Prueba de fuego para Venezuela: desoír los cantos de sirena de la oposición

El Quijote le dijo a Sancho Panza: "Cosas veredes Sancho". Lugar común que nos ilustra la serie de hechos concatenados que en Venezuela ya no sorprende por lo cotidiano, aunque algunos suceden aquí y otros allá. Que trastocan toda lógica, razonamiento, sindéresis. Y no sólo por parte de la oposición, sino lamentablemente también por parte nuestra. Donde la guerra mediática tiene sus manos metidas pero también la ausencia de un trabajo sistemático de nuestra Revolución para darle coherencia al discurso y redoblar el trabajo para develar las contradicciones del discurso opositor, no sólo en programas de opinión sino a través de comunicados oficiales que sienten precedentes.

http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/n293831.html

Quizás para comprender lo que está pasando en nuestro país basta revisar lo que vivimos día a día y no precisamente en las colas donde los bachaqueros deshacen el sueño de alcanzar nuestros productos regulados. Hoy fui a un foro y no diré dónde ni el nombre de sus expositores por respeto a sus organizadores. Pero de repente sentí un deja vu, no porque se repitiera algo ya vivido, sino porque pareciera que el tiempo no transcurriera y unas gríngolas gigantescas se apoderaran de nuestra percepción por obra y gracia de conocidos mecanismos de defensa psicológicos como la negación y el querer tener la razón.

La expositora llamó al debate así como de refilón, para que nuestro país dejara de tener el nombre de República Bolivariana sin mencionar el hecho histórico de que ya más de 120 diputados hubieran deliberado ampliamente en la Asamblea Constituyente de 1999 y todo el pueblo de Venezuela sobre tan importante asunto con argumentos sólidos y contundentes. Para ella era sólo una disertación intelectual lo que proponía. En otro momento, en ese mismo foro, un expositor muy letrado, expuso su preocupación porque los restos de Negro Primero no habían pasado al Panteón Nacional. Lo dijo con tanta seguridad que me hizo dudar y pensé: "..pero si yo leí en la prensa, vi en la televisión y oí en la radio que sí fueron llevados". Preferí no polemizar e ir a verificar este hecho. Me dije: "No es verdad lo que está pasando" Es decir, estamos viviendo en una burbuja informativa peligrosa que aísla a un grueso sector de nuestra población, que se repite y reproduce, negando la historia, lo que sucede. El objetivo es ponernos a dudar sobre lo obvio.

http://www.telesurtv.net/news/Venezuela-Inicia-traslado-del-heroe-Negro-Primero-al-Panteon-Nacional-20150624-0035.html

Entonces me di cuenta que la situación más grave que estamos viviendo no es el desabastecimiento de productos, ni la especulación financiera, ni la abundancia acaparada, ni el bloqueo financiero sino la escases informativa, la falta de diálogo por parte nuestra con los sectores opositores de base, a quienes nos contentamos con etiquetar y le huimos al debate. Parte de la prueba de fuego es precisamente aprender a convivir y deshacer este ayuno voluntario por parte de esos sectores acerca de lo que sucede en nuestro país visto por las fuentes que provienen de los medios del estado, comunitarios y alternativos.

Hacer contacto con ellos también se logra haciendo que nuestros medios comenten, analicen, cubran, procesen, sin tapujo ni temor el tema de las colas, de la corrupción, de nuestros errores. Que el espíritu autocrítico no lo veamos como deslealtad sino más bien como valentía a favor de la rectificación.

Es difícil, tremendamente difícil, Sobre todo si estamos en minoría dentro de esos sectores opositores y porque nosotros mismos, los sectores chavistas que estamos en el área de la comunicación, a veces no nos damos abasto con la utilización de las redes sociales y somos víctimas en ocasiones de la campaña de chantaje, desinformación y distorsión que ha lanzado la derecha nacional e internacional en contra las dificultades que vive la Revolución Bolivariana.

Ya el 06 de diciembre nuestro pueblo fue seducido por estos cantos de sirena con un discurso elaborado con palabras agradables y convincentes, pero que escondían un rotundo engaño. Ahora luego de seis meses, agotado por las colas, la especulación, el acaparamiento, quién sabe si estará aún más sensible a este encantamiento, De allí que es impostergable que el Estado Mayor de la Comunicación diseñe una estrategia para alcanzar a los sectores opositores y descontentos que cada vez menos nos creen.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1663 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: