Huy..., Huy..., AYAYAY…Compadre

He leído y releído varias veces tus palabras, las comparto y estoy de acuerdo de hablar de paz, de poner la otra mejilla como nos ordena Cristo, pero para esto debe haber dos partes interesadas en la paz -con una sola no es suficiente- si no combatimos al enemigo, -el mismo que un día no lejano- exterminó a muchos de nuestros amigos, familiares y acabó con sus sueños. La derecha fascista junto al imperio y los cipayos, al lado de aquellos, a los que llamó Francisco Herrera Luque en su libro "Los amos del valle". Que aún viven y pernoctan entre nosotros hoy, esperando el momento para terminar de una vez por todas con un zarpazo artero y cruel, con este proceso. Tal como ocurrió aquel 11 de Abril de ingratos recuerdos, por eso el pueblo venezolano grita con voz atronadora por sus calles "Todo 11 tiene su 13"

http://www.portalalba.org/biblioteca/LINAREZ%20PEDRO%20PABLO.%20La%20Lucha%20Armada%20en%20Venezuela.pdf

El enemigo existe.

El enemigo existe, no es un cuento. Es el mismo de ayer. Está ahora entre nosotros socavando los cimientos de los sueños de Hugo Chávez. El enemigo del proceso hoy se disfraza de muchas maneras y toma muchas formas, se mimetiza, hay alacranes en todos los rincones preparados a exterminarnos. Esta es una guerra de clases, una guerra sin cuartel. Para triunfar en las batallas debemos crear ese hombre nuevo, que tanto mencionaba el Che, y para esto es necesario empezar eliminando las viejas estructuras de la llamada democracia imperialista (cosa que no se ha hecho todavía).

Convivir –grave error- con las carcomidas estructuras imperiales existentes, y con los infinitos ataques recurrentes, de: devaluaciones, inflación, dólar negro, carencia de productos de todo tipo, acaparamiento, bachaqueo, inseguridad, largas colas, ineficiencia, corrupción, contrabando, burocracia, con el consecuente malestar y arrechera de nuestro pueblo.

Todos Somos Chávez

Toda revolución es un proceso infinito de cambios, a veces más lentos que otros y debe siempre que pueda acelerar estas transformaciones en el tiempo, -todo es finito- hasta lo fue nuestro amado Hugo. Que vive en nuestros corazones, cuando gritamos a una voz, "Todos somos Chávez"

-Ojo no todos-.

Anarquistas ¿?

Me acuerdo todavía aquellas palabras de nuestro comandante presidente Hugo Chávez, "en todo revolucionario verdadero hay un anarquista", "de lo contrario no sería revolucionario".

Nuestro comandante fue anarquista un cuatro de febrero.

El Che fue anarquista cuando se embarcó en el Granma, Fidel fue anarquista cuando atacó el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, Bolívar fue anarquista cuando combatió con las armas a los españoles.

Guerra sin cuartel.

Combatimos en una guerra sin cuartel. Nuestros enemigos, es la derecha fascista, pero combatimos al mismo tiempo a los infiltrados a aquellos enemigos que disfrazados de chavistas en el interior del proceso, y dentro del mismo gobierno, en el propio Miraflores, y al lado de los que más mean para decirlo en criollo. Estos falsos revolucionarios disfrazados de chavistas, son los que hacen más daño, por estar en altos cargos de mando y decisión: Ministerios, gobernaciones, alcaldías, anillos de seguridad, muchos de ellos, torpedeando o vendiéndose al enemigo para de esta forma destruir desde adentro, lo que nuestro Hugo soñó construir" y por lo que ofrendo su propia vida.

La quinta Columna existe

El peor de todos los enemigos, es la quinta columna silenciosa y que actúa oculta dentro del proceso mismo, son esos los alacranes de los que habló al presidente Chávez, nuestro general Müller.

  • En la toma de Madrid, al general Mola con sus cuatro columnas, le preguntaron cual sería la primera en tomar Madrid, el general le respondió que sería la quinta columna, es decir, la que estaba hacía tiempo adentro de Madrid.

¿Qué es eso de la Quinta Columna? Cervera en su libro, Madrid en Guerra, nos lo define como una "forma de acción clandestina contra la República" en tiempos de guerra. Su función principal era la de espiar, practicar el derrotismo, sabotajes y en definitiva entorpecer cualquier tipo de labor relacionada con la industria de la guerra, abastecimientos, etc.

La crítica es necesaria.

No hagamos como el avestruz, ocultar la cabeza ante un peligro, para no ver el tigre, cuando se aproxima, y sin poder defendernos, nos, ataque de repente. Amamos este proceso y por el damos la vida, para preservarlo. Por esto la crítica es necesaria y vital, es la vida misma del proceso. Vale más para el presidente Maduro, tener a su lado a un crítico, que a cien aduladores. Como bien dijo una vez Hugo Chávez, la crítica, "es el látigo de la revolución" y es necesaria a toda revolución si esta es verdadera. –Sin crítica no hay revolución- Sin verdaderos revolucionarios tampoco

Duros como el acero.

Lo que nosotros escribimos, decimos o informamos, ya el enemigo, fascista lo conoce desde adentro mismo del proceso y sabe si es cierto o no, pues sus agentes en el gobierno y en el exterior se lo informan de primera mano. A veces nuestra propia torpeza ayuda a incrementar los hechos que nutren a la contra revolución, tal como ahora sucede, sobre todo a causa de la lenidad, el amiguismo, la ineficiencia, el dejar pasar, el no actuar con las leyes y ordenanzas y no castigar a los culpables de corruptelas, y crímenes contra el pueblo, el estado, y la seguridad económica y de la patria.

Hace falta ser con el pueblo, transparentes como el cristal.

Consultarlo, decirle siempre la verdad.

Paras esto deben crearse los Comités de Defensa de la Revolución.

Y los Comisarios Políticos en las fábricas etc.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1349 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor