Américo Díaz Núñez de memoria

En la antesala de la conmemoración del 23 de enero nos llega la fatal noticia de la muerte del camarada Américo Díaz Núñez ocurrida el martes 21 de enero, en mala hora se nos va un incansable trabajador que en plena faena laboral enseñaba con rigor y disciplina el duro oficio del diarismo en los años que le tocó dirigir Tribuna Popular.

La ausencia de Américo hoy, deja un vacío a quienes, a pesar de sus regaños en los días y noches de Cantaclaro, lo recordamos con la admiración del camarada, cuando esta palabra estaba reservada solo para quienes militaban en el Partido Comunista de Venezuela.

De memoria recuerdo,siendo muchachos aprendices del periodismo impreso, empíricos y novatos, nos esforzábamos por cumplir las pautas y exigencias entre Américo y Pedro Machado, Jefe de los talleres donde se imprimía Tribuna Popular, no había para donde correr, o lo hacíamos bien o nos llevaban al paredón de las burlas donde nos fusilaban el equipo de La Garza, Rubén Hernández, Euro y Gelasio Farías, eran duros entrenadores de quienes llegaban de las universidades con los conocimientos académicos pero sin la experiencia que allí nos entregaban sin otro interés que el de hacer bien la tarea encomendada.

La escuela que era Tribuna Popular y la Revista Cantaclaro dirigidas respectivamente por Américo Díaz Núñez y Noel Sirit, nos enseñaron todas las herramientas necesarias para escribir bien y diagramar mejor con mínimos recursos y mucha mística revolucionaria, por ello nuestro agradecimiento a ellos y a los mismos obreros editorialistas que nos entrenaron en los secretos de la palabra impresa, cuando se hacían la imposiciones textuales y gráficas con plomo y luego cerveza, disque para descontaminarse de los efectos tóxicos de ese metal.

Américo Díaz Núñez, siendo un riguroso y exigente jefe, tenía el don de hacernos reír cuando las tensiones de la noticia se relajaban y mejor aún los viernes que bajamos a los talleres a compartir las ocurrencias de la semana.

Evoco hoy solo una faceta de su paso por esta vida que estuvo comprometida con los ideales socialistas hasta la hora de su despedida terrenal, luego de ser dirigente estudiantil, periodista, gremialista, constituyentistas y diplomático, Américo siempre estará en el mejor lugar de nuestra memoria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1833 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor