La Casa Natal del Libertador casi huele a azufre

¡Qué tal, camarada! Con un respirito en alma por la Cumbre de las Américas. Una simple reunión de mandatarios de nuestra América, que según lo observado no lleva una cronología determinada y que, por lo históricamente negativo que con esta razón no le gusta a Obama, es que se formó para tratar la implementación de la ALCA y luego USA fue derrotada.

Reuniones intrascendentes solo para escuchar loas, y en esta ocasión para que el actual Presidente de USA, como casi ningún otro, escuchara las descargas que casi todos guardaban por la maldita política internacional de su imperio metiche, gracias a la americanista chispa irreverente que encendió Chávez.

Brevemente, estimo que debemos definir, de una vez por todas, las situaciones de cada una de nuestras organizaciones hemisféricas, y la ONU, ya que escuchamos incoherencias en muchos de los representantes en cada escenario -esperando votaciones que deben ser comunes- como si fueran diferentes países.

Bien. Viendo el "En Contacto con Maduro" de hoy 14, en la casa de los Bolívar-Palacios, escuchamos al Presidente, que se ha ido creciendo y asentando con su verbo y pasión revolucionarias, confirmando la decisión sucesorial del Líder Eterno, al mencionar a Obama Hussein (mismo apellido según los usaenses reflejaban el gran Mal mundial) un viento azufroso dañino trató de esparcirse pero fue soplado por Maduro, el Maduro líder.

Es propicia la oportunidad para sugerir algunas modificaciones de ese sublime escenario como es la Casa Natal del Héroe y Pensador Universal, el Libertador (destaco que por antonomasia no hace falta decir su nombre), que pienso pudiesen contribuir a revivir y hacer placentera las visitas.

Cuando viajo a Caracas, por ser caraqueño de nacimiento, así como mis padres y abuelos, cada vez más difícil por los costos de alojamiento, no dejo se visitar esa hermosa y espiritual casa para contagiarme con su atmosfera y confirmar mi pasión bolivariana, de un pelo antes que Chávez, porque soy más viejo que él.

Es más, cuando me propusieron para bautizar mi historia novelada sobre la infancia del Libertador "El Niño Sol… de la Negra Hipólita", alguien con contactos con las élites literarias en el centro de poder, Caracas, me dijo que podríamos bautizarla en el CELARG, pero comenté que prefería algo más popular, más de Simoncito.

Separo el titulo ya que inicialmente la llamé "El Niño Sol", pero mi apreciado y severo analista intelectual de la literatura, lingüista, corrector del Editorial del Caribe, Chevige Guayke, la leyó y me dijo: "me encantó esa novela, pero le cambiaremos el nombre porque enalteces protagonizando a Hipólita", y le agregó la segunda parte.

Al escucharlo le dije, de corazón, Chevige, me contenta escuchar tu opinión (por súper crítico), y si no la publican ya estoy satisfecho con ella. Y sugirió su publicación. Solo fueron 1.000 ejemplares, tiraje provinciano por escasez de recursos. Para concluir esta parte de egos, me comentó que esa novela debería tener un tiraje de 50.000 ejemplares.

Con ella participé en el Premio Rómulo Gallegos y me satisfizo que el maestro Britto García, parte del jurado, la menciono en un artículo del Nacional

Ah, Chevige es padre de Chevige González Marcó, honesto de formación y acción, brillante periodista, intelectual y poeta desde su infancia, actual presidente de la Radio Nacional.

No detallaré las emociones del bautizo por el periodista-historiador el Chino Manrique, un grupo de música de cámara (de una de nuestras Orquestas Sinfónicas), la declamación con pasión de la Reláfica de la Negra Hipólita, del insigne Andrés Eloy Blanco, por la brillante actriz barloventeña Soraya Sanz trajeada a lo Hipólita, y el baño fue con una jarra de barro que llené de caraotas negras (no cocidas, jeje). Un brindis con guarapos y pasapalos de la época. Ufff… ¡qué emocionantes momentos!

A donde voy, ¿vieron ustedes las ventanas abiertas durante el programa de Maduro? Permanecen cerradas, oscuridad en el recorrido de los visitantes, dizque para que no se dañen las pinturas, cuando por años estuvieron abiertas como el corazón de Bolívar.

La opción, abrirlas a su Caracas, que a sus espacios entre su luz, determinar científicamente el estado de las pinturas y colocar algunos equipos para su protección. Deshumidificadores, filtros, etc., no sé. Protegerlas.

Aunque la mayor y atrevida proposición es crear un ala en un museo donde, por su valor artístico e histórico, se trasladen los cuadros, quedando solamente, y con controles, las pinturas en las paredes, donde, sobre el marco de una de las puertas se auto retrató Tito Salas, con sombrero, que yo recuerde.

De esa manera, y cuando muchos vamos a ver es la casa natal, y donde jugó el niño Simón de Hipólita, sugerimos recrear esos espacios como vivienda, no como museo: camas en los cuartos, cocina (que no tiene), etc.

Y colocar juguetes de la época, soldaditos de plomo, carreticas sin una rueda, caballitos, muñecas de trapo, etc. unos libros de educación, que se sienta que vivían niños allí, además para disfrute y entendimiento atractivo para los niños visitantes.

Solo se aprecian los arbustos del especial y adorado patio de los granados de Doña Concepción, Conchita, y al fondo unos árboles, qué tal si colocamos aunque sea unos porrones con matas para alegrar esa solemnidad, y que de vez en cuando huela a flores a tierra, a vida.

Pudiese escucharse alguna música del maestro Sojo.

Cerca, o ahí mismo si no es que rompe el protocolo, que vendan folletos, replicas a escala menor de espadas libertarias, etc., etc.

Desconozco, pero en las fechas de muchos visitantes, a los cuales habría que estimular sus visitas, bien locales, nacionales o internacionales, en terminales de todo tipo, hoteles, etc.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3142 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor