Reflexiones acerca del cierre de la frontera con Colombia

Dicen por ahí que las crisis son motorizadores para solventar problemas, bien, la inducida crisis económica que ahora sufrimos a causa de la canalla oposición interna y externa, nos está mostrando que la característica pacífica de la revolución bolivariana, no nos sirve de nada sí, no podemos informar a nuestro pueblo, lo suficientemente, como para hacerlo sumamente guerrero e identificado plenamente con la causa de la patria venezolana, concepto éste que debe estar conformado por paradigmas llenos de humanidad, que impulsen al colectivo a propiciarse la más sublime justicia social, para defender esta revolución.

Pareciera que nos conformamos con los tres o cuatro puntos que marcan nuestra mayoría en el potencial electoral a que nos ha reducido la falta de seguimiento a las políticas y aplicación de las leyes y programas creados acertadamente en la revolución impulsados por el comandante Chávez y ahora por el Presidente Maduro, para convertirnos en una fortaleza revolucionaria. Parece, que creímos, que un pueblo atendido por el estado y sujeto del beneficio de la renta petrolera, iba a resultar en un convencido de las bondades y pertinencia de la revolución y, también resultaría en un aguerrido defensor de la Patria socialista y soberana. Pero, fallamos en el gobierno y el partido y el polo patriótico, porque no nos ocupamos en informar y entrenar a la pueblo, nos dormimos en los laureles.

En nuestro gobierno revolucionario y los partidos de revolución, solo nos ocupamos de repeler suavemente como mansos corderitos a los agresores de la oposición, ello provoco en el pueblo una actitud proclive a asumir la impunidad para la oposición delictual, como un hecho aceptable, igual a tantos abusos a los cuales les había acostumbrado la oligarquía hegemónica en épocas pre revolucionarias. Recordamos que, durante mucho tiempo, dijimos, que una política para convencer al pueblo de la pertinencia de la revolución, era hacer que la obra y acción del gobierno llegaran efectivamente al pueblo pobre y excluido, luego insistimos que el pueblo debería ser plenamente informado e ideologizado para dotarlo de conocimientos suficientes para blindar su conciencia patriótica y revolucionaria, incluso dijimos que la patria debería convertirse en una aula abierta para informar en detalle el plan de la patria 2013 - 2019 cuando el presidente Chávez, luego de ganar las elecciones le pidió a toda Venezuela aportar sus opiniones acerca del plan de la patria que él estaba proponiendo a la patria venezolana.

Pero, fallamos en decirle al pueblo que la revolución no se sostendría sin el concurso y participación protagónica del pueblo en la lucha para desarrollar la patria. Aun cuando el Presidente Chávez en el año 2000 cuando tomo posesión luego de un triunfo electoral bajo el marco legal de la nueva Constitución nacional de la república bolivariana de Venezuela, expreso de viva voz: "Sin pueblo no hay patria", esto pareciera, que los funcionarios elegidos y designados no pudieron entenderlo ni ponerlo en práctica, y no supieron o no quisieron transmitirle al pueblo esa información ni los conocimientos necesarios para proceder a empoderarse.

Hoy, muchos ciudadanos se asustan ante los acontecimientos provocados por la guerra económica, el bachaqueo, la especulación, la escasez y la inflación inducida, pero poco hacen para solventar esa situación, a pesar de tener en sus manos, las leyes, programas, planes y misiones para producir todo lo necesario para satisfacer sus elementales necesidades. Además por no haber discernido con certeza, tal vez por ignorancia supina y, falta de identidad férrea con el proceso revolucionario, no se han atrevido a boicotear a todos los mercachifles que crean las condiciones para que esta masa de confundidos, acudan a las colas a hacerle coro y afianzar la intensión del imperio de convertirlos en payasos cómplices proclives a derrocar a su propio gobierno benefactor, que aun cuando haya cometido errores, bien cierto es, que ha dado al pueblo el bienestar y la dignidad que otros gobiernos le han escamoteado durante siglos.

Hoy, aparecen los críticos de la oposición endógena de la revolución, esa que se atrinchera en portales WEB que antes fueron buenos defensores de la revolución, a decir que estamos en peligro de perder las elecciones por causa de las colas y la escasez, ello es un error, pero podríamos decir que es una acción malvada, perpetrada por un malo gratuito y, los acólitos de la oposición cuando expresan, que están sumamente preocupados porque el Presidente Maduro cerró la frontera con Colombia en el Táchira y declaró estado de excepción en varios municipios fronterizos. Pues no, camaradas, esa no será causa para perder las elecciones, en ese supuesto negado, la causa es y será siempre la falta de conciencia del pueblo por falta de información y adoctrinamiento.

Aun cuando la revolución bolivariana y socialista es exactamente una acto de justicia social para el pueblo venezolano, es pertinente tener presente que la enseñanza de todo el pueblo es una tarea en la cual hemos sido raspados, recordemos las palabras de José Martí acerca que un pueblo debería ser culto para ser libre. Y no hemos realizado importantes esfuerzos en adoctrinar al pueblo. Es por ello, que hoy a más de 10 años de aprobación de las leyes relacionada con el poder popular, no tenemos capacidad productiva para proveer las necesidades del pueblo.

El comandante Chávez siempre aspiró, que la implementación y construcción de los consejos comunales las comunas y el socialismo territorial, pudieran empoderar al pueblo para hacerlo protagonista de su desarrollo, pero ello no se pudo hacer, porque todos los esfuerzos destinados a ese propósito se estrellaron contra un divorcio entre el ministerio de las comunas y el pueblo organizado en consejos comunales y comunas, durante todos estos años. La oposición dirigida por el imperio se dio cuenta de esta falencia en la psiquis del pueblo y entendió que podía aplicar la misma receta que aplico contra salvador allende, y se la aplicó al pueblo venezolano. La primera experiencia que no supimos aprovechar fue cuando perdimos la consulta acerca de la reforma de la constitución nacional, cuando la derecha fascista experimentó, escamoteando la venta de leche al pueblo, esas colas hicieron mucho daño. De ahí en adelante todo fue coser y cantar hasta hoy, cuando, no solo nos aplicaron el chirriar de la economía sino que llegaron a implantarnos el paramilitarismo y nos robaron los alimentos la producción de gasolina y hasta los billetes de nuestro cono monetario los usan para desestabilizar nuestra política monetaria. Creemos, que pudimos haber explicado a nuestro pueblo, todos los detalles de la trampa que nos puso la derecha nacional e internacional con la manipulación del dólar, trampa que fue planificada contra la revolución desde el mismo momento que las encuestas indicaron que la revolución bolivariana era una semilla germinada en el pueblo venezolano. Estamos seguros que la actitud del pueblo hubiera sido otra ante la guerra económica y las inducciones al consumismo y a la potencial traición a la Patria solo por hacerse de unas pocas monedas como si nuestro pueblo fuera un mendigo.

Por ello sugerimos nuevamente, que las escuelas de cuadros sean convertidas en aulas abiertas para toda la militancia y el pueblo, y no sean solo, centros de entrenamiento para élites de dirigentes, quienes muy poco revierten esos conocimientos a la militancia y al pueblo. Mientras tanto, erróneamente en todos nuestros medios, seguimos aconsejando a la oposición "que no sea maluca y no salga a defender a los colombianos porque ellos son los que nos hacen daño" pues eso es lo que hemos estado haciendo desde nuestros medios de comunicación, pidiendo y añorando una oposición "que sea patriota, que no hagan esto, que hagan aquello, que cometen errores etc"., ya basta.

La oposición venezolana es el apéndice del enemigo más formidable que nos acosa, es una cabeza de playa de un enemigo con un poder inmenso que quiere apropiarse de nuestra patria y, no es, con una defensa blandengue y tolerante que podemos disuadir esa agresión. Muchas veces insistimos en nuestros artículos que algunos de nuestros periodistas le daban demasiada cobertura a la oposición dándole chance de adoctrinar a la población con su veneno. Sí tomamos en cuenta, que no hemos podido crear un blindaje ideológico en nuestra población, ello era dar una ventaja al enemigo, a ello podemos agregar la exposición de encuestadoras que parece que están dedicadas a inducir la mente de los venezolanos hacia un forma de vida y costumbres que son la antítesis de una cultura socialista y humana, dándole publicidad a unas preguntas usadas en sus encuestas, cuyo interés parece ser, posicionar una matriz de opinión que solo favorece a la oposición.

Otro caso claro lo muestra la televisora oficial Tevés, que se muestra al público, en el mismo concepto capitalista que combatimos, ese que da prioridad a la supuesta diversión, entretenimiento y la publicidad comercial ante el contenido de los mensajes o a la distribución de mensajes con contenido ideológico y pedagógico, tan pertinentes a la conformación de una sólida conciencia patriótica en el pueblo venezolano. Debemos asumir desde los medios nuestros, que los revolucionarios debemos cambiar hasta el léxico, de lo contrario no podremos triunfar plenamente y así convertir la revolución en la cuña que termine de romper a la cultura capitalista.

¡Independencia y Patria Socialista y soberana!

¡Chávez vive!

¡La Patria sigue!

¡Viviremos y venceremos!

i



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2238 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a213365.htmlCd0NV CAC = Y co = US