Misión Araña, y resquebrajamiento de la unidad chavista

¡Qué tal camarada! Todavía con la angustia generada por la “guerra económica” que nos derrumba, la que casi nadie cree o entiende, más si es de oposición o es un camarada extremadamente crítico de la gestión del presidente Maduro.

Es más, con toda la pasión que nos inculcó el huracán Chávez, que todavía se traslada con fuerza incontenible por todo el Caribe y América Latina… y más allá, me duele ver cómo se ha desatado una diatriba sobre nuestro proceso que lo que está produciendo es resquebrajamiento en la unidad política, con sus diferencias.

La unidad que preconizó y exigió nuestro amado Líder, Hugo Chávez, en un proyecto integral basado en sus ideales, sus planes, sus estrategias y que se proyectó a ese universo de la izquierda que, por fin, de una u otra manera, después de tantos intentos, fallidos todos, logró verse en un gobierno.

Me atrevo a opinar que ha habido una confusión en la variedad del pensamiento de la izquierda que apoyaba a Chávez. A los muy marxistas, a los menos, a todos los comunistas, y los que tienen pensamientos socialistas, Chávez no fue marxista, su pensamiento sí se aproxima a reducir, a eliminar los desequilibrios sociales.

Recordemos que en 1982 fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200), bajo el Samán de Güere, junto a grupo de militares, ninguno marxista, juró reformar el Ejército e iniciar una lucha para construir una nueva República.

Luego de salir de Yare inicia su propio movimiento político-electoral, el cual se organizó como el Partido Movimiento Quinta República (MVR) y ya presidente, en 1999, impulsa la aprobación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde, por cierto, y de donde se agarra la oposición, no se nombra nada de socialismo, aunque está colmada de esos principios universales y más.

Recogido de internet: “Chávez admitió que antes del intento de la oligarquía venezolana de derrocar su gobierno en 2002, no estaba decidido ideológicamente a favor del socialismo. Estos hechos lo llevaron a pensar que "no existe la tercera vía", que la revolución tiene que ser anti-imperialista, encaminándose, mediante la "democracia revolucionaria", hacia el socialismo del siglo XXI”

Ni Chávez era comunista, ni Kirchner ni Lula. Ni el mismo Evo. Son gobiernos a favor de las clases populares, en principio.

En unas lecturas básicas: Un país de derecha es si la distribución del ingreso es el que pocos tienen mucho, y uno de izquierda es en el que muchos tienen suficiente” y hay otra manera de ver si un gobierno es de izquierda o de derecha, y es estudiando sus “valores” y en ese caso se acostumbra más a hablar de gobiernos progresistas o conservadores.

Lejísimo estamos de que lleguemos a un socialismo dentro de este capitalismo vivito y coleando por demás, y dentro de una globalización capitalista salvaje, por ahora y por mucho tiempo, aun cuando, por momentos, creamos que el capitalismo está cayendo.

Está herido pero se recuperará y se afianzará porque el billete mueve voluntades, aquí y allá.

En nuestra amada Patria, soberanizada por Chávez hasta cierto punto importante, se siente la lucha entre votantes, 7 millones de chavistas (con la merma de los que se alejan porque, sin sentir nada ideológico, doctrinario, no entendiendo la acción de la “guerra económica”, vista solo como ineficiencia de 15 años de revolución y acentuada por una crítica simplista a quien le cayó todo el peso capitalista en contra, Maduro) y 7 millones de opositores, a quienes, por sus miedos no captaremos mientras sigamos mencionando socialismo.

Este proceso no es exclusivamente de la izquierda. La mayoría de los venezolanos, que todavía no cree en políticos, con sus excepciones, es de condición independiente. Y esa es la masa que decide. Unos con el chavismo (no socialismo) y otros en contra.

Ahora a lo constructivo social de este artículo, asunto que he propuesto varias veces pero siempre insertado en varias de mis proposiciones.

Me refiero a un programa, una Misión, Misión Araña en” honor al Niño de Sabaneta” para la utilización de mano de obra de manera amplia y hacia continuar con el rescate de la identidad, el rescate cultural, como es la de masificar en todas las comunidades la elaboración de todo lo que se refiera a dulcería criolla.

La de todo el país, variadísima y sabrosísima, hoy alejada de los paladares de casi todos los adultos, más los citadinizados, los urbanizados, y desconocidos por todos los demás, tales como coquitos, papitas con clavos de especias, majarete, dulce de leche, conservas de coco, alfondoques, alfeñiques, melcochas, catalinas o cucas, almidoncitos, polvorosas, pedazos de tortas de jojoto, de queso, las muy mentadas jaleas de mango, han subsistido y a veces las comemos, conservas de guayaba, de plátano, suspiros. Arepitas de anís. Arroz con leche, arroz con coco.

De los Andes, los dulces abrillantados, etc. Y estos de recetas de internet: De raro nombre, con explicación y todo, que no sé de cuál región son. Traerán recuerdo a algunos.

Barriga e' vieja. Compuesto de harina de yuca procesada, papelón, anís dulce y coco rallado. Cafunga. Postre envuelto en hojas de plátano, hecho de harina de trigo y puré de cambures titiaros aliñados con anís.

Caspiroleta. Natilla de harina de trigo o maíz, leche y yemas de huevo. Greñas. Tortas hechas de melado de papelón con harina de trigo y coco rallado.

Malas rabias. Postre de plátanos o cambures topochos bien maduros, endulzados con papelón y aromatizados con clavos de especia.

Pelota. Es una suerte de majarete de maíz. Tequiche. Es un majarete de maíz cariaco.

En fin, podría seguir nombrando pero, a donde quiero llegar, camaradas, es que deberán ser elaborados con personas de las comunidades, en sus casas en espacios acondicionados, formadas en cursos de las normas sanitarias para la elaboración y manipulación de alimentos.

Y tal vez empleando envoltorios atractivos, hacer de obligatoria venta en todos los colegios y liceos para rescatar gradualmente las tradiciones. Requerirá de la implementación en los colegios de instrucciones para que los educadores, casi todos, den a conocer sus bondades, y la necesidad del rescate de nuestra identidad, etc.

Ah, y gradualmente bajar la intoxicación permanente con colorantes y preservativos en nuestros hijos y nietos con tanta porquería atractivamente embolsada que serán desplazados con cuñas institucionales radiadas y televisadas a favor de nuestra dulcería o saladería que ya existe, empanadas, pastelitos maracuchos, andinos, etc.

Popularizar, ya que se han quedado en Barinas, las famosas Arañas del “Arañero de Sabaneta”

Por supuesto, aunque digan “con mis refrescos no te metas”, prohibir su venta en las cantinas escolares, y que se venda chicha (aunque sea industrialmente envasada), jugos variados aunque ligadillos con agua, papelón con limón, limonadas, carato de acupe, chicha andina, carato de mango, según las épocas del año.

Será una lucha a favor de mucha mano de obra, especialmente de mujeres amas de casa, de viejitas que se activarán participando, dirigiendo, etc. Complemento del recurso económico familiar.

Será una lucha para el rescate de nuestras tradiciones gastronómicas populares, y que no vayan a decir que no vamos junto al modernismo de los paqueticos de bichitos insuflados, químicamente saborizados, coloreados y salados. Y bolsitas de gomitas, vainitas, la mayoría importados.

Será una lucha a favor de la salud de nuestros niños y niñas, y adolescentes, y quién sabe, reduciendo las posibilidades de la aparición de las células cancerosas.

Será, camaradas, una eterna lucha en todo.

Y por favor, Revolucionarios todos, hagamos un esfuerzo por romper el hechizo del resquebrajamiento intelectualizado de nuestra unidad.

A todos, por su esfuerzo, ¡gracias, muchas gracias! Y no pensaba colocarlo, gracias en nombre de Chávez, con sus aciertos y errores, como todos nosotros. Gracias por los desposeídos.

¡Gracias por la Patria que estamos comenzando a construir!

Tolerancia, agotemos la solicitud al Gobierno de una vía expedita, menos pública, para hacerle llegar a las distintas instancias de gobierno nuestras valiosas críticas, y que acusen recibo y las discutamos a ver sí tenemos la razón, o por lo menos compartirla buscando la mejor, y que nos den las respuestas, que den al país las respuestas que nos conduzcan a la captación de nuevas voluntades y hacia el triunfo del s... “chavismo”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1764 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor