Revolucionarios de ayer, contrarevolucionarios de hoy

A proposito de la propuesta hecha por el ex comandante guerrillero Douglas Bravo de Tercer Camino, de estructurar una alianza con la mud y con la disidencia del gobierno, para construir una ‘alianza libertadora’, con la finalidad de crear una rebelión popular que desemboque en otro 23 de enero, para dar con el traste de este gobierno anti nacional y anti patriota entregado al coloniaje chino, dicen ellos. le responderemos de la siguiente manera:

Vemos con tristeza, como mu­chos revolucionarios, diri­gentes y comandantes gue­rrilleros. Qué en el pasado adquirieron un compromiso de luchar por un mundo mejor y que estimularon el sueño de muchos adolescentes, juegan a la confusión y a la contrarrevolución.

Todavía está viva la llama re­volucionaria encendida en las universidades, por quienes repe­tían incansablemente que debía­mos dar la vida si era necesario para lograr los cambios estruc­turales que requería el país.

Todavía se sienten los alaridos de un "viva la revolución" con los ojos llenos de lágrimas frente al ataúd de algún compañero caído en la acción urbana, pero aquí estamos presentes y siempre consecuentes con cada uno de los principios revolucionarios.

En nuestras mentes está el recuerdo presente de familiares, compañeros y amigos (equivocados o no) que fueron llevados al suicidio por estos trasnochados de la historia.

Los nombres de algunos de ellos fueron el símbolo de un momento revolucionario cargado de heroísmo, que recorrieron las calles, campos, fábricas y ciudades.

Nunca me imaginé verlos del lado opuesto de los sueños, que hoy más que nunca y sin violencia podemos hacer realidad.

Es lamentable que se derrumben, pero más lastimoso es que sean instrumentos de esa opo­sición irracional y oligárquica, que busca por todos los medios posibles de derrocar la esperan­za de una Venezuela mejor para todos.

Pienso que su actitud es producto de una frustración, que no aceptan el triunfo de un ideal revolucionario distinto a los mé­todos que utilizamos.

El pueblo ya dio su cuota de sangre.

Es tiempo de una revolución sin llanto.

Es necesario que entiendan de una vez por todas, que nuestra tesis fue derrotada y que es muy difícil, por no decir imposible aplicarla en los actuales momentos.

Tuvieron recelos, y envidia de un hombre del pueblo con una formación militar y que con el correr del tiempo se vino preparando para conducir un proceso revolucionario inédito en la historia.

Chávez fue un instrumento de ese proceso que tiene como doc­trina la ideología bolivariana. No se trata de establecer diferencias entre izquierdas y derechas, de ricos y pobres, se trata y en ella tenemos puesta la vida, de alcanzar un país verdaderamente libre y democrático, sin ataduras de ninguna naturaleza. Una re­volución resteada con el senti­miento latinoamericano encarna­do en Bolívar, Martí, Sandino y el Che Guevara.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1695 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a200901.htmlCd0NV CAC = Y co = US