a mi twitter Gonzalo Gómez, a quien conozco hace cuarenta años cuando estábamos juntos en el movimiento estudiantil de izquierda de la Universidad Católica Andrés Bello, el 25 del mes pasado, es decir, hace menos de un mes: "@sathya954 @victorjara119 #Revocatorio es constitucional pero significa vuelta de la derecha! Por eso exigimos #rectificación #GolpeDeTimón" en una conversación que sostuvimos por esa red sobre el tema. Cuál es mi sorpresa que ahora ya Marea Socialista se define al lado de esa petición de la MUD como si el ejercicio de ese mecanismo constitucional fuera a resolver la situación económica y política en que nos encontramos resultado de una agresión imperial de alta envergadura. Se enfocan en los errores del proceso pero en realidad le ponen una alfombra roja a la más reciente bandera de la ultraderecha, calentada a fuego lento desde el departamento de estado y poniéndola en ejecución a fuego rápido en Venezuela. De esta manera fortalecen a la MUD que es precisamente la antitesis de lo que supuestamente Marea Socialista lo solicita y propone al gobierno de Maduro antes de tomar esa decisión equivocada.

Es increíble que gente tan avezada como los que convocaron la rueda de prensa no tomen en cuenta que en una correlación de fuerzas como la que existe nacional, regional e internacional, ellos sencillamente quedarían pulverizados luego de que hubieren sido utilizados por los poderosos sectores de la derecha y botados al basurero de la historia. También suena un poco pueril aquello de que no están convocando a revocar a Maduro sino defendiendo un derecho constitucional. O sea. Convoco una rueda de prensa para decir lo que todo el mundo sabe. Pero quien ha dicho que por que esté contemplado en la carta magna es un ejercicio obligatorio, es sólo una opción que tienen los ciudadanos de solicitarlo. Y si uno considera que el gobierno lo está retrasando, pues denúncielo, pero no convoque usted ese referendum que se propone no sólo revocar a Maduro sino echar al traste todos los logros de la Revolución Bolivariana. Pequeño detalle que como diría Chávez, allí es donde se apersona el diablo.

Iniciativa que entristece a quienes tenemos críticas a la puesta en marcha del Arco Minero por parte del gobierno o sobre ciertos aspectos de la política económica en los cuales no se toman medidas más contundentes que nos permitan tomar mayor control para romperle la yugular al bachaquerismo, la especulación y el acaparamiento. Porque ver a un movimiento que maneja un portal web de tanta importancia para crear opinión pública, ahora se cuadre a convocar el referendum revocatorio, bandera de la MUD, que como me dijo acertadamente Gónzalo Gómez hace menos de un mes, significaría una vuelta a la derecha, desmoraliza porque se ponen a la cola de esa organización desprestigiada, que ya ha demostrado en la Asamblea Nacional a qué viene.

Yo aprendí en mi modestísima militancia en la década del 70 y 80 que los problemas sociales estructurales e incluso los coyunturales no se resuelven cambiando gobiernos. Quien creyera en eso en esos tiempos sencillamente era considerado un iluso. De hecho nos preparábamos era para organizarnos en todos los frentes y crear fuertes movimientos de masas que fueran capaces de torcerle el brazo precisamente a esos grandes intereses políticos y económicos y así alcanzar objetivos de luchas muy concretas, pero al mismo tiempo estratégicos. Eso contribuía a acumular fuerzas e ir construyendo una verdadera referencia revolucionaria.

Estos mismos intelectuales que junto con Marea Socialista convocaron esta rueda de prensa para apoyar el referendum revocatorio del Presidente de Venezuela Nicolás Maduro, deberían más bien convocar y levantar un fuerte movimiento de masas para echar para atrás el Arco Minero, no sólo en los tribunales, o en la opinión pública, sino en el seno del pueblo. O uno que presionara al gobierno a tomar esas medidas económicas que todos los revolucionarios esperamos para profundizar este proceso. Eso si sería convertirse en una vanguardia política, que sí haría falta NO para sacar a Maduro, que no es el problema, sino para obligar a nuestra dirigencia a radicalizarse y a presionar a los factores de la derecha, justamente enquistados en la MUD, a deponer sus planes de destruir la Revolución Bolivariana. En cambio deciden, ver el retrovisor y echar para atrás, justamente con los sectores que están promoviendo la guerra económica, la guerra psicológica, el psicariato y hasta la intervención del gobierno de EEUU. Así no compañeros.






 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3949 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: