Las armas semánticas

Desde antes que Chávez asumiera el poder llevado por una oleada popular que le dio un porcentaje cuantioso de votos en 1999, comenzó un proceso de conexión emocional y simbólico que ha superado cualquier otro liderazgo en la historia contemporánea de Venezuela.

El liderazgo de Chávez fue consolidando sufortaleza y popularidad producto de una estrategia donde el lenguaje de su discurso público jugó el papel protagónico de conectar emocionalmente a una audiencia mayoritaria que tiene valores cimentados en el amor a la patria, los íconos épicos, la religiosidad y la mitología popular, pero sobre todo a las proyecciones esperanzadoras de una mejor manera de vivir y de ser felices.

A estos aspectos simbólicos hay que agregar el uso de una fraseología insurgente, y palabras cuyo sentido tradicional evocan la satanización o criminalización como la palabra "subversivo" que en sus últimos días comenzó a usar para autocalificarse y calificar el proceso revolucionario venezolano, tal y como lo indicó en el programa de televisión José Vicente Hoy en septiembre de 2012: "El proceso constituyente es un proceso subversivo destinado a desmontar un orden a subvertirlo y a crear otro orden. Yo soy, entonces, no solo amoroso, un subversivo en positivo, un subversivo constructor de un orden nuevo"[1].

Ello constituye un desafío singular, en el sentido de confrontar la imposición cultural de la derecha que ha tratado de influenciar la sique popular mediante descalificaciones a sectores políticos o populares que defendían y defienden las transformaciones políticas hacia rutas como la del socialismo para resolver contradicciones sociales y económicas que atan la sociedad a viejos esquemas de dominación social.

A Chávez le asistía la lógica razonable de superar el orden político vigente de los estados capitalistas y considerarse subversivo era ratificar su condición de transformador social, es a todas luces un metamensaje revolucionario que hoy tiene más vigencia que nunca.

Por ello resulta un contrasentido calificar de "subversivos" o "insurrectos" a quienes han tomados los atajos del golpe de estado contra la Revolución Bolivariana puesto que los mismo no son sino defensores del decadente estado capitalista. Cada día vemos como voceros del Gobierno usan estos términos para calificar a los golpistas como si se tratara de "insurgentes" que tratan de acabar con el estado, cosa que no es real, puesto que quienes tienen esa tarea son los que pregonan el socialismo como una nueva forma de estado que aún no se ha concretado.

¿Cómo considerar a Antonio Ledezma "subversivo"? si toda su vida ha actuado dentro de las sombras de la derecha nacional e internacional, en el fondo no es tal, éste personaje gris de la vieja Acción Democrática es portador del discurso contrainsurgente que trata de mantener o regresar al orden del estado neoliberal, del cual no hemos salido todavía, por lo que aún hay que subvertirlo y en esta tarea están los socialistas venezolanos hoy.

Oscar Schemel, analista y director de encuestadora Hinterlaces, en reciente entrevistas con José Vicente Rangel señala las "estrategias insurreccionales" de sectores de la oposición y nos indica también lo siguiente: "En Venezuela durante 15 años han gobernado las palabras y las emociones, cuando hablo de eso me refiero al discurso, durante 15 años en Venezuela hubo un discurso muy poderoso del liderazgo del presidente Chávez (…)" Precisamente el sentido de las palabras y del discurso chavista se está haciendo "tradición" es decir se está cimentado y consolidando en la psique popular como fenómenos transformadores por ello resulta una necesidad su análisis y buena aplicación cuando se trata de vocerías.

Para hacer honor a lo segundo dicho por Schemely para poner las palabras en su contexto real,diríamos "las estrategias contrainsurgentes" de la oposición venezolana, sobre todo cuando estas siguen o aplican los manuales de contrainsurgencia emitidos por el gobierno de EEUU.

Por cierto y a propósito la última revelación de Wikileaks(diciembre de 2014) sobre los métodos criminales aplicados por agencias de los EEUU en sus guerras contrainsurgentes revelan el manual de asesinatos selectivos o HVT (High Value Target) que describe cómo deben producirse atentados contra líderes insurgentes, que los venezolanos vimos en carne propia con los crímenes hechos a Eliezer Otaiza y Robert Serra en 2014.

La palabra exacta y subversiva en el discursoinsurgenteconstituye y siguen siendo las mejores armas de la Revolución Bolivariana porque es portador de conciencia que permite ubicar y conocer los métodos y estrategias contrainsurgentes de los enemigos de la Patria


[1]. Correo del Orinoco "Afirmó en entrevista con JVR Chávez: Soy un subversivo positivo constructor de un orden nuevo, 30 septiembre 2012. Versión digital http://www.correodelorinoco.gob.ve/politica/chavez-soy-un-subversivo-positivo-constructor-un-orden-nuevo/

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1167 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor