Por qué van a perder

La oposición no va a ganar por una razón muy sencilla, porque no tienen los votos. De dónde los van a sacar si nunca han tenido la mayoría salvo en una elección de diecinueve veces y eso porque ni los chavistas entendieron la enredada propuesta de la reforma a la Constitución que el mismo Chávez se encargó de prestigiar en su bolsillo. La única manera de ganar la oposición en las elecciones del 6D es si los chavistas votan por ellos pero eso es más difícil que matar un burro a pellizcos o será posible cuando la rana eche pelos.

Ustedes se imaginan a un chavista o a una chavista votando para que vayan a la Asamblea Nacional Ramos Allup, Julio Borges, Dinora Figuera, Alfonso Marquina, Juan Requesens, Gaby Orellano, Freddy Guevara, Delsa Solorzano, William Dávila, Edgar Zambrano, Vincenzo Scarano, Ismael García, Stalin Gonzalez y Richar Blanco entre otras joyas. La MUD haría un gran favor a los candidatos del PSUV y el GPP si publicitara con despliegue los nombres de los candidatos de la oposición con sus fotos y demás yerbas aromáticas para recordarle a los chavistas quiénes son sus detractores.

Si hiciéramos una síntesis analítica de los candidatos opositores lo menos que podemos decir es que son culpables de traición a la patria por vendidos al gobierno de los EEUUU al conspirar contra Venezuela y por ser cómplices de la violencia desatada contra nuestro pueblo y sus instituciones de manera sistemática desde el golpe de estado del 2002, la huelga petrolera, la guarimba, los atentados terroristas, el desconocimiento de los resultados electorales y ahora la guerra económica. Representan la bancada de la burguesía, del imperialismo, del Fondo Monetario Internacional, de Fedecámaras, de la Conferencia Episcopal, de los militares de Altamira y de los banqueros prófugos. Tienen la ideología del capitalismo con su moral perversa y corrupta.

Por más molestia que puedan sentir los chavistas al estar afectados por la guerra económica y sus consecuencias no tienen los bolivarianos vocación de suicidas ni de masoquistas para ir a votar por sus verdugos. Los chavistas son por naturaleza contestatarios, sensibles y solidarios. Estas condiciones los hacen ser los primeros en repudiar las colas estimuladas, planificadas y pensadas por los enemigos de la revolución pero esa estrategia de la derecha, practicada también contra Allende en Chile, no hará nunca que los compatriotas se arrojen por el despeñadero de votar el 6D por los dinosaurios de la oposición.

Lo mismo ocurre con el vicio capitalista de la inflación. La derecha ha logrado manipular el precio del dólar a niveles inconcebibles pero todo el mundo sabe que el dólar today, dólar golpista o paralelo no es del gobierno sino una creación de la oposición. Los esfuerzos del gobierno, por controlar el mercado de divisas, son saboteados constantemente por las fuerzas económicas del campo opositor que buscan desestabilizar la economía del país con el aumento constante de los precios. Se necesitaría padecer de disociación psicótica, que es un mal exclusivo de los escuálidos, para que los chavistas fueran a votar por los candidatos opositores que juegan al caos económico produciendo descontento, molestia y la ruina nacional.

Los antichavistas volverán a perder porque están cifrando sus esperanzas en ganar con los votos de los chavistas descontentos y eso es un exabrupto. El pueblo venezolano y en especial la gente humilde tienen grandes virtudes y no abandona a su familia en los momentos difíciles sobre todo si está siendo acosada por una conspiración perversa de sus enemigos. Sobre Venezuela se ciernen las garras de aves de rapiñas vernáculas y extranjeras hambrientas de las riquezas nacionales para quitárselas a las mayorías populares. Eso lo saben los chavistas que son la mayoría y están conscientes de su papel histórico.

La derecha no puede ganar las elecciones porque se les cayó la careta hace mucho tiempo y se descubrió su verdadero plan de gobierno que mantiene oculto: neoliberal, capitalista, privatizador, fondomonetarista, de exclusión social, anti bolivariano y dependiente hasta los tuétanos del imperialismo norteamericano, de las transnacionales y del neofascismo. Eso no lo dicen ellos abiertamente porque es un programa impopular que choca con el espíritu y la consciencia de la mayoría chavista del pueblo venezolano. Aunque no lo proclamen a viva voz y lo escondan debajo de la mesa, eso no importa porque el chavismo ya conoce muy bien sus planes y no se va a dejar embaucar el 6D. Saldremos a votar otra vez masivamente, con la gran movilización de la maquinaria roja, y ganaremos nuevamente las elecciones.

El descontento consciente de las mayorías, que sí va a pasar factura, es por la gestión impopular de la bancada opositora en la Asamblea Nacional que se dedicó a sabotear desde sus curules con su voto negativo todas las iniciativas en beneficio del pueblo venezolano. Éstas fueron aprobadas solamente por la mayoría de diputados socialistas. Gracias a los chavistas de la Asamblea Nacional se concretaron los aumentos salariales, los tres meses de aguinaldos para los pensionados, el financiamiento de las misiones Vivienda, Transporte, Amor Mayor, Barrio Nuevo Tricolor y Barrio Adentro entre otras. De la misma manera se lograron los beneficios educativos, culturales y recreativos que en conjunto constituyen el modelo de inclusión social adoptado por el gobierno y apoyado por el pueblo venezolano.

El 7 de Diciembre amanecerá rojo el mapa electoral igual que en las 18 elecciones anteriores. Por qué creen ustedes que la oposición no firmó el pacto para reconocer los resultados electorales a pesar de que les consta por las auditorías realizadas, con la participación de sus partidos, que el sistema electoral computarizado en Venezuela es seguro y confiable. La respuesta es muy sencilla, porque ellos no confían en sus encuestas y saben que van a perder. Se están preparando otra vez, tras bastidores, para cantar fraude sin ninguna justificación. Sus intentos extra constitucionales de tomar el poder se estrellarán contra el poder cívico militar que respalda, estructuralmente unido, el orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

Nuestro país superará las dificultades de las colas, la inflación y el desabastecimiento con la fuerza del pueblo en la calle y una Asamblea Nacional al servicio de las mayorías populares.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1997 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a217398.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO