Simulación y disimulación

Hoy es día de definiciones en el ámbito político venezolano a través de un simulacro electoral planteado por el CNE, con el cual, según palabras de la vicepresidenta Sandra Oblitas, ofrecidas a Telesur lo que se quiere con él, “es poner a prueba toda la plataforma tecnológica, operativa, logística del CNE, es decir; probar la asistencia de los operadores de máquina, probar los tiempos de instalación. En 55 centros pilotos, se pone a prueba también, los tiempos de votación".

Sin embargo, considero que esto va más allá, porque permitirá definir lo que es la simulación y la disimulación de las corrientes políticas participantes en relación a sus expectativas y perspectivas respecto a las elecciones parlamentarias del 6D. Pero, es necesario aclarar lo que se entiende por simulación y disimulación.

Al respecto, el DRAE ofrece los siguientes significados: Simular. (Del lat. simulāre). 1.  Representar algo, fingiendo o imitando lo que no es. Mientras que disimular (Del lat. dissimulāre). Es: 1.  Encubrir con astucia la intención; .2. tr. Desentenderse del conocimiento de algo; 3. tr. Ocultar, encubrir algo que se siente y padece. Disimular el miedo, la pena, la pobreza, el frío.  4. tr. Tolerar, disculpar un desorden, afectando ignorarlo o no dándole importancia.  5. tr. Disfrazar u ocultar algo, para que parezca distinto de lo que es.

Realmente, dentro del simulacro electoral, se aclararán ciertas cuestiones, relacionadas a los términos simular y disimular que son distintos. Primero, simular desde el punto de vista electoral, puede ser, “decir lo que no se tiene” ejemplo, una tendencia política, dice a la opinión pública que se tiene un alto porcentaje de votantes, cuando no los tiene. Mientras que disimular, es hacer creer que no se está por debajo de las encuestas, cuando esa es la realidad. Es decir, al simular finge y al disimular, oculta y de ambas maneras se engaña a la opinión pública y a si mismo.

Otra manera, de entender el juego de palabras, que en algún momento fueron sinónimos, es que Simular es “dar a entender que se tiene aquello de lo que se carece” y, Disimular es “hacer creer que no se tiene eso que sí se posee”. Es decir, las corrientes que se enfrentan en el simulacro, van a demostrar, si han estado simulando o disimulando ante sus seguidores y, una primera aproximación a eso, serán los resultados que arroje el simulacro como tal.

Hay que recordar que ambas corrientes, en la actual coyuntura política creen tener el caudal de votantes necesarios para ganar las elecciones parlamentarias, pero igual queda la duda, si en verdad, los tienen o no. Posiblemente, con el simulacro, una vez realizado, se puede definir quien en verdad carece de lo que presume. En otras palabras, el termino simular, será tal en la medida en que, el que presuma de tener votantes, quedaría al descubierto con sus carencias, una vez conocidos los resultados del simulacro.

Al respecto, Alfonso de Cartagena, (citado en Carrasco, 2007), sobre la verdad y la mentira, afirma que el hombre verdadero no tiene por qué decir todo lo que sabe; no debe simular, fingir, pues eso sería engañar, pero le está permitido no decir, encubrir, le está permitido disimular

Sin embargo, refiere Carrasco, que la disimulación, nacida del fingimiento, de la ocultación de la verdad, denostada por muchos moralistas como propia de los hipócritas, y, por tanto, inmoral y pecaminosa, puede finalmente ser admitida en la práctica, penetrando incluso en las formas de comportamiento.

Precisamente, en el ámbito de la comunicación política, para cualquier tendencia, la simulación es rechazada, ya que no se debe fingir, porque de allí depende concretar acuerdos, compromisos, juramentos que deben estar basados en la realidad. Es decir, las corrientes que se enfrentarán en las elecciones parlamentarias, por ejemplo, deben actuar de buena fe y sin engaño y, eso debe constar en los acuerdos, para reconocer la victoria del otro.

 

Referencia

http://www.telesurtv.net/news/CNE-realizara-simulacro-electoral-en-Venezuela-este-domingo-20151017-0014.html.

Ana Isabel Carrasco Manchado (2007) Simular y disimular, percepción de un concepto moderno en la Edad Media hispana. Res publica, 18, 2007, http://revistas.um.es/respublica/article/view/61501/59271



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2620 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas